viernes, 22 de julio de 2011

PARA TÍ...


Mi negro aviador, consentido corazón
¡qué pronto olvidas el amor!...
regar  la mies sobre ella es mejor,
arrulla sus alas consentidas...
no habrá dobles palabras...
intenciones vanas ni tristes despedidas...

Más de nuevo te digo...
hay un  espacio para ti
en mi jardín a donde llegarás temprano.
tengo rosas en mis manos...
mis labios son pétalos encendidos,
mi corazón un reloj de arena
con el tiempo que tú desees,
y con los suspiros que anheles.

Viaja conmigo...
déjame perderme un rato
tan sólo momentos a tu lado,
no me niegues una imágen querida
donde pueda recordarte...
y donde descanse de mis arrebatos
y te pueda besar acompañada de nuevo
por los luceros y mi luna nueva...

Soy un payaso nuevo...
levanté el telón para una nueva actuación
la última...
la de mi corazón limpio
que dejó la suciedad atrás...

El camino sembrado de espinos
está reseco y con él se fueron mis dolores,
sólo espero una mirada tuya...
tan sólo una palabra que me advierta
que no te has ido... que aún estás aquí
para escribir versos nuevos
aquéllos que no te enojen.

Levanta tu ánimo caído sobre mi vientre
y piérdete de una vez por todas,
junto al placer de amor que te ofrezco
sin pedir nada, sin exigir compromisos,
aliados por nuestras palabras
y alcahuetiados por nuestros anhelos.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 4/11.

CROANDO


Hoy amanecí con un grillete en mis piernas...
con una venda en mis ojos y un atajo en mi corazón...
con un grito ahogado que no puede salir
está vedado para mí...

Con mi alma en las manos y un ramo de flores de loto,
bellas todas ... y todas... para tí...
con la nota habitual pero impronunciable:
"te quiero" , "te quiero", "te quiero".

Un croar interminable desde mi oscuro lago
mirar con los ojos cerrados...
escuchar con el alma proscrita, humillada
fatigada del amor prohibído por leyes mundanas...

Cuánto desearía ser ésta ranita... desnuda,
mirando al cielo sin pensar en el mañana...
vivir sus instantes, sin creer que una garza vendrá
la degullirá y al fin... su cantar será silenciado...

Amor mío, qué círculo extraño... qué pasadizo cruel
tocar tus manos desde la niebla de mis ojos
besar tu boca desde el aliento de la mía,
abrazador calor perdido entre mis sábanas,
canto suave desde mi gigante encino
sin encontrar quién escuche mi bello trino
y sin un beso con sabor a tu licor preferido...
ni un abrazo consentidor en mis mañanas
ni una mano que me acompañe un día domingo...

Seguiré croando: "te quiero"... "te quiero"...  "te quiero"...
hasta que la garza negra o el águila viajera...
vengan por mi.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO5/11.

MATANDO FANTASMAS...


Miraba el lago de cristal...
 era la Gómez...
nos encantaba ir hasta allí,
los besos, los arrumacos,
el agua helada, los pecesitos
que llegaban a mis manos
y se alimentaban de mi boca...

Sentí tu mirada, negra y brillante
tus manos, dedos largos y suaves
que se posaban donde quisieran...

Mi boca joven, mirada dulce, enamorada...
cuerpo encantador, el tuyo...
como uno solo con el mío...

Un tibio beso que se alargaba
mientras nuestros brazos,
en una caricia eterna se entregaban...

No hacía falta más...
me encantaban más las caricias,
era un todo, el roce de nuestras intimidades,
el mordizco como a fruta tierna y delicada...
la lengua que buscaba el néctar preciado...

Te entregué más que mi vida...
mi tiempo... todo era para tí...
mis sonrisas y mis miradas
mis sueños, mis alegrías ...

Nunca aprendí a mirar hacia otro lado,
mi fidelidad era total junto a mi entrega,
como se abandona  el sol a las mañanas
y como la brisa a nuestra vida...

Desaproveché oportunidades por tí...
no quise ser alguien importante,
no quería apartarme de tu lado...

Más tú... a la primer oportunidad...
volaste  sin importar mis heridas...
el llanto constante que casi me lleva al suicidio...
me perdí con la noche  y mi noche era yo misma,
mi soledad era el cántaro vacío de mi existencia
¡mi vida eras tú!... ¡y te habías ido con ella!...

Tu regreso fué más cruel...
¡ya no me conocías!... el dinero te llamó
la ambición fué más importante
que la claridad de nuestro lago compartido...

Hoy eres un doctor ... tienes todo lo soñado
un gran médico viajero con los bolsillos llenos,
yo sólo una pobre imbécil soñadora
que abandonó todos sus sueños por nada
y que aún hoy cree que tu amor fué sincero.

Vuela, vuela alto corazón de fuego...
cometa que derrites mi alma...
sólo cenizas quedaron... sólo dolor
que se perdió por siempre en el mar azul
y en el lago eterno de mis quimeras.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 12/11.

ENTRE LOS GUADUALES...


Descansaban nuestros agotados cuerpos...
la silla de ruedas volaba,
mientras la lluvia caía sobre nuestros rostros...
iniciamos un atajo, el más triste para mí...
para salvar mi vida...

Un gran golpe sobre mi rostro...
una palabra: " ya no serás nada para mí",
"nunca entregaría mi vida a un macho cabrío"...
una carrera presurosa, un escondite ligero
entre los guaduales, corriendo aprisa con terror
el paso dificultoso por la carrilera,
¡y al fin!... después de larguísimo tiempo...
ocultas todas... en mi pequeña casita
casi perdida  en el enmarañado monte
que con tanto sacrificio construí...

Ya estaba todo, sólo 8 días faltaban
y un presentimiento deseado...
no quiero, no quiero, Dios Santo, ¿ qué haré?

Sonaron los primeros golpes...
los gritos, la furia, el arma entre sus manos
mi corazón palpitante...

Sonia corrió apresurada,
Diana se aseguró también...
yo quedé en el desamparo total...
frente a sus garras...
sólo me agaché un poco, sobre la ventana...
mi imágen se reflejaba con la luna
sobre la pared...

¡Ven amor mío, hablamos!... ¡ ésto no puede ser!
no puedo quedar de burla ante mis amigos,
¡ya todo está preparado!

