sábado, 6 de agosto de 2011

SOBRE LA ROCA...

SOBRE LA ROCA...



A partir del silencio, de los tambores, de los timbales que resuenan en la oscuridad, me posaré sobre las más bellas flores y libaré mieles encendidas...

Qué dulces sabores penetran a mi alma, los colores invaden mi corazón y de nuevo extiendo mis alas de colores por entre rojas hojas... donde la resequedad no tiene tiempo para vivir...

Dulces pensamientos con todas las violetas, las rosas rojas, los lirios del valle, hoy son para ti... mientras vuelo en silencio felíz... tomo una gota dejada al azar para aliviar mis pesares... continúo...

Es mi existencia hermosa, danzarina tierna y quebradiza, con tan sólo una palabra tuya... ya no seré más... me posaré en silencio sobre una reseca roca sin corazón... y allí... con la alegría exquisita de mis momentos con sabor a miel...

me posaré sobre un rojo corazón disfrazado de margarita, sólo para mí... mientras los timbales siguen sonando... esas manos mágicas que alguien diseñó para regalar música a mis oídos... el cielo y las aves se adornan de colores, la lluvia empaña los cristales y el ritmo sigue... con la suavidad de la espuma...

el loto encendido espera en su propio estanque moribundo... más su perfume exquisito se expande sin dolor ni miedo... beso de nuevo las violetas de tus ojos...

¡Ahhh ! ... exquisito aliento que cae sobre mis quebradizas alas, suaves gotas de rocío, mientras viajo... y me extiendo sobre un jardín extenso lleno de doradas orquídeas y ya no soy más... y alguien tibiamente... coloca sobre la roca humedecida... una blanca flor.

SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 6/11.


Dedicado a mi nueva amiga, MARÍA NAPOLEONE, quien me sigue desde mi facebook con tanto cariño, mira amiga éste regalo es para ti con todo mi aprecio.

¿CÓMO NACEN LOS POETAS?

¿CÓMO NACEN LOS POETAS?



De todos es sabido que las más bellas orquídeas nacen dentro del estiércol, así también los poetas nacen desde su propio dolor, nuestros bosques están llenos de lirios inocentes, perdidos entre los lodazales y regados por su propia sangre, mientras sus madres declaman los más hermosos cánticos por sus ángeles caídos...

Aún la selva gime, se confunden los gritos con la algarabía de las guacamayas, mientras los lobos aúllan, los lirios rojos siguen perdiendo su color, sus esporas se esparcen y nacen desde las cristalinas aguas, besos de novia abandonada, en medio del llanto del búho desde los robles y los goleros vomitan los horrores, ya saciados ...

Ya nadie recuerda... pasamos del horror al olvido, y de la alegría a la indiferencia, las madres se cansaron de gemir, hoy las vemos con sus trajes negros pasearse de lugar en lugar, sus ojos tristes y agotados ya no ven un horizonte claro... se esfuman silenciosas con el rosario en la mano... y en un cajoncito blanco, tal vez de algún desconocido... depositan una roja flor...

por ahí deambulan, se disfrazan para que creamos que no son tan malos y para que en la tranquilidad de nuestros momentos efímeros, les demos confianza, así podrán ejecutar silenciosos sus fechorías... mientras una blanca paloma gira y gira ante sus ojos sin darles motivación alguna...

Se desangra mi corazón y el tuyo, más ellas... las calladas  poetas aún no pueden hablar, aún gimen en las noches eternas de sus pocos días, aún miran las estrellas y sus ojos no paran de llorar, aún con el candelabro encendido suspiran y escuchan el llanto de sus pequeños, ruedan balones y bicicletas por sus recintos, hay risas... muchas risas... las escuchan... pero ésta vez no son las de sus niños...

Se levantan las copas de sangre... se las beben, se ríen en medio de desnudos cuerpos, tocan todas las humedades que hay para ellos, se ven arrogantes y soberbios mientras tañen las campanas,  y allí... en un cementerio cercano, caen cristales desde el cielo;  el arco iris nace de nuevo,  detrás de mis amados cerros...

Vida que sucumbes ante la maldad, luceros encendidos en la noche, roja sangre de vida convertida en muerte, aún los lobos están hambrientos, aún se escuchan los rifles y los pasos grotescos disfrazados con gigantes botas, aún miramos aterrados y silenciamos nuestras bocas...


