martes, 27 de diciembre de 2011

COMO UNA MARIPOSA

Me  llaman los jardines...
correteo las mariposas que aladas vienen hacia mí
como una promesa eterna...


Aletean con sus suaves alas de colores
con un brillo inconfundible 
donde la brisa las acaricia
y ellas sutiles y preciosas danzan.


Aquí en mi jardín de sueños vivo
busco aquél lirio hermoso para consentir
y con mis besos absorbo su esencia
apasionada entre  sus pétalos gimo.


Mariposa del camino soy...
me descansaré sobre un blanco lirio
con un talle formado con mi nombre
y un epitafio que diga:


Descansó a la vera del camino
lloró... soñó... voló sobre las violetas
los rosales fueron sus amigos
y sus quebradizas alas aún hermosas
no resistieron un nuevo vendaval.


Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, diciembre 27/11

DESNUDA



Me desvisto para ti…
Dejo los pezones en flor al descubierto…

Muestro la corola teñida de rojo
Con mis ilusiones yertas,
Y la margarita de siempre
Sin un solo pétalo deshojado…

Te  dejo mis lágrimas...
 sobre el pastizal revuelto y pisoteado
Y allí… en medio de un infinito azul,
Todas las violetas de mi vida
De colores desteñidos por el paso del tiempo.

Desnudo la dorada amapola del camino
Sobre  desérticos espacios donde no hubo amor…

Las esmeraldas de mis ojos tristes
Mirando siempre hacia ti.

Te entrego el soplo de mi alma
Que desprenderá fragancia a jazmines
La brisa fresca de un beso …

Aquí como ave desplumada…
Como flor que se deshoja al viento
Entrego todo lo que soy amado mío,
Sobre una plantación efímera
Que quiere robarte sólo una caricia de colibrí
Y  plantar mi desnudez en ti.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 27/11

¿CUÁNDO TE OLVIDARÉ?


....
Amor mío…
¿Cuándo dejaré de escribirte?
¿Cuándo te olvidaré?

Cuándo descansaré sobre la nieve
Como margarita al cielo
Observando el adorno de los cerros.

¿Cuándo mi corazón dejará de recordar
Y con mi pose de flor de loto sostenida
Mientras me elevo amado mío…
Flor silvestre, a tu encuentro?

Cuándo caerá la última hoja de otoño
Y miraré aquél árbol de mis sueños
Donde al fin reposada te contemple.

Murieron las de cardo que tanto amaba…
Pero infinito daño me causaron…
Olvidé tu marcha sin mirar mis ojos…
Pero aún hoy imagino tus brazos en los míos
Como una hiedra que no desea morir.

Aún diviso el dorado mar, que parece tan lejano
Pero que está ahí… casi para tocarlo con mis manos
Y que como magia desaparece ante mi nostalgia.

El oleaje fuerte...
Que como potro se descansa sobre la playa
Más tú, amor mío... pareces inalcanzable
Y volarás mañana como ceniza al viento...

Sé que llegarás a la roca donde triste espero
Con mi púrpura traje vestido de ilusiones
Donde nunca morirán mis sueños.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 27/11

PARA SOFÍA CÁLIZ ÁLVAREZ

.

PARA SOFÍA CÁLIZ ÁLVAREZ

¿Qué le daré a Sofi en su día?
Creo que bajaré un lucero dorado
Para que haga juego con sus bellos ojos negros.

Buscaré un atardecer que entone con su mulata piel
Y una gaviota rosa que guíe su sendero.

Una gran ola donde flote con sus sonrisas
Y  se empape de azul mar…,
Y un delfín que la lleve a navegar.

Tomaré sus menudas manos
Y jugaré con ella; descansadas las dos
Sobre un hermoso y gran piano
Entonando melodías, agradeciendo a Dios.

Con un beso tierno que dejaré en ésta blanca hoja
Le diré que la quiero;
Le entregaré las flores del camino 
Que aún recorreremos…

A  ésta nena bella de color  de ónix
Le mostraré el jardín  de violetas
Que desde el amanecer se pinta de colores
Y con una oración a María,
Buscaré entre la roca fuerte a su ángel para que la cuide.

Mirará  su futuro con una sonrisa siempre…
Y le daré el ocaso que se regala con manos pródigas
Que levanta su ánimo y la nutre de amores.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla Dic. 27/11






EL LAGO DE MIS SUEÑOS




Mi alma se ha desbocado...
Está loca de amor...
Ha penetrado tu azul lago confundido con el cielo
Nada sobre suaves cristales en tu búsqueda.

Ella sólo ve  tu espacio
Donde el rosa invita
Y el atardecer convida.

Te he llamado...
Mi mano extendida
Más no eras tú quien llegaba.

Vinieron todos... Muchos...
Mi blanca figura te soñaba
Nadando contigo hasta perderme en tus alados brazos,
Como marioneta al viento
Probando los frutos del camino
Allí junto a mí...

Lloraron los sauces...
Gimieron las rocas...
Siempre extasiada amor mío...
Sueño eterno, mirada de cristal
Y la tuya siempre esquiva.

Sólo blancos diviso... Plumas viajeras al viento...
Precioso cisne nadando en soledad
Con los huracanes dañando su tiempo,
Y su cántico de viajera errante perdido
Gimiendo en su lánguida estancia.

Amor... Cielo azul...
Envuélveme en ese viaje majestuoso
Transpórtame a donde él esté...

Que la cascada brille pieles desteñidas
Que bese mis plumas sin dolor
Que se extienda sobre las grises  rocas
Con su canto mágico y ensoñador
Y se funda al fin conmigo con un beso de amor.

Casi que mis vanos sueños
Sobre la misma silla vieja...
Invitan a un relax sobre las olas
Donde el alcatraz vuele de mi mano
Y permita al fin viajar con las almas solas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 27/11

EDITA MARTINUZZI

.Imagen: Fotografía Islas Margarita/Venezuela (Edita Martinuzzi).

Edita es como la calidez del mar... Insondable
Como su color precioso... Inconfundible
Ella es la dama que siempre regala
Como el mar su constante oleaje, 
Que al ser besado por el sol
En un gran paisaje de oro se convierte.

Ella es el candor en mañanas tristes
Ejemplo, valor y fuerza aún en su tiempo
Cuando con su confianza en Dios 
Perpetúa el amor en otros seres.

Yo se la robé a una alameda...
Donde a otros poetas ella amaba
Y se transformó en la rosa consentida,
La dama más querida en quien deposito mi confianza.

Ella es el talle fino en roble fuerte...
Sus ojos se extasían en azules olas
Mientras la gaviota del destino la invita,
A cantar una oración en silencio por su amado.

Ha dibujado un sendero de amor
Donde los chiquillos se abrazan a su falda,
Y ella con un trino de ruiseñor 
Los convida y los arrulla como tierna madre.

Para ella mi cariño, un girasol y una rosa
Un "te quiero" que llegue a su alma...
Dama linda, dama rosa que entregó su amor
Para  vivir con su corazón en calma.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla diciembre 27/11