miércoles, 12 de diciembre de 2012

ENTRE AVES...



ENTRE AVES




Se encontraban dos pequeños gorriones tan enamorados de la vida, sólo pasaban piquitos y arrumacos y besos y besos y más besos, una flor, otra flor, sin preocuparse de nidos, de huevos, de pollos de nada…

El pavo siempre pasaba con su araraca buscando pavitas para montar. ¡Yo soy el macho! –Decía- aquí todas son mis princesas y se arrodillarán ante mis candores, cuando yo adivine que sus pechos hermosos se esponjan una vez  me ven, y que se cuiden las gallinas porque si me dan papaya pues también para ellas hay.

En cambio nosotros dicen los jilgueros, aprovechamos  la llegada de la primavera y fabricamos un pequeño nido entre  los dos, mientras mi amor le da forma, yo canto para que todos se den cuenta que éste es mi sitio y así me respetarán. Encontré un bello abeto y desde aquí diviso todo, ¡soy tan feliz! –dijo el jilguero- y empezó a trinar cerca de su pequeño nido.

Un pequeño carpintero no tenía tiempo para responder y estaba atareado sobre un tronco seco fabricando su nido dentro de él, y buscando pequeños gusanos de comején que le encantaban; todos sabíamos que ahí escondía sus huevos y que tenía un chillido muy peculiar cuando alguien se acercaba, no le gustaba que lo vieran fabricando su nido, si descubría a un chismoso merodeando, mejor cambiaba de sitio y se marchaba.

Así estaban todos, cada uno hablaba sobre su vida, qué hacía, los proyectos que tenían, el búho sólo prestaba atención y sin responder nada sólo emitía un leve gemido como si llorara.

¿Por qué lloras amigo?... -le preguntó un sinsonte que trinaba cerca de él.

-No lloro, es que parece llanto pero en realidad es mi llamado de amor, espero a mi princesa que viajó a buscar comida y no ha regresado…

-Pero entonces ¿esa es la razón por la que no participas de la charla?

-Mi esposa no llega, ayer fueron mis muchachos y hoy es ella… creo que llegaron al sitio equivocado y alguien escuchó  sus llamados y parece que no regresarán nunca.

-Tenemos un enemigo terrible que no quiere nuestra presencia, sus hogares están infestados de ratones y nosotros sólo escuchamos a través del viento y volamos a limpiar sus casas; pero ellos, cuando escuchan nuestros llamados, nos atacan y  apedrean, pues dicen que somos aves de mal agüero, me dan lástima, son seres que pueden ser muy buenos si lo desean, pero en el momento están acabando con todos nosotros, no les gusta el color negro porque en su interior temen a la muerte, eso es…

Mis amigas mariposas de la noche también sufren una desgracia diaria, pues no las quieren, si por error entran a sus casas las eliminan como si fueran peste.

Creo que debemos orar, dijo el gorrión, vamos a pedir a nuestro padre creador de todos para que el hombre se libere de la maldad y aprenda a valorar todo lo que él le ha dado, esa inteligencia tan mal utilizada que tiene al planeta en medio de un desastre…

Ellos no doblarán las rodillas hasta que vean que los cerros no aguantarán más la debilidad, y que los pequeños árboles no tendrán fuerza para resistir…

Las aves se reunieron en torno al búho para consolarlo y empezaron a trinar, una lluvia de cristales bajó del cielo y ellos agradecidos extendieron sus pequeñas alas, en tanto un arco iris de colores anunció la venida del señor.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 11/12






MI REINA

Foto: MI REINA

No encuentro palabras hoy para alabarte
Bella flor del campo de todos los matices
Doblo mis rodillas ante tu mirada
Como la resplandeciente luz, 
Que se llevó a mi madre en una madrugada.

Ahí… clara y lúcida como la luz en el amanecer
Cuando la oscuridad  vestía de dolor los ojos
Mi lágrima tuya  rojo sangre…
Una rosa violeta entrego yo de hinojos.

En tu rostro que tantos niegan
A la fe me atengo madre mía
Para confiar en ti plenamente
Y mis cargas te dejo para que lleves
Además de las tuyas… complaciente.

No habrá marcha atrás cuando el fulgor tuyo  llegue
Y arropada de tus alas me despiertes
A un mundo nuevo de paz y alegría
Cuando allí el dolor será el sol resplandeciente
Y la luna el espejo de tu aura revestida.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre  2012-12-12


MI REINA

No encuentro palabras hoy para alabarte
Bella flor del campo de todos los matices
Doblo mis rodillas ante tu mirada
Como la brillante  luz, 

Que se llevó a mi madre en una madrugada.

Ahí… clara y lúcida como la luz en el amanecer
Cuando la oscuridad vestía de dolor los ojos
Mi lágrima tuya rojo sangre…
Una rosa violeta entrego yo de hinojos.

En tu rostro que tantos niegan
A la fe me atengo madre mía
Para confiar en ti plenamente
Y mis cargas te dejo para que lleves
Además de las tuyas… complaciente.

No habrá marcha atrás cuando el fulgor tuyo llegue
Y arropada de tus alas me despiertes
A un mundo nuevo de paz y alegría
Cuando allí el dolor será el sol resplandeciente
Y la luna el espejo de tu aura revestida.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 2012-12-12


EL SAPO CASCARRABIAS





EL SAPO CASCARRABIAS

Érase una vez un sapo muy malgeniado que vivía en un lago cerca de Zapatoca en una laguna que se llamaba así: “La laguna del Sapo”, se la pasaba gruñe y gruñe, y peleaba hasta con su misma sombra.