Las tejas empezaron a crujir,
los gemidos, las carreras...
los vidrios empezaron a caer
y el arma asomó junto a unas torpes manos,
que halaban el gatillo...
directo a mi cabeza...
mi sombra me salvó la vida...

Policía, tarde como siempre...
sangre en el camino...
un arma oculta que la luna divisó
escondida entre una gran matera,
ellos sus amigos... lo llevaron preso,
¡qué rápido salió!...

Mi vida en pedazos...
su lengua mordaz dañó mi reputación,
un cuchillo en mis manos dijo que dañó las suyas
mientras con los golpes a las ventanas
los vidrios marcaron una A de por vida...

No bastaron ruegos, llantos ni súplicas,
mi vida se convirtió en una pesadilla,
mis pasos con su sombra...
mi corazón como el palpitar de una paloma
en las garras de su depredador...

¡Ohhh vida!... ¿qué circo inventaste para mí?
mira que no termino, mira que aún me persigue
y el huerto sembrado murió,
y mis niños consentidos se perdieron en el monte,
y mis amigas del alma abandoné...

dejando todo lo logrado, todo lo sufrido
por la maldad de un macho cabrío,
indolente y atrevido que deseaba tomar mi vida
y que arruinó mi historia sin contar,
con sangre sobre mis flores mustias
y con látigos de lengua malvada...
sobre una vida de mujer honrada.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 6/11.

MYRIAM JARA


MYRIAM JARA

Hoy me pregunto:
¿Porqué lo más amado?
He consentido violetas, lirios, azahares,
he viajado por el espacio infinito,
mis alas siempre han sido firmes
mi voz un poco tímida...

Encontré cardos espinosos
casi muero entre sus llagas...
Hallé tibios besos que la brisa se llevó,
abrazos cálidos, ardientes
que bajaban por los cerros de mis pechos
y se fundían en mi corazón.

Descubrí el valor de las palabras...
El sentimiento de un abrazo
 a través del espacio
sin tocarte siquiera...

Los consuelos preciosos de alguien,
un ser maravilloso que estaba ahí
que te escuchaba, te consolaba
que te decía: ¡ánimo amiga!
aún hay tiempo para el amor...

Descubrí que la amistad no tiene fronteras
que el amor desborda por ríos caudalosos
que desciende desde oscuros cerros
y baja como cascada cantarina
te besa y alivia con sus cristales
iluminándose como un iris de colores.

Encontré, que tú amiga, eres un ser especial
tu luz llenó mi rincón de bellas frases,
de encantadoras y guaches sonrisas
entre imágenes perversas que iban y venían.

Entendí que algún día no muy lejano
podría darte un gran abrazo,
decirte "gracias" por cada palabra
por cada sonrisa que llegó a mi rincón,
por cada verso entregado, cada video
donde danzabas como una grulla,
y donde mostrabas como una niña
que eras un ser de luz para los demás.

Por todo y por más... pedir a Dios por ti
siempre, que te aliente y te conforte,
que te mantenga firme como una palmera
y que tus palabras y tus acciones
a favor de los enfermos y necesitados,
sean un eco de amor que retumbe por siempre
en todos los corazones que te amamos
y que hoy como una sola bandera
rogamos por tu salud.

SHEILA
22 7 11



QUE SUENE EL VIOLÍN

Mis otoños de nuevo me llenan de nostalgia...
volaron sus hojas con las aves blancas,
la melodía empieza... su cadencia es armoniosa
blanca aurora entre mis manos... ojos tristes,
el muerto está ahí... ya no entona cantos al amor
se posa lánguido  y frío  entre sus manos...

Acaricia de nuevo el cóndor que viene en sus sueños
sobre la marea acosadora y fúnebre...
la fiebre que levanta tempestades ha huído,
sus hojas cayeron, ya no llevan tu tiempo
quedó entre rosas deshojadas...
flores del camino con nostalgia en las miradas...

Sones interminables... velas encendidas...
café caliente, chocolate espumoso...
que se desvanecen en silencio en nuestra boca
con aquél nudo que suele agitar nuestra garganta...
mientras la música tocada por otros,
continúa su ritmo interminable...

Ya murió el encino donde me posaba...
murieron las sonrisas con el violín
ya no hay manos que toquen...
abandonado se encuentra en su esquina
aquél, el  de siempre y por siempre
sobre el oxidado gancho en la pared...

Tarde de colores rojos encendidos...
al turbio gris de atardeceres mustios
¡madera!... no te silencies...
viene un amanecer dorado entre la bruma
que se desvanece en el lago cristalino,
donde extiendo mis blancas alas
y me entrego a tí...
con mis suspiros de luna clara
violetas encendidas y el llanto de un violín.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 7/11.

SUEÑOS...


Sería una gran bailarina de balleth...
mi padre me observaba con sus medias puestas
danzando de la cocina al callejón que llegaba a la calle,
la música, poesía a mis oídos... grandes maestros
la tocaban sólo para mí...

¡Deja esa vaina!... ¡parece música para muertos!
más yo sonreía alegremente... danzando al viento
con la aprobación y las sonrisas tan amadas
que se esbozaban conmigo de contento...

No hubo dinero... el tablado murió y los sueños con él...
decidí entonces que viajaría...
no quería ser más carga para mi viejo
trabajaría y sería una gran actríz...
lo intenté... viajes a pié desde mi casa
hasta Comfamiliar creo se llamaba...

Unas cuantas clases con un actor conocido...
creo que estuvo en "La María", pero su nombre olvidé...
tienes talento dijo un día...lo lograrás si continúas...
también ahí se quedaron ellos...
grandes llagas en mis pies... si llevaba para la ida...
mi regreso era a pié...

Vinieron trabajos que sólo alcanzaban
para escoger trapitos de remate,
y llegar a casa de nuevo con sólo una sonrisa
Sofía las ha de recordar... mi alcancía otra vez vacié...

Pedro y su negocio, poca paga...
quizás un par de zapatos... el resto... ni pa qué...
aburrida me largué... en avión... para eso trabajé
como burra arriada por machos...
como bestia azotada por el rejo del arriero...

Vino Sabana de Torres, pocos años...
allí perdí lo más querido...
abandoné mi nido y me largué...

Tona, el más precioso de todos...
bellas amistades, lindas abuelitas consentidoras,
paisajes divinos con cascadas cantarinas
mi novio Adel... el de mirada de poeta
con cuerpo con olor a pino fresco...
más éste sueño... tampoco fué...

