viernes, 27 de enero de 2012

DECLARACIÓN DE GUERRA

..
Vengo aquí con una hoja en blanco
Le declaro la guerra a todos los cibernautas
Mis disparos serán de palabras
Mis fusiles serán mis besos
Mis granadas serán mis nalgas.

¡Quiero partir en mil pedazos ese corazón de roca!
Que se impulsen los cohetes de mi alma
Lleguen y penetren como dagas de amor
Y perfumen sus vidas como los azahares.

Llegué como un ave simple y silenciosa
Sin adornos en sus plumas...
Sin más fantasía que mis desvelos
Sin más pintura que mis versos
Y con un trino tan fantástico como el del jilguero...

Vine a llenar banderas blancas
Me arroparé con ellas aún si están ensangrentadas
Las lavaré con el jabón de la paz que se implora
Con el segundo a segundo de dolor que opaca la vida.

Vine a traer ramos encendidos
Los haré explotar y sus pétalos no dañarán a nadie
Ni siquiera las espinas de sus tallos…
Pues seguirán floreciendo rosas nuevas.

Aquí estoy... Un muro en blanco para gritar al mundo
Que la paz y las palabras sean el escudo que nos proteja
Soltaremos palomas blancas y sueños... Fantasías de colores
Que se estamparán como un iris nuevo
En éste pañuelo blanco que es la vida.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, enero 27/12

PALOMAS BLANCAS

PALOMAS BLANCAS

Las palomas blancas de mi patria están asustadas.
Huyeron temprano... 
creo que antes de la aurora.

Las sentí sobre un roble, 
antes de su viaje, ¡muy tristes!
Como las plañideras de ésta tierra bella, 
gimieron por otros,
lloraron por aquéllos que no tenían dolientes 

y con su traje blanco, 
surcaron el cielo.


Se tiñeron sus pechos de sangre...
Sus alas veloces son cometas de fuego.
Desaparecieron ante nuestros ojos
que impávidos las veían.

La paz de nuestro pueblo está cansada... /creo que murió,
o está agonizando... ¡está desesperada.!.. 

El trapo blanco no se usó;
estoy segura que se utilizó 
para cubrir más niños del bosque.

Los soldados de mi patria corren apresurados...
Sus pies, hoy no tienen calzado;
sus manos no buscan los senos de sus novias;
sus ojos están marchitos y tristes,
no pudieron izar una bandera blanca
ni ondear con las doncellas 
sus cuerpos por la playa.

¡Qué triste se tiñe el horizonte de mi patria!
Mientras unos siembran flores,
otros, minas quiebra patas...

Mientras unos regalan besos, 
otros, fusiles que matan...
Mientras se busca el alimento, 
muchos envenenan el agua,
saquean los bosques para sembrar amapolas,
y sus flores ya no adornan, 
empobrecen a quien las siembra
llenan de furor y soberbia a quien las vende,
arruinando vidas, 
destruyendo hogares...

¡¡Qué triste vislumbro el destino de mi patria!!
¿Qué poder nos ayudará?
Habita el deshonor y la corrupción...

Se crean leyes con mañas, 
para robar a los pobres.
Se inventan instituciones, 
para buscar más impuestos.
Se llenan espacios con gente que sólo busca dinero,
y el pueblo que se joda... mientras ellos,
tiran a la basura los ideales de los buenos.

Las palomas blancas huyen...
¡sí!... se cansaron... se agotaron...

Pareciera que la maldad izara su propia bandera.

Los ricos serán los mismos,
y el resto,
¡¡que coma mierda!!

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, enero 26/12

RECORDANDO A VALLEJO.

.
Hoy el atardecer parece gris…
Las nubes se tornan muy oscuras…
Los ojos vencidos parecieran ser
Sólo muertas estrellas sin fulgor alguno.

Hoy como ayer cuando tú mirabas….
El deshonor era el plato servido a la mesa
El dolor igual que ayer, hoy son las vestiduras
Que cubren de pesares a los rostros viejos…

Hoy como ayer mi dulce poeta Vallejo…
Te he de contar que la vida poco vale,
Que se extinguen las bellezas que nutrieron
Y llenaron de resplandor verdes y frondosos valles…

Hoy lloro como tú en silencio, tratando de izar una bandera
Donde han fenecido todas las esperanzas
Y mis ojos con dolor recuerdan…
Que un poeta del ayer también gimió sobre un papel en blanco.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla- Colombia, diciembre 16 de 2
011.

¡¡SILENCIO!!

.
¡¡Silencio!! Los malvados acaban de llegar...
Sus miradas son soberbias y brillantes
no respiran...¡ bufan!... 
No caminan...¡ corren!...

