jueves, 24 de noviembre de 2011

DÉJAME


DÉJAME
Déjame subir a tu estancia enamorada
y nutrirme de tu piel roja.
Buscar la nuez de tus encantos,
acariciarte todo, sin reparar en nada,
mientras las doradas hojas caen

el sol se nutre de mi espacio,
y vuelan mariposas por los prados.

Déjame perderme en el espejo de tus aguas
que como cristales, pintan el azul cielo
y esconden en sus límpidas aguas
caracolas multicolores que ocultas, gimen,
en el silencio de las rocas 
que duermen en los acantilados.

Déjame entregarme sin reparos
mientras cruza mi estrella en el camino
y mis ojos extasiados miran los tuyos
que con un iris multicolor, me pinta,
y me pierde en la magia de sus tonos.

¡Déjame morderte al fin,
que tu boca sea oración y sea elegía,
que sea verbo y sustantivo ,
donde muera de sed entre tus manos de oro
y la seda de tu piel tan consentida!

Barranquilla, noviembre 24/11

RECUERDOS

 ..
Caminantes somos de la vida...
cada árbol plantado llegará a ser sólo un sueño
cada lucha en el camino se perderá con la brisa
los guerreros del silencio están en cada sudor
la legía se la llevó el viento con mis ilusiones.

Allí de blanco sobre la sencilla nave de igual color
la barca de madera en mi gran pantano marcha...
donde aún faltaban muchos brotes
mis ojos viendo los tuyos llenos de ilusión...

La música siempre alegrando tempestades
donde las guerras continúan sin motivo y sin razón
y tender una mano para decir adiós es costumbre...

De nuevo danzo hoy... mi árbol está reseco
las gotas de lluvia de mis ojos no lo hacen reverdecer
sigo el mismo sendero tantas veces repetido
el verdor de mis lotos me llama...
el rosa de sus flores nácar regalo para un sólo día.

Hoy... sólo añoranzas... todo tan efímero, tan fugaz
entono cánticos con la brisa de mi boca
elevo mis ojos al cielo y te veo... pareciera un potro veloz
que elevado con inmensas alas de viento y espuma
viene hacia mí...
pero de nuevo la lluvia riega mis flores secas
y mi pensamiento retorna al ayer,
de donde no queda sino un pequeño anillo de cristales
guardado en una linda bolsita de seda azul.



Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, noviembre 24/11

EL DÍA QUE ME QUIERAS

 ..

El día que me quieras
Dejaré de aprovecharme de Cortázar
Buscaré de Iglesias o de Clayderman
Pueda ser que me incline por Velosa
O los hermanos Torres.



Ese día dejaré de escribir poemas
Para pasar mi tiempo contigo
Recordando ayeres no compartidos
Palabras estancadas que no se pronunciaron.

También recorreré senderos 
Tomada de tu mano o al lado tuyo
Siempre hablando... O en el silencio de un beso...
Dirigiendo nuestros pasos hacia tu estancia
Donde azules aves inciten al amor.

Temblaré como la mariposa
Cuando al encontrar el lirio apetecido
Sus tenues antenas reposadas
Liben su miel como su último día
Y se levante suavemente... Se descanse
Y muera sobre la cornisa de tus ojos.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, noviembre 23/11