Se doblan las rodillas, se presiente un nuevo fuego, las calles están vacías y tristes, ya no suenan los ballenatos viejos y en las esquinas ya no hay alegría, no se escuchan piropos ni chistes verdes... se fueron... enmudecieron como la luna, y como la noche que se pinta eterna...

Más no todo se perdió... allí... en el silencio de la noche... una pálida mujer escribe...el dolor la convirtió en poeta, ya son miles de ellas, se editarán muchos libros sin memoria y se escribirá sobre sus tristes versos... la melodía se escucha en medio de la noche mientras nuevas campanas tañen en la oscuridad...


A la memoria de mi abuelo, mi primo Orlando, y tantos miles sin nombre que pasarán al olvido y a la indiferencia...

SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 6/11.

PALABRITAS 3

PALABRITAS 3



Si te quieres quitar un gran peso de encima, deja de vivir de apariencias, vive con sencillez cada día y disfruta de las cosas simples, así comprenderás que el resto de arandelas fueron inventadas para complicarnos la vida.

Cómo me gustaría cantar y silbar a la vez, pero debo darme un respiro primero y tratar de hacer bien alguna de las dos cosas.

Si te enojaste porque fuí sincera y te conté mis secretos de amor, entonces ahora sé fuerte, porque lo que viene te hará poner verde pero de pasión.

No me juzgues a la ligera por mis palabras espontáneas, debes antes mirarme a los ojos y conocer un poco mi alma...

Si vieras el panal de mieles que hay en mi corazón, no fueras tan duro conmigo, y aprovecharías cada instante para compartir las cosas buenas de la vida, las heridas ya están ahí, pero aún tengo capacidad para el perdón.

A veces me siento tan atrapada ante las actitudes ajenas, que olvido que las mías también pueden ser dañinas para otros.

Ven corazón de fuego, no te alejes tanto que sienta que te olvido... acércate un poco y me conocerás, tal vez mañana sea demasiado tarde y sólo te alcance el tiempo para llorar sobre mi tumba.

Ahora necesito de un abrazo tuyo, ya necesito de una palabra de aliento, en este instante necesito que te reportes y me digas que eres mi amigo y que no te apartarás aunque la tormenta  sea voraz , es necesario estar unidos, pues lo que viene es muy fuerte... entre los dos soportaríamos mejor los vendavales y podríamos levantar de nuevo lo destruído...

Quiero que te mires en el espejo y entiendas que eres tan valioso que nadie puede decir realmente cuál es tu precio, ni con todo el oro acumulado podría comprar a alguien parecido a ti, pues eres único y maravilloso con todos los defectos que quieras colocarte.

Ahora quiero decirte que te amo, no dejaré pasar un segundo más para ofrecerte mi mano, ni para levantar tu ánimo caído, ni para permitir que alguien más arruine tu vida, mientras tengas un poco de fé en mí, que soy quien te aliento y te doy luz para que veas cómo el impío ha de suplicar por mi perdón .

Creo en una luz divina que es la que me sostiene y me anima día a día, tantas veces triste y con pensamientos perversos, cuántas veces sin deseos de vivir un día más, y en un segundo de oración, mi pensamiento retorna hacia la libélula que se posa felíz sobre mi ventana...

Aunque nunca tendré la dicha de darte un beso, ni sentir tu suave piel en la mía, te diré que te amo, y que no todo se perdió, hubo inquietud, desvelo, pensamientos húmedos y también unos cuantos poemas que me harán recordarte siempre.

Decidí que no iría más allá... hay unos límites, pero también advertí que para el amor no existe tiempo, ni espacio, ni edad, ni fronteras... y te quiero agradecer por tus minutos  y los momentos vividos que fueron maravillosos, si para ti no representó nada, para mí fué como un oasis suave y perfumado en medio de un desierto árido...

¿De qué me arrepiento?: de silenciar mi voz y de aguantar ultrajes, de vivir enmudecida, de días eternos en soledad, de confiar tanto en los demás, que finalmente son quienes me tienen al borde del llanto, pero además... no me arrepiento de ser como soy, y puedo decir que a nadie agacharé la mirada y todos podrán mirarme a los ojos...

SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 6/11.