viernes, 16 de diciembre de 2011

SIN ASOMBRO



 Aún desde aquí me extasío
Es tu púrpura corazón…
¡Retoza grulla sin afanes!…
Por aquí pasó tu Dios.

Enamora cisne desde el amanecer…
Un gran lago se divisa,
Tus ojos como esmeraldas encantadas
Entregando  siempre amor…
Mientras otros parecieran
Caminar sin una ilusión.

¡Vuela mi hermoso zorzal!
Esperando estoy de nuevo…
Es  dorado el pastizal
Otros trinos escucho, como cánticos de paz.

Mira el asombro de sus ojos…
Observa la señal:
Como cometa surca el cielo…
¿Quién la moverá?

Nacen nuevos suspiros…
Con asombro los escucho llorar…
Picos dorados llegan…
Y los hacen con un beso callar.

Observa en detalle sus blancas plumas,
Sus sedas en las nieves…
Sus pequeños ojos como doradas joyas
¿Quién los pintará?

¡Asómbrate!...  quién los nutrirá
Cuando hambrientos abren sus rosadas bocas
Cuando sus alas extienden a la vida…
Cuando se lanzan en picada
Como pescadores avezados
¿Quién los enseñó a sobrevivir?

Detállalos… no son sueños míos…
Míralos como se mecen con las mareaS
Cómo se descansan llenos de felicidad…
¿Por qué no se hundirán?

Ya nada parece asombrarnos…
Cuando un suspiro nos inflama el pecho
Y una lágrima sin motivo cae…
viendo la obra de nuestras manos
¿Quién nos consolará?

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 16/11.



RECORDANDO A VALLEJO.

RECORDANDO A VALLEJO…

Hoy el atardecer parece gris…
Las nubes se tornan muy oscuras…
Los ojos vencidos parecieran ser
Sólo muertas estrellas sin fulgor alguno.

Hoy como ayer cuando tú mirabas….
El deshonor era el plato servido a la mesa
El dolor igual que ayer, hoy son las vestiduras
Que cubren de pesares a los rostros viejos…

Hoy como ayer mi dulce poeta Vallejo…
Te he de contar que la vida poco vale,
Que se extinguen las bellezas que nutrieron
Y llenaron de resplandor verdes y frondosos valles…

Hoy lloro como tú en silencio, tratando de izar una bandera
Donde han fenecido  todas las esperanzas
Y mis ojos con dolor recuerdan…
Que un poeta del  ayer también lloró sobre un papel en blanco.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla- Colombia, diciembre 16 de 2011.


CONFUNDIDA...


Imagen: Cataratas Iguazú- Argentina.  (Fotografía: Liz Nayibe Álvarez Rueda)



Confúndeme la mirada impulsiva…
El odio que parece corroer  entrañas
El poco brillo o el que entorpece,
Cuando en noches oscuras danzas diabólicas
Parecen izarse por encima de la vida…

Confúndeme ver cuán pasivos solemos ser
Cuando al arrancar un nuevo árbol, sólo observamos
Y nuestros derechos que es verlos crecer…
Los dejamos en manos de quienes se  sientan en el poder
Que les otorgan sus vanos afanes.

Confúndeme el estero de colores en el ancho cielo…
El pavo real imponente y bello extender sus alas
Y su tierna novia casi sin ropaje… simplemente mirar
Y elegir entre todos a su amado…

Confúndeme el dolor como lluvia de colores navideños
Que al caer  sobre la plaza donde los niños cantan…
Sus pieles destrozadas, gimieron sin escuchar un nombre
Y sus pequeños ojos volaron… sin tener alas…

Confúndeme el mundo con tanta vanidad…
Y vivo cada día con la inquietud del momento que sigue
Mirando a tu dorado sol, que a pesar de todo abriga
Y a ese mar tuyo… lleno de azules... que disfrazado de gorrión se eleva
Y baja como cristalina lluvia… besando mis verdes trajes.

Confúndeme tanto Señor tu majestad…
Que pareciera que hablaras con las olas
Y la brisa fresca con olor a rosas… sea el trino  suave
Con el que te arrullara tu divina madre entre sollozos
Con el gemir que sale de las almas... cuando quedan solas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 16/11


ERES...


Eres el beso robado a la luna
Calor de sol, aliento de mar
Rugido de las olas sobre mi blanca piel…

Eres la descansada playa que siempre espera
Donde la nívea espuma te besa y muere…

Eres…. ¡Oh amor mío tan ajeno!
Como la luz de las luciérnagas en noche oscura
Estrella fugaz que sólo pasa…
Con un pequeño guiño pareciera entregar un beso
Pero desaparece veloz por el inmenso cielo…

Eres mis huellas en la arena…
Tan sólo un segundo mientras una nueva ola las acaricia
Y se borran de nuevo dejando una llana playa sin mis sueños
Quedando sólo mí silencio con los besos de la luna
En una inmensidad de fantasía…

Eres caracola de colores arrastrada por la corriente
Que se esconde por las grietas de los corales que la reciben
La aprisionan y se esfuma entre imágenes de colores
Mecidas por el torbellino de un amor que nunca llega.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 15/11

COMO LOS AZAHARES 2

Hoy me levanté de nuevo mirando hacia el espacio
Decidí que mis lágrimas no seguirían regando secas flores
Que  estaba viva y decidida a disfrutar mi tiempo.

Comprendí que por más que tus lágrimas broten,
Sólo conseguirás ahondar más las penas
Y un gran vacío sólo queda como un Leviatán maligno.

He mirado hacia el árbol de mi jardín...
Hoy retozan muchas aves ahí... Todas tan felices
Sin recordar que  ayer un nuevo árbol se derribó.

Estoy tan firme que ya no gemiré más...
Ni confiaré en el azor que pereciera no causar daño,
Pero que ha sido entrenado para que hiera a mis cantores.

De nuevo aquí... Mi sol radiante de mañana
Con las brisas de diciembre besando mi rostro
Como un cántaro nuevo de felicidad sobre mi corazón.

Otra vez mirando hacia ti... Mi único y verdadero amor
Sin engaños ni mentiras... Como el perfume de azahares... 
Los que acaban de florecer anunciando un cántico nuevo
Donde la hiel se esconderá entre sus frutos
Pero que sanarán y curarán hondas heridas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 16/11

Dedicado con mucho cariño a las amigas Alemanas de mi hija que tanto cariño de madre le brindaron, Dios las bendiga, un gran abrazo para ellas de navidad.