miércoles, 28 de septiembre de 2011

NUESTRAS FRONTERAS


En dónde están los verracos, aquéllos que lucharon por el honor y la gloria, creo que se esconden bajo las camas, ¿o estarán ocultos bajo lápidas de sangre y fuego?, se han levantado algunos, sus bocas tienen el hambre tallada, sus barrigas revientan en lombrices que devoran su último aliento.

¿En dónde están aquéllos que juraron que habría un cambio, que la guerra terminaría, que las armas se echarían al fuego y que con ellas se fabricarían ollas para llenarlas de peces gordos y caviar de los dioses?

Los he visto con trajes de marca, viajar como reyes y desperdiciar los impuestos de los pobres, han usurpado la sangre de las viudas, las tierras las usan para sus infamias mientras los campesinos deambulan por las calles vendiendo limonada helada y lamiendo las esencias sobre canecas de basura; se cultivan flores del dolor, que se desangran con sus pálidas mieles para nutrir los bolsillos de los cobardes que viven del dolor ajeno, y se llenan con las riquezas que obtienen de sus lágrimas.

Quisiera saber en dónde quedaron los pensamientos, las ideas buenas por un mundo más justo y solidario, miles mueren de hambre mientras el derroche y la vanidad se cierne como una bandera ondeante de orgullo, donde las marcas tienen más valor que la desnudez, donde los ojos de los niños son gigantes y miran sin horizonte... ¡¡qué haremos por Dios!! , ha de haber un despertar de las conciencias, donde se sepulten los demonios que habitan en nuestros corazones, y se busque un Dios, el que desees, pero que sea de justicia y paz sobre el planeta tan martirizado y humillado, donde se brinda con la sangre de los poetas y donde los niños se aniquilan sin una oportunidad de abrir los ojos a la vida.

El mundo necesita de todos, todos dependemos del otro, no podemos voltear nuestras miradas y dormir tranquilos mientras miles de nuestros hermanos sufren las consecuencias de la guerra injusta y la desigualdad, mientras miles mueren de hambre por culpa de unos pocos hambrientos que no se dan cuenta que la vida es efímera y que nuestra misión en el planeta no es vivir felices sin mirar a los ojos angustiados de las madres que cada día pierden a sus hijos mutilados, en guerras interminables, que sólo acaban con la juventud dejando un planeta lleno de odio y desesperanza.

El planeta nos concierne a todos, el alimento es para todos, y la única frontera que debe haber en el mundo es el cielo azul, y el mar sobre nuestros ojos.

RAQUEL
BQUILLA, SEPT.28/11

LLUVIA SOBRE EL DESIERTO


.........................................................................................................
Deja que la lluvia se lleve todos nuestros dolores, que esparza las semillas que en duelo de amantes sembramos,déjala correr suavemente, ¿a quién importan las lágrimas ajenas? , ¡corre lluvia cristalina, endulza con tu miel las praderas y renueva la vida estéril que sobre el desierto de mis penas vive!.


El cristal se desperdicia, las flores del campo abren sin pedido alguno, los ojos con lágrimas ya no conmueven ni las mariposas idas, ¿en dónde quedaron las violetas encendidas que viajaron sin una despedida?, ¿en dónde los besos sobre pequeñas manos?, qué triste se torna el horizonte cuando la lluvia cae a raudales sin motivo alguno, tal vez nos estamos volviendo viejos, o pueda ser que el cansancio de los repetidos días, nos parezcan como hojas al viento, que vivir no sirva de nada, si finalmente, seremos sólo pasto reseco mojado por el frío de la ausencia, la que marcha sin retorno, sin encender una lámpara de fuego.

Quiero que los amaneceres tan renovados, con las bendiciones constantes de la lluvia, nos acerquen hacia un fin verdadero, ¿será que ya no es importante la vida?, ¿porqué hay tantas lámparas colgadas?, ¿porqué tantos ojos tristes que deambulan sin encontrar una razón a su camino?, no más llanto, no más tristeza, debemos alejarnos del dolor, se vé en cada esquina, se presiente en cada parada de bus, las miradas esquivas ya no tienen el brillo del amor y desaparecen pronto los jóvenes, sin terminar su apetecido viaje sobre lagunas cristalinas, tomados de la dulce mano de su dulcinea; ya se prueban todas las frutas del placer, son tantas que ya no apetecen alguna, tal vez lo prohibido tiene sabor a miel y endulza el panal que hoy no existe, o todo está servido perdiéndose el anhelo de luchar.