Casi azotada por ruegos, mi trabajo abandoné
una gran empresa se iniciaba...
tan sólo seríamos tres...
mucha furia, mucha envidia...
tanto dolor recibido, que terminé postrada
aquí... cerca a un viejo computador
quemando ollas, limpiando siempre
el sucio de los demás...

Más a pesar de historias sin contar...
aquí sentada mirando entre los cristales
escribiendo noticas que alguien lee...
¿sabes?... ¡al fin me siento felíz!

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 7/11.

EL DORADO...

¡Dórame sol precioso de mi amanecer!...
sólo la magia de tus fantásticos rayos quiero,
regocijo de amor en tu tibieza
sobre mis plateadas  canas...

Magia de color que corrompe al hombre,
duros corazones indolentes...
trabaja de sol a sol sin ver tu magia
mientras yo... me sonrojo ante tu belleza.

!Amarillo!... el que adorna mi bandera...
desolados se dibujan hoy mis valles,
muchos tu vientre usurparon...
han vaciado tus entrañas ...
más pródigo hoy me regalas
todo el oro... sin mover siquiera una pala...


¡Dorado!... eres tú mi fortuna más amada,
gratis es tu amor... lo cobijas todo
visítame de nuevo... llena mis vacías arcas
bésame desde el amanecer...
hasta que la lluvia te desvanezca.

Escucha mis suspiros... entregada vivo
te diviso desde mi ventana gris
con mis ojos conmovidos hacia ti,
diseñador, pintor de magia desde el cielo
me extasío contigo... me entrego a tu amor
mientras me besas con tu dorado corazón
sin esperar nada...
tan sólo una sonrisa de mi boca
al abrazo placentero de tus rayos.

SHEILA
B/QUILLA JULIO 8/11.

MIS VUELOS...

¡Se mueve!... se agita de nuevo
desde mi enmarañado corazón,
cristales de sueños perdidos
toro salvaje que ya no mueve el viento...

Mirada perdida... lejana...
alma evaporada con el canto sonoro
de tus hermosas aves viajeras...

¡Ohhh! ... rojo amanecer de fuego...
que se ha marchado llevándote contigo
amor... dulce amor desde  los valles te siento,
me besas desde las cascadas que rebosan
y se alejan... y se funden en un beso con el mar...

Allí están todos...
las almas de mis viajeros desolados,
danzan en caballos de fuego,
se pasean por los altos cerros...

Aún escucho sus bravíos gritos desde el cielo,
presagian guerras, tormentas, cosechas angustiosas...

Penetran los rayos de sus almas idas...
dolor de dagas incrustadas en sus vientres
mataron lo más amado de su vida...
sus propios críos aún no nacidos...

Ven... tesoro mío...
cabalga conmigo a la par de mis sueños
muertos ya los troncos ...
sólo un gemido lastimero hacia la luna
tus manos extendidas ...
levanto mi alma como lucero hasta tu estancia,

escucho tu canto agudo y me entrego...
entre la neblina de tus ojos que lanza rayos
y entre las marañas de tus atrapa sueños
donde te diviso varonil sobre tu caballo pinto,

y vienes...  y enciendes el fuego apagado...
y te alejas conmigo hacia el cerro de tu cuerpo
donde la libertad se iza hasta el vértigo del mío
dentro de tus plumas de valiente cazador...

Mirada perdida en el horizonte
al cobijo de un rojo atardecer...
que finalmente, me guía y transporta
hacia ese corazón ardiente
de indomable fuerza que vuela junto a tu potro,

y levantas de nuevo al cielo tus brazos
con titánico valor...
y te encuentras al fin conmigo
nuevamente...
con una eterna y nueva salida  de sol.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 8/11.

DESDE MI VENTANA


Desde mi ventana te sueño cada día...
mientras cántaros de lluvia caen  desde el  cielo,
ojos que se pierden en la inmensidad,
buscando aquél paraíso de cisnes blancos
que se mecen  sobre el lago azul de tus miradas...

Casi que a hurtadillas me levanto...
imaginado aquí entre mis sábanas
bella voz como truenos me llegaban,
y endulzaban desde mi mirada clara
con tus  besos de adorado ruiseñor.

Mírame aquí ...
imaginándome en tus brazos
desde los cristales te toqué...
viaja el pensamiento ligero como un ave,
posada en tu ventana permanece,
el amor suave y perfumado
enviado en alas de mi colibrí.

Y en la penumbra alumbrada por sus  rayos,
el estruendo ya no asusta...
ya me gustas soledad...
sólo así con mis cristales te imagino,
y mi mente se transporta hasta tus lares,
y te besa...
y te acaricia...
y te siente...
aunque tú ...
¡no estés aquí!.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 9/11.

ROSAS PARA FACUNDO


Mientras mis rosas pálidas adornan tu ataúd
y desapareces con el verdor que me anima,
y las aves siguen su canto triste desde mi encino
y las alondras viajeras entonan himnos al amor...
carroñeros tristes divisan de nuevo desde el aire
con la certeza de que allí hay más de una flor,

aquéllas que cayeron con las dagas del odio
veneno maldito que opaca la belleza de la vida,
que mutila brazos y piernas y sella labios...
niños y viejos cantores, bocas  que hablan de Dios,
que levantan la voz de los fríos que posan tristes
bajo cartones en cualquier esquina...

Mientras vivo soñando con un día mejor...
llegará ese en que también se silencie mi voz
y que los espinos del camino ni me rocen...
ya el dolor no me duele tanto...
me he acostumbrado,
tanta sangre esparcida ha hecho que aún entristecida
siga viendo cómo los buitres de dos patas...
deambulan con los fusiles del hambre no saciada
y cómo sin pudor ni temor a Dios...
asesinan la vida del honrado y matan las palabras,
las santas y fuertes palabras de alguien que no tiene temor
porque él siempre estaba sobre su espalda,
como hiena hambrienta,
rugía sobre su débil cuello, pues tenía miedo siempre...
de su soberbia voz.

Música que te han  callado... resonarás hoy con más fuerza
los buitres están hartos de carne... mis goleritos están tristes,
ya no quieren devorar más... sólo con sus miradas oscuras
como el color de su traje de luto... miran desde su cielo azul
temerosos de nuevo de los olores nauseabundos ...
no de los muertos...
sino de los vivos muertos que asesinan la vida.