Cierto día, que podía ser lunes, martes o miércoles o cualquier fin de semana pasaba una linda ranita, la más hermosa de toda la comarca, llevaba un vestido rosa y  lindos ojos del mismo color, que  cuando cruzaba; veía al rabioso sapo refunfuñando y diciendo groserías, lanzando las libretas del colegio y se negaba a estudiar y sus padres estaban tristes por ésta razón.

Ranita sólo cantaba y saltaba y reía ella sola, dando saltitos de rama en rama cuando se percató que ese mismo sapo estaba ahí días y días; con esa carota y la bocaza abierta sólo comiendo cuanto bicho pasaba por ahí y renegando de la vida.

-Mmm.........- dijo Ranita… ¿éste sapo pretende arruinar mis días?
Con esa carota me roba las energías y cuando lo miro me dan ganas de salir corriendo, pero no… creo que inventaré alguna táctica para hacerlo sonreír –dijo Ranita-

¡Hola hermoso! ¿Qué haces ahí con ese rostro tan lindo mirando a la luna?, ¿no sería mejor que miraras a todas las princesas que deambulan por ahí buscando un príncipe azul?... –pero el sapo grosero ni la volteó a ver…

-Ya verás sapo grosero, te quitaré esa cara de amargura a como dé lugar…

Pero pasaban los días y con nada lograba Ranita hacer que el sapo grosero cambiara, hasta que un día aburrida le dijo:

Está bien sapo grosero, ya que nada te hace feliz creo que es mejor que no pase más por aquí, pues no quiero dañar mis días viendo un rostro adusto, alguien  que no acepta que la vida es más que andar con la bocaza  abierta nada más que comiendo y comiendo; te dejaré tranquilo, pues ni siquiera respondes cuando te hablo, ¡ha sido un placer! – y saltó hacia su laguna sin más.

El sapo siguió gruñe que gruñe, pero miraba de reojo y empezó a darse cuenta que Ranita no aparecía por ningún lado, hasta que decidió asomarse a la laguna a ver qué hacia Ranita, y la vio asomada en medio de una hermosa flor de loto… nunca había detallado el rostro de Ranita, estaba sentada sobre una hoja inmensa, llena de gotas de rocío mientras cantaba:

-Había una vez un sapo gruñón
Que vivía en un charco tragando moscardón
Y una niña de lindo color quiso hacer fiestas
¡Y el sapo la echó!

Pero Ranita no se confundió
Buscó una camita de rojo color
Con los colibríes buscó el amor
Pero en sus alas nunca lo encontró.

Pero la reina lo esperará
Hasta que me busque y me regale un beso
Pero si no quiere me quedaré
Viendo lo hermoso de la luna
¡Y bailando merecumbè!

Al escuchar esto algo pasó con el sapo gruñón, no se había dado cuenta  de que algo encendió una llama que estaba dormida, vivía amargado pero porque faltaba esa chispa en su vida: “el amor”…

¡OH!...  ¡Qué preciosa dama!... Creo que buscaré una flor para   llevar hasta su  loto y le pediré que sea mi novia, es la ranita más bella del planeta… ¡si señor!

-Estaba nervioso y sus piernas temblaban; encontró la más bella de las rosas y decidió que la llevaría a esa dama que croaba tan lindo, ahora todo tenía luz, no se había dado cuenta que habitaba  en un lago lleno de vida y resplandor y que por estar lleno de rabias y amargura había perdido mucho tiempo en su vida, se estaba negando  lo más maravilloso: la princesa del lago cercano al suyo donde los lotos se antojaban de todos los trajes y el cántico de las aves, el arrullo de los guaduales; parecían  entonar las más hermosas melodías, cuando  el sol de la mañana invitaba y el atardecer le decía que había que buscar la felicidad, pues en medio de la oscuridad estaba la plenitud de la luz que aún allí brillaba.

Hoy le pareció todo hermoso, el trino del mirlo con su gris plumaje tan feliz y radiante;  aún la guacharaca con sus cantos alegres y su bulla, una sonrisa que nunca había tenido se dibujó en su rostro y sus ojos brillaron como una luciérnaga…

No pensó en nada, sabía que ella lo amaba en silencio y él por bruto no se había dado cuenta… de un solo salto con el corazón queriendo salir de su pecho se plantó frente a ella con una mano escondida en su espalda, donde llevaba la flor.

Ella lo esperaba, siempre había sido así, cantaba para que él algún día respondiera, y ahora estaba ahí con ese rostro feliz frente a ella… -No dejaré pasar mi oportunidad de ser feliz y permitir que él lo sea, -pensó Ranita- y cuando sin una palabra le ofreció la linda flor, ella sólo aceptó y tomándolo de la cintura de barril empezaron a danzar sobre las inmensas flores de loto con una carcajada enorme que llenó de nueva vida el lago de Ranita.

No se casaron por las leyes del hombre, sino por las leyes de la naturaleza y tuvieron muchos… muchos renacuajitos…

Dicen que después de muchos años todavía los ven danzar y reír y pocas veces llorar… pues allí en ese inmenso lago, no existe el tiempo para el dolor y la amargura ya que el amor hizo florecer la vida, y llenar de cánticos el atardecer.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 12/12