Continúa la lluvia... más la de mis ojos sólo riega una vieja falda raída y yerta, ya el corazón no palpita ni sueña, sus canales de riego se tapan con las grasas de los dolores; la tempestad continúa, los rayos anuncian que mañana será otro día lluvioso, más seguimos sin rumbo, sin mirar al horizonte que se tiñe de oro bañando de calor la vida, que se renueva con cada amanecer sobre los resecos pastizales.

RAQUEL
BQUILLA, SEPT. 28/11

GALLETICAS DE TRIGO



  • Vida con alcíbar y  trigo
  • aún en mis silencios te nombro y te persigo,
  • alondra que te fuiste de mañana
  • abandonando la harina  de tus manos,
  • sobre un triste desierto 
  • donde hoy reposan todas mis penas.
  • Labios que su amor vertieron
  • sobre una  sucia cofia de infamia y carne,
  • hoy viajas sobre lámparas de fuego
  • que pronto sólo serán briznas de un día.
  • Agítate cuerpo con violencia
  • olvida todo el amor que algún día fue
  • atiborra los hijos ajenos;
  • mientras los tuyos se llenan de amargura
  • saboreando tu  ausencia con sabor a hiel.
  • Desperdíciate en caricias nuevas
  • la danza apenas empieza, 
  • los bailarines sobre pailas de fuego
  • que se consumen de placer; 
  • vierten todas mis lágrimas
  • que con su calor se esfuman
  • sobre plácidos labios que huelen a café.
  • Ya no habrá reproches...
  • el tiempo me hará olvidar,
  • que en día azul sobre suaves olas
  • donde el amor viajaba sobre los corales;
  • te entregué los dulces  juveniles,
  • hoy,   cruel abandono sumió de dolor tu nido
  • dejando gotas  de fuego,
  • que se derriten con el agridulce sabor
  • de lámparas que miran sin entender tu razón.
  • Atíbórrate de manjares, acaba con lo poco que quedó
  • mata el amor que algún día plantamos
  • donde la hoguera la consumimos entre dos,
  • dejando obligaciones de por vida
  • sobre ajenos labios que huelen a traición.


RAQUEL
BQUILLA SEPT.28/11

PROMESAS


Mira corazón; sobre éstos pastizales
aquí te entregaré mis sueños
nadie los derribará si tú lo deseas.

He viajado por senderos muy rocosos,
los filos de las palabras me hirieron tanto
que mi vida es una mutilación de deseos
que viajan por las dunas que pisoteas...

Te prometo que no recordaré un ayer
que mis ojos mirarán lo que miren los tuyos,
tomaré tu mano cuando estés sin aliento
tomarás las mías cuando mis ojos divisen el desierto,
que quedó atrás sin una despedida.

Recorreremos los senderos soñados en mi mente
viajaremos por aquéllas hermosas praderas,
nos vestiremos de blanco sobre los nevados
comeremos peces en abundancia
el rico caviar sobre nuestras pieles.

Descansaremos sobre una roca, los dos
no habrá un retorno hacia las lágrimas,
ellas se secaron, o tal vez estén fundidas
con los océanos que agitan sus gigantes olas
donde se besan los pelícanos y las gaviotas 

Me mirarás con un amor eterno 
cuando mis ojos ya no encuentren  los tuyos;
penetraré dentro del oasis de tu iris
cerrarás mis párpados con la suavidad de tus manos
me cobijarás cuando el frío de la muerte llegue...

Estarás ahí... estoy segura...
sentado como ayer con tu brazo sobre mis hombros
me dirás que las promesas no serán olvidadas;
mientras te espero allí, viajando con el aura azul
que se desprenderá  de mi  piel y se elevará
disfrazada de águila viajera.


RAQUEL
BQUILLA, SEPT. 27/11



Dedico con mucho cariño éste sencillo escrito a mi amiga Matilde , para que no sea chillona y no diga más que me he olvidado de los amigos, al desaparecer Sheila.