Los miro hacer cola por la paga... qué triste suerte...
no llenarán sus estómagos pues siempre estarán vacíos,
sus almas no encontrarán reposo pues nacieron para el mal
de ello se nutren y se alimentan...

Sus corazones dejarán de latir pronto... Dios llegará finalmente,
tomará entre sus brazos a los inocentes...
cambiará el destino de los buenos que llevará consigo
nadie dañará más su obra hermosa...
las flores del campo seguirán perfumando...
y mis bellas rosas llegarán a tu camposanto aunque no me veas
tu  suerte es hoy... más la mía sigue aquí...
en mi butaco de madera con mis ojos apagados
y la lluvia regando la lápida que dejaron los muertos en vida.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 10/11.



Unas palabras para Facundo Cabral, a quien admiraba mucho, ¿que las leera?... estoy completamente segura de que sí... mis ojos han visto maravillas y los hombres buenos no mueren... permanecerán por siempre, pues su huella, quedó  tallada  en millones de corazones, que no dejarán que su obra se apague ni silencie...

MI FLOR DE HOY


Hoy he recordado los besos más tiernos
las caricias pródigas de cada amanecer...
los besos dados sin pedir otro...

He sentido el deseo de levantarme
mientras otros duermen sin soñar...
la mañana es silenciosa y solitaria,
aún no ha llegado el mirlo que canta
que me entona desde el amanecer
su bella canción.

Hay un vacío extraño en mi corazón
como cuando las palabras añoradas marchan,
cuando las manos dejan de rosarce
y el escozor de nuevo llega a tu piel
con un sabor a otoños que no regresan.

Siento la boca reseca y nada apaga mi sed
los ojos miran sin encontrar otra mirada...
ni unos labios ansiosos de ser besados
ni un pecho que suene a la par con el tuyo,
ni un calor que desee fundirse ni perderse
tan solo una encendida llama
que poco a poco se apaga ...

¡Canta... mirlo negro de paticas amarillas!
mi árbol hoy se siente de nuevo solitario
mientras amanece y no te veo ni te siento,
y de nuevo mis manos advierten  el vacío
y mi alma no tiene ese son nuevo añorado,
el que te hace creer  poeta y soñador
y  que adorna tu vida de flores y perfumes,

y te dice que hoy es mejor que ayer
que la luz que amanece en tu cielo
es la misma que ilumina a todos...
sino que hoy  su color es diferente
no hay belleza si no estás en él...

Que la magia continúe... que el payaso sonría
que mis besos y mis abrazos no se vuelvan tibios,
como los nevados eternos  de mis montañas
ni como el alma del hombre cuando en sus entrañas
no tiene flama...  ni fuego tibio ni ardiente...
ni quien lo encienda...

ni cuando las sonrisas se apagan sin anunciarlo
ni las voces callan temprano sin el son de una  guitarra...
sin un tiple que toque una carranga ...
y  sin una mano amorosa que regale una flor.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 11/11.

ALGUIEN PLANTÓ UNA ROSA

Alguien plantó una rosa para mí... en mi corazón...
su color es encendido...
rojo púrpura y se llama felicidad,
en mi asombro descubro nuevos paisajes
las rosas de invierno sí existen...

La soledad huyó temprano en la mañana,
se ocultó en cerros que miran tus ojos...
la alegría ha retornado a mi alma,
mi estancia hoy se ilumina, sólo hay música,
las melodías llenan mi solitario espacio,
las danzas agitan mi cuerpo con temblores nuevos...

El corazón palpita, mientras miles de rosas
entre pálidas y encendidas me dibujan un nuevo rostro,
es el color de la fantasía, de la ilusión, de la esperanza,
del amor  que creía perdido entre los escombros
olvidados de mi existencia...

Amor... ¡qué bello eres!... te sentía tan lejano para mí...
vino alguien y sembró una rosa en mi mustio corazón...
no te marches nunca... ya no quiero despedidas...
sembraré para tí violetas encendidas...
aquéllas tan añoradas y desconocidas...

Te recibiré cada mañana con una nueva flor ...
radiante... del color de la  pasión para desbordar
sobre los pliegues de tus labios...
expandiré  pétalos encendidos por tu cuerpo...

Te sembraré de besos nuevos desde el amanecer...
y entre los dos recogeremos la cosecha...
la de mis sueños eternos en los tuyos...
sus semillas se convertirán sólo en rosales
en donde por fin encuentre sentido a mi vida
y las rosas  me digan que tú eres mi amor.

SHEILA
B/QUILLA, JUNIO 11/11.

ERES MI ALIENTO

¡Qué serena está mi alma!...
¡que dulce está mi corazón!...
nace una oración nueva para tí al mirar el cielo de hoy,
tu majestad divina me muestra paisajes olvidados,
tan bellos...
tan  cálidos...
nunca antes vistos...

Te miro en el silencio...
en la quietud de las mañanas...
te escucho en el canto del sinsonte de mis horas idas
te veo en los ojos que no me miran, pero que presiento...
mi soberbio  amor, eres la magia que alienta mi vida...
eres el sol mañanero de rayos claros...
la gota de cristal límpida como perla,
que brota de mis ojos...

Eres la vida nueva desde resecos arenales...
eres lluvia fresca en corazones vacíos
donde tu existencia no se reconoce...
eres mi voz, mi opaca voz que por tí suspira...
eres mi salud, los ojos de mi madre bella,
los de mis amigos, los de mi amor...

Roja sangre perdida en tu clamor...
llagas humillantes, rostro triste...
mírame hoy... mis ojos te buscan...
mis manos te tocan y te anhelan...

Brotan de tus llagas cristales de vida,
tus tristes y ensangrentadas heridas...
tú mi amado, tan amado mío...
tan bello, tan sufrido... tan rico en calor
en abundancias desperdiciadas...
tú mis sueños, mis fantasías...
a veces tan lejano...
y a la vez tan mío...

¡Ohhh! ...¡calor de oriente!
rayos interminables de bondad
lluvia desbordante, sol naciente,
dorados trigales de mi corazón...

Vertiente amorosa de colores
troncos yertos... por manos ajenas...
mientras tú amoroso siempre...
sigues dibujando de magia la vida
por igual... sin distingo alguno...

Tu mirada invade mi vida...
hace palpitar mi corazón por tí...
me elevo hasta tus manos suaves
y me tomas, y me acaricias
con los suaves besos de tu amor.

¡Mira como corren desbordantes ríos!...
todos conviertes en uno solo...
se desbocan arrogantes  como manantiales,
arrasan con la suciedad...
el hombre se vé obligado a doblar rodilla
pues han visto que su propia maldad
hoy se devuelve contra ellos...
¡más te culpan a tí!

Dame un beso para fundirme contigo
uno solo seremos por siempre...
un abrazo cálido de padre bueno...
quiero ser arroyo que se desborde
y llegue como fuente cristalina,
y me convierta también en uno solo
con las cascadas que llenan el mar.

Eres el iris...¿quién no te quiere ver?
te muestras como la esencia de sus cristales
eres mi todo... eres mi nada...
eres mi luz que se pierde contigo
con un nuevo atardecer...

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 12/11.

CAUTIVA


CAUTIVA

Cautivo está mi corazón ...
Ya no hay espacios para recorrer;
mi tiempo es tuyo aunque no lo creas.
Suspiros envío desde el amanecer,
los sueños tristes se acabaron...

No importa, 
si la alondra o el jilguero,
si la lluvia o el sol, 
si las miradas hoscas,
si los turbios días...
Me importa tu hoy 
con el mío.

Tu perfume a veces tan lejano...
Siento mariposas volar en mi pecho
cuando llego a tu jardín y te marchas,
cuando deseo hablarte y te escondes...
¡Qué triste acuerdo en las penumbras!,
más aún así... ya nada importa...

Es  tiempo para compartir instantes,
segundos que ansío detener.
Vida mía, amor mío  ingrato,
no dudes de la verdad de mi amor por ti.

Déjame seguir soñando de mañana,
creer que la luz nueva eres tú,
que la vida tiene tintes violeta...
que el tiempo se detuvo para mí.

Permíteme creer que no estoy muerta,
que la vida se adorna de flores nuevas,
que mi jardín se llena con tu aroma,
que tus ojos en los míos son luciérnagas...

Que encendidos como flamas vivas
nos veremos sin mirarnos,
nos besaremos sin tocarnos...

Nos fundiremos en uno solo con el pensamiento
y nuestro amanecer será una sonrisa  nueva,
una motivación para seguir adelante
sin importar los cardos, ni sus venenos;
sino creer que el amor es compartido,

y ya no seremos dos
seremos uno,
con un brindis de cuerpos añejos
en la exquisitez de sus tiempos,
en  el instante preciso
para libar sus  esencias.

SHEILA
Barranquilla, julio 13/11.

MARIPOSA AZUL


Aparece una mariposa azul,
sus manos son música y magia...
su cabello es dorado sol sobre su espalda,
su blancura envidiarían los nevados de mi patria
sus manos acarician flores para dar vida nueva.

Llegó una mariposa azul muy danzarina
mirada joven, cuerpo de gacela...
sabe volar con su juventud y sus encantos
tu mirada estará sobre ella ...
contemplarás la magia verdadera
ya no querrás una mariposa de alas rapadas...

Ha llegado la mariposa azul a tu jardín...
en el mío las flores las resecó intenso verano
ya tus ojos languidecen por su amor...
por mí  ni un verso apagado...

¡Vuela mariposa de alas bellas!...
tu corazón como las nubes que miro en el cielo
tus manos tentáculos absorventes,
roban el dulzor de tus entrañas
y me llena de nuevo de nostalgias...

Entrégate con  la juventud que te renueva
me posaré otra vez , sobre mi banco...
soñaré con tus besos de brisa fresca
mientras un nuevo verso sale de mi alma.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 14/11.

SOBRE LOS CEREZOS

Una estación nueva en mi vida...
me encontré posada sobre los cerezos
ya las hojas habían muerto...
ya mis alas rotas no estaban...
sólo tu recuerdo...

Decidí tomar las más apetitosas frutas...
eran jugosas con un ácido y un dulzor encantador
sus ramas eran cálidas a pesar de estar sin hojas...
la brisa besaba mi rojo traje abrillantado por tus horas
aquéllas que posaste y dejaste descansar sobre las mías...

Mis ojos cambiaron de color con cada madrugada...
cada rayo de sol, cada canto de ave nueva...
decidí que hoy;  no inventaría cuentos extraños
tú eras el sueño  ansiado sobre mi cerezo...
eras la nueva aurora consentida en mis soledades
la lluvia fresca que caía sin descanso sobre mi alar,
los besos cálidos de sol en el atardecer...

Ya ideales imaginados,  se habían esfumado con tu mirada
aún ajena, sin consentir, sin besar...
tus alas sobre las mías sentidas en mis alocadas fantasías
tus plantas pisando cardos nuevos de espinas suaves...
tu pico dentro del mío probando semillas rojas y jugosas...

Miré hacia atrás y me avergoncé...
cuántas horas de soledad y llanto...
el vacío llenaba mi vida, mi espacio era la muerte...
mis violetas de siempre, eran pálidas rosas
mis ojos se perdían sin fuego y sin aliento,
llegaste así... de improviso... sin avisar
en el momento preciso que te anhelaba...

Más cada día hay un nuevo presentimiento...
una angustia nueva donde  no hay retorno,
cuando mis manos no te alcanzan ni mis alas te rozan
cuando la lluvia no te llega a la vez que a mí
y no puedes levantar vuelo ni yo tampoco...

Aún así... es un regalo sin abrir  y maravilloso
un momento irrepetible el de mi hoy...
mi momento que no perderé ni ahuyentarán nubes grises
vendrá mañana, una aurora nueva...
sentiré que será la más hermosa si estás ahí...
imaginaré  que muero de nuevo entre mis cardos
si te marchas sin motivo y te alejas sin excusa
y me abandonas de nuevo a mi suerte...
la de siempre, desde rincones oscuros
donde la muerte me llama...
y donde me escondo aprisa y me burlo de ella...

Te esperaré en mi cerezo; cada  día... cada mañana
una jugosa fruta espera por tí... sin sueños vanos
ellos quedaron rezagados y olvidados
y mis momentos bellos y hermosos
están aquí... contigo... entre la brisa que no toca manos
y entre los besos y suspiros que llegan
entre marañas del camino y cristales enmohecidos
de pantallas y luces encendidas que mueren en silencio
con un suave toque de tus manos y las mías.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 14/11.

ROBANDO FLORES

ROBANDO FLORES

Hoy entré a un hermoso jardín y me robé unas flores
rosas bellas encendidas  del amor de mis amores...
robé otras que parecían pendientes...
qué bien los conocía en otro espacio
en aquél pueblito frío, donde de amor moría...

Llegué al huerto de un amigo...
casi a hurtadillas...
las copié y las pegué, y funcionó la magia
me quedé con sus perfumes entre mis violetas
y formé un ramo encendido con un lazo rojo...

Quise demostrarle lo que algún día sentí por él...
y casi como una ladrona cibernética...
como la primera vez...
entré a su huerto lleno de perfumadas flores
todas tienen un canto a sus amores...
al color de su piel dorada...
de una rica y gordita boca
que incita con ardor a saborear su miel.

Ya no entraré más a tu jardín como ladrona,
te has ganado una orquídea perfumada...
por mi parte te la entrego con mis espigas doradas
y un canto suave al amor...
al calor de una mirada...
al suave roce de tus morenas manos,
a tu cuello quemado por el sol gaucho
y a tu luna bella y dorada...

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 14/11.

MI JARDÍN

Posada en mi jardín, con mis cándidas flores
orquídeas negras, blancas azucenas
lirios del valle de sonrisas plenas...
ojos tranquilos color de mar o de profundidad llenos...

Estuve aquí, casi que el único ramo logrado...
me aferré como cinta roja entre tus manos,
como gaviota herida que desea un rincón
más sólo encuentra de nuevo sus alas rotas
abandonadas  sobre la suciedad de su arenal
y despojada ya de sus vestiduras...

Me  senté de nuevo...
no es verdad que tenga todo el tiempo
casi a  las carreras escribo directo a la pantalla
casi le robo los ojos a las luciérnagas
y me extasío con cada nueva mirada...

Ya no importa si mostré mis piernas...
si mi boca anhelante queda en espera
si mis brazos caídos de nuevo sobre mi butaco
si la tristeza me arropa con su manto suave
y agoniza con un temblor entre mis llagas.

¿Acaso alguien me propuso amarte?
vinieron flores, llegaron los amantes solos
encontraron tibieza en un huerto solitario,
y se aferraron como hiedra por sus brazos
y se extendieron como el mar sobre la arena
y se esfumaron con él ... como uno solo.

Ya si te vas de mi rosal hermoso...
quedan las violetas encendidas de mis ojos
quedan las lágrimas sobre mi estancia renovadas
pues las que están hoy...
son de amor delirante y prisionero
que nunca morirá, pues el canto del sinsonte
estará  ahí... posado en mi gigante árbol
por siempre con un ruego hasta tu cielo.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 15/11.


SI SUPIERAS...


Si supieras de mis besos
sobre blancas sábanas...
derrengada de amor y fantasías...

¡cuántas horas en mi huerto ilusionada
con los rayos de luz que me traías!

Si escucharas mis suspiros ...
entristecidos y lejanos...
vestidos de dolor ante duras palabras
con los despojos que quedan,
de mi vida...

Cuántas auroras por mirar...
me quedan pocas...
mutilado está mi cuerpo
no soporta más heridas...

Si comprendieras que el manantial...
el de mis vertientes se agota...
tibio baja por mis piernas
brota a caudales desde mi corazón
y se cierne entre espejos  de agua
que desbordan de mi regadera...

Si supieras que ya no tengo alas...
fueron mutiladas muy temprano
se encuentran caídas como troncos viejos
y reposan sobre mi silla fría...

Si miraras a mis ojos me verías...
ya no hay fantasías...
han viajado todas...
sólo quedan juegos internianos
que parecieran besos inhumanos
que mueren en el aire
y agonizan en ataúdes fríos ...

Si encontraras el brillo de mis ojos
notarás que ya no hay lágrimas
que resecos miran al infinito...

como aquéllos que yacen sobre lápidas
y no tienen retorno como golondrinas idas...

Si por fin...
me vieras con tu alma...
entenderías la angustia de mis efímeros momentos...

tal vez...
entre los cardos que camino a diario,
me enviarías tan sólo un beso de tus labios,
una canción de amor casi olvidada...

o  llegase a ser también que tan sólo una palabra...
de luz clara como luna llena,
que se refleja dulcemente entre cristalinas aguas
con el brillo celestial de nubes nuevas
y se perdieran conmigo entre cristales
que brotan como manantiales,
desde el oscuro rincón de mi pensamiento
que llora por la ausencia del amor,

y por los besos ardientes de mi boca
que se perdieron en la oscuridad de turbias aguas,
que no reparan mi presencia...
ni retratan mi rostro sobre su fango muerto.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 15/11.

MI TÍA MARÍA...

La tía recorrió muchos caminos...
sus tristes ojos me lo dicen
mientras con un abrazo advierto,
que su historia contaré...

Ella, nobleza pura de santa dama
sus ojos lo reflejan todo...
sus manitos envejecidas  y arrugadas
contarán historias sobre panes amasados,
sus piernas encorvadas nos dirán
que fueron 15 hijos creo...
con el mismo varón de sus amores
a veces  tan duro... otras tan lejano...

Mi tía y mi madre... sólo están las dos...
ella en un asilo de monjas ...
mi madre, cerca a mi corazón...

Ella cultivaba rosas gigantes...
cardos divinos de extrañas flores
era cándida, risueña... tímida...
abrigadora en días de invierno frío
regalona de ropita usada pero buena...

Cómo olvidarla si con sus dulces palabras,
las de amor como cabrita con las tetas llenas
casi a hurtadillas repartía lo poco que podía
dentro de la abundancia de sus días...

Dama respetada, por la nobleza de su casta...
por la humildad para vivir cada día
con tantas horas solitarias ...
el encanto del trino del toche,
el colibrí anidando en sus rosales...

ella tan bella encantada con sencillas cosas,
la mariposa de colores que danzaba
que besaba sus rosales amorosa...

¿quién no quiere una tía así?
ella es mi cándida flor en días tristes
con sonrisas lo arreglaba todo...
y con un abrazo abrigadito
dentro de su acolchado traje
miraba al cielo siempre...

y agradecida me enseñaba una oración,
mientras en sus manos arrugadas
guardaba un bocadito de alimento
para dejarlo dentro de mi boca,
me estampaba un nuevo beso...
y me entregaba la candidez de su  sonrisa
con sus ojitos empañados de dolor...


SHEILA
B/QUILLA, JULIO 16/11.

QUIERO...


Quiero aprovechar los instantes que me quedan para decir: "los amo",

quiero enviar rosas encendidas desde mi rincón,

abrazar, besar, decir que eres mi consentido...

y eres mi tierna amiga, y fuiste un motivo hermoso en mi vida...


que desperdicié momentos...

 pero que tal vez Dios decidió que fuera así...

que no quiero que nadie me odie,

que me perdonen si dejé de decir algo

en su momento preciso...


que deseo antes de marchar,

escuchar de nuevo el mirlo cantar desde mi árbol..

y entenderé que son tus besos no enviados

y los recibiré como violetas encendidas en mi corazón...


Quiero que al sellar mi tumba con un poquito de arena

o de tierra negra de la que arrulló mis pasos...

mis palabras no mueran...

que permanezcan...

que sus corazones se ablanden...

que regalen un saludo ...

que no dejen con la palabra en la boca a nadie...


Quiero que la bandera de mi patria me cubra...

que mis ojos no sean cerrados...


quiero permanecer con todos y ver sus miradas...

descubrir el sentimiento de ellas en las mías...


Quiero un beso tierno...

una mano de niño sobre la mía...

la mirada de mis cachorritos felices en alguna estancia...


el abrazo de mis seres queridos...

un beso tuyo no imaginado

que se transporte hasta mi lecho frío...

y que con mis ojos idos,

pueda contemplarte...

y con mi alma posada sobre el alero de tu ventana...

pueda extasiarme...

hasta que llegues finalmente...

y te pierdas en el horizonte que vislumbro,

entre rosas rojas...

colibríes nacarados...

nardos encendidos y mis orquídeas preferidas...

Quiero...
quiero...
quiero...


SHEILA

B/QUILLA, JULIO 13/11.

COMO POTRILLOS...


COMO POTRILLOS L4R

Amor, como he de nombrarte
silencio de la noche me acobarda
tupidas las estrellas me lo dicen
que lloras amargas tus soledades...

Cómo he de olvidar besos de mar
abrazos tejidos sobre mis humedades
tibio regazo adormecido,
pechos ardientes sobre tus labios.

Potro salvaje sobre grandes lomas
acércate un poco que tu yegua espera,
son los vientos de la noche mis quimeras
trae la brisa carcajadas de mar,
que mueren en silencio sobre las olas.

Briznas de tus recuerdos han quedado
ardiente corazón mío aún te espera,
como anhelan mis pulmones un aliento tuyo
para vivir en pleno mis ansiedades.

Ven a morir conmigo en la ladera
volaremos si quieres con los sinsontes,
nubes grises se despejaron,
y el iris aparece nuevamente sobre las lomas.

Potrillo feroz no te ahuyentes
suave olor a pino llega de la montaña
anuncio de nuevas lluvias desde los cielos,
mientras reverdecen nuevamente
tus pastizales.

Escucho tus pasos, tu corazón
las venas corren como cascadas
mi sangre hierve como tu sol
y se derrite sobre tus ancas.


SHEILA


B/QUILLA, JUNIO 12/11.

EN TU MIRADA...

Deseo perderme en la mirada de un niño
reír por todo y por nada con la misma pasión,
burlarme de esas sonrisas que me festejan
regalar por igual a todos mi corazón...

Quisiera no crecer y quedar en una cápsula
que los años no sigan su curso...
que las manos de mi madre siempre estén ahí...
que no envejezcan más...

Mirar mi hoy con valentía y aceptar cambios
saber que no soy dueña de nada...
que la carne que forra mis huesos no es mía
que mis palabras no me pertenecen...

Reír como castañuelas hasta llorar de felicidad...
caminar con mi lentitud agarrada de una mano amiga,
sólo las alas de mis fantasías perdidas entre peluches
o entre flores donde danzan mis amores de colores
y donde llegan a libar mis mieles con un cálido beso...

Aprisionada mi boca a  los pechos de mi madre...
sorber sus esencias encantadoras ...
mi mirada sobre ella como  si hasta ahora la viera
mis pequeños dedos dentro de su boca...
reventar esos pendientes que me enamoran...

Correr aprisa sin miedo... ya has soltado mi mano
quiero volar con las nubes sin presentir peligro alguno,
gritar fuerte sin temor a que me castigues
que mis juguetes sean tus manos...
y mi música las dulces palabras de tu boca.

Quiero volar en alas de mariposa...
o con el cóndor de mi patria desde altos cerros
perderme... mientras mi lengua muestro
y decir que soy felíz... que estoy segura
entre tus brazos abrigados...
que serán por siempre.. ¡mi gran fortuna!

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 16/11.

DESHIELO...


Ya se fueron las mareas...
sólo me queda el azul infinito para recordarte
sola estoy de nuevo mirando al vacio...
ya no queda tiempo para mí
mis pies no encuentran dónde posarse...

Volaron las gaviotas
se esfumaron los pinguinos,
no tengo alas, cruel se pinta mi destino
¿quién verá mis ojos negros y mi angustia,
cuando el deshielo borre hasta mis huellas?...

Se fueron los cantantes...
murieron los poetas...
¿a quién miraré?... ¿ en dónde me posaré?...
ya las nubes grises se esfumaron
me queda sólo la luz de las mañanas
la que me llevará entre sus manos
con la gris suerte que me toca...

¿En dónde estarán quienes me acompañaron?...
sola me han dejado con el frío de la tarde...
me han  quitado la silla donde me posaba
me han robado los sueños, me han dejado sin nada...

¡En dónde estás mi luz divina!...
desde el amanecer espero el cántico nuevo
ya no hay lirios...  no hay luceros...
todos se perdieron en el valle frío de mi suerte...

Mis alados que se posaban sobre mi pecho
decidieron volar sin un destino...
buscarán por el horizonte su asidero...
más sólo encontrarán un azul desierto
dónde ya no se cristalizan las pieles del mar
y donde los vientos no traen aromas
que me indiquen que aún suspiras
y que me anuncien que aún me recuerdas...

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 17/11.

CHARLAS DE AMIGOS


Compadre:
¡jajajaja!... ¡perdóname!...
no lo puedo evitar...
tienes un talle precioso en mi alma...
como esa luna a la que le cantas
y le dices en poesía cosas bellas,
y le envías besos de mar con las estrellas...

No puedo evitar mirar tus ojos y meterme a hurtadillas,
descubrir con las fantasías que me animan
que hay un rosal completo en tu corazón,
que eres luna dorada, versos bellos,
eres potro salvaje acorralado,
dulce encanto para la boca de los niños,
palabras de aliento que no pueden salir...

Eres poesía en mis labios...
gran amigo soñador...
desperdicio de sabores de los valles,
cántico de ave sobre un gran árbol
que nadie escucha...
pues su canto lo lleva dentro de sí...

Eres el amante de los secretos...
todos escuchan pero nadie cree,
de las palabras prohibidas que se atoran,
en candiles que hierven en la noche...
y que se apagan con el son de las maracas
que anuncian que la vida no es lo que queremos...
sino lo que nos tocó...

donde en derroche el amor se desperdicia,
como las hojas blancas
donde escribo dulces notas que no envío
y donde mis ojos se empañan cuando tocar no puedo,
ni tan sólo una de tus manos,
ni tener una imagen tuya que no parezca prohibida,
ni un cantar felíz, ni siquiera un nombre y apellido,
ni una danza sobre el tablado que no ha sido...

¡Ayyy compadre!...
se quedan atoradas las palabras,
mis amores yertos sobre lápidas inciertas...
los abrazos perdidos sobre mis propios hombros,
los besos ansiados que nunca llegan,
las brisas nuevas con olores silvestres
traídos por mis colibríes de colores
que besan mis flores tibiamente,
pero para mí...
ni tan solo el aleteo de sus veloces alas.


Dedico éste poema con mucho cariño a un gran amigo y compadre que siempre ha estado apoyándome, sin importar las brisas ni las mareas, me ha colaborado y me ha enseñado trucos en internet que antes no conocía, con todo mi respeto para el muy querido amigo y poeta Mexicano YABEL RENÉ GUADARRAMA.


SHEILA

B/QUILLA, JULIO 16/11.

BUSCANDO CONEJOS


BUSCANDO CONEJOS

El sol salía tímido... 
Divisaba el amanecer precioso.
Recuerdo mi corazón latir aprisa,
el regalito de mi padre, mis consentidos,
no aparecían, y angustiada salí a buscarlos.

Frente a mi casita sembrada casi en el monte,
no encontraba a dónde ir,
pero el instinto de cazadora avezada
me indicó que bajara por la loma
hacia la carrilera de mis pesadillas...

No podía perderlos...
Eran mis copitos hermosos
que a mi llamado llegaban apresurados
y se arruchaban en mis manos...

Sus nerviosas sonrisas 
eran provocadoras de besos
mientras con sus manitos 
tomaban zanahorias
o trocitos de manzana...

Era mi día de descanso,
de martes a domingo, no tendría que caminar,
mis zapatillas se arruinaban entre los arenales
hoy estaría todo el día en casa con mis consentidos
y lavaría mi ropa, 
cantaría con mis alondras
y besaría al monito 
que correteaba feliz ante mi llegada.

Tal vez serían las 5 am, 
no me levantaba muy tarde...
Había mucho por hacer, 
además, era mi día de descanso.

Hoy tenía una invitación a comer
a una finca de un campesino amigo,
probaría las delicias del Río Suárez
recién asados en parrilla improvisada
y azotados los tizones con la brisa mañanera...

Comería ricos huevos de tortuga,
un bocachico humeante y fresco,
yuca y plátano regado en abundancia
sobre frescas y verdes hojas de plátano
y finalmente una totuma gigante,
llenita de ácido guarapo como el mejor vino,
el de montaña, 
fabricado por las campesinas...

Decían que echaban sus calzones para que se curara,
y se pusiera más sabroso.
La verdad nunca vi calzones,
me lo tomaba con tanto gusto y alegría
que  me derrite la boca  su recuerdo
y el sabor a panela de caña de azúcar
me hace recordar danzas 
y cuentos trasnochadores
entre guitarras, tiples y carrangas...

Pero mi salida de hoy pintaba diferente...
Grandes nubarrones me anunciaron pronto
que el sol se ocultaría de nuevo...
Lo vi allí, al levantar de pronto la mirada;
era Jose, el chico de la cuadra,
el jugador de balón pié en la casa de mi amiga.

Algo extraño divisé
mientras se bajaba los pantalones.
Se quitó toda la ropa,
tal vez no me veía, pero yo sí...

Creí que pronto vendría como un depredador,
pero al mirar de nuevo hacia la loma
lo vi trepando a un árbol de guayaba.
Miró sólo un momento
y de pronto... ¡se lanzó!...

Su cuerpo quedó en una orqueta que se formaba
como dos brazos extendidos en su espera.

Me horroricé, no pude gritar,
no sentía mis pasos 
parecía que hubiese quedado ahí
clavada en el piso con la mirada incrédula y perdida.

Su cuerpo dio unos pocos movimientos,
y después, sólo se movía con el viento...

Nadie creyó de principio, 
llegó la policía,
preguntas, consultas, anotaciones...

El bullicio de la gente, 
se mofaban de cuerpo,
en un acto más impúdico 
que su propia desnudez.

Ya mi cruce obligado se convirtió en una tortura...
¡No miraré! ... ¡no miraré!... ¡no miraré!...
Pero al sentir el árbol cerca, sólo corría.
Casi que mis pasos no sentía,
hasta que llegaba de nuevo 
a mi pequeña casa.

Tratamiento para los nervios, 
"pastillitas de triángulos".
Horrores acumulados 
que me volverían loca.

Solía gritar en las noches, 
mientras Jose muy triste
sólo me observaba,
 y de nuevo la escena,
y la brisa fresca 
mecía suavemente 
su desnudo cuerpo...

¿Un motivo?... 
Tal vez la pobreza...
Trabajaba con las putas de la negra Estella...
Les compraba sus cositas 
para atender a sus clientes,
era su mandadero 
en medio de una miserable vida.

Consumía su bella juventud, 
sin estudio ni futuro
entre el rejo de su padre amenazante
y los ratos de alegría 
jugando donde mi amiga
con sus pies descalzos 
y el balón corriendo aprisa
como su vida colgando en un guayabo
sobre una orqueta 
que le calmó el dolor 
de vivir un día más.

SHEILA
Barranquilla 17/11

Recuerdo de un amiguito que se suicidó frente a mí, de la manera como describo y que dejó una gran huella de dolor en mi corazón. No diré su nombre por respeto, usaré sólo el de JOSE.  Q.E.P.D.