Aquí estoy esperando por ellos...
Sus miradas además son lascivas y vulgares
les gusta la oscuridad, su alimento es el odio y la iniquidad
no han visto en detalle un colibrí ni una flor
su aliento apesta a cochera y viven por vivir.

¡¡Cállense!! Un minuto de silencio por ellos es poco
eternidades de silencios sobre sus maldades
acaban con la bondad y parten los cristales con sus manos
desnudan el alma de los niños y no aman a sus madres
lanzan las oportunidades del amor a la basura de sus propias miserias...

Aquí estamos... Con el corazón vuelto añicos
una nueva mañana esperando a que regresen,
una fuerza oculta los hace voltear el rostro
se ahorcan con sus maldades y gimen oscuridades.

¡!Que nadie los escuche!!... Tuvieron toda la eternidad para cambiar
que nadie los llore pues no se espantaron ni tuvieron temor de Dios

¡¡Fueraaaaa!!... Que se marchen al mundo del silencio
que los reciba ese oscuro hueco en donde deben estar
que nadie los libere... ¡¡queremos vivir en paz!!

Queremos vislumbrar el paraíso cada día...
Que no silencien las aves del cielo ni las madres lloren ausencias
ni los niños se quiebren con sus piernas ensangrentadas
que una ostia consagrada se levante
con la confianza de que hay un Dios
que vendrá en un caballo blanco y con su voz de trueno
extinguirá la maldad del planeta.


¡¡Silencioooooo!!! Sssssssssshhhhhhhhh………

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, enero 25/12

¿CUANDO SOMOS LOS PADRES?

.
Yo sólo digo: cuando somos los padres los maltratados por nuestros propios hijos... que nos insultan y recibimos su desprecio y ultrajes a pesar de que daríamos la vida por ellos...

Yo en medio de cristales pálidos trato de sonreír... de robarle cada segundo a la vida... pero también... qué duro es saber que tantas veces nos producen hondas heridas y que nuestro trabajo pareciera infructuoso...

Tantas veces... desvelados y angustiados por sus llegadas al amanecer... cuando prefieren un amigo a regalar un abrazo y una sonrisa...

Cuántas soledades e inquietudes... oraciones por siempre en nuestros labios...
cuántas gotas de rocío y nuestro corazón sangrante por sus desaires...

Duele el maltrato a un niño... daría la vida por uno de ellos... a cambio tantas veces los padres recibidos los puñales de sus arrogancias y nos sentimos tristes y humillados... cuánto daría por cambiar un abrazo y un beso por una sonrisa tuya...

Ya la vieja estúpida y tonta se quebrantó... la última gota llenó la copa y se desperdician mis lágrimas sobre mis cansadas piernas...

Sólo tú... el Señor de los entristecidos... voltea el rostro hacia las madres y padres que entregamos hasta nuestra última gota de sudor... pero que también necesitamos un abrazo y un beso al amanecer de sus llegadas o una despedida como cuando eran niños y la inocencia se retrataba en sus hermosos rostros.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, enero 25/12
.

PENSAMIENTOS DE ÁGUILA

PENSAMIENTOS DE ÁGUILA 

Descansada sobre una gran roca, 

se encontraba Águila blanca de verdosos ojos.


El ambiente pesado se veía a lo lejos,

Los gritos de los buitres devorando pieles

En un agitado vaivén entre las olas.



Advertía de nuevo muy de mañana,

Que la vida es una joya de colores fuertes

Mientras la muerte... ¡Es sólo la muerte!
Adornada de vestido blanco, o de un traje negro,
Que en segundos o en instantes apesta.

Avistó siempre las miradas,
El encanto bello de las primaveras;
El canto de las aves que arrulladoras se entregan
Sin pensar en el mañana, 
Ni soñar en vanidades,
Y sus trajes adornados con las mejores galas
Se agitan veloces por el inmenso cielo.

Advierte antes del ocaso, 
Que su aliento es renovado
Sus plumas más ligeras...

Pensamientos le agitan aún en las noches
Despierta espantada... ¡Quiere dormir!, /más no puede.

Desea días que nunca terminen...
Le agitan las olas, le acobardan las piernas;
Tiemblan sus labios al imaginar un beso tuyo.

Palpitan cascabeles en su corazón,
Mariposas en su vientre, el rubor en su rostro,
El tibio sentimiento de amar, siempre amar,
Y descubrir cada instante unos ojos 
Que no sean ajenos...

De nuevo desea levantar vuelo,
Escucha el agudo llamado de otros versos,
Se remonta al cielo en otro nuevo intento.

¡Qué hermoso es volar!...
Qué divino el pensamiento que siempre te eleva.

He de buscarte amor mío en tu morichal,
Aunque parezcas foráneo, 
Y tus quebradizas alas
No adviertan, muy de mañana,
Que te esperé siempre en mi eterno vuelo,
Para decirte de nuevo: "te quiero".

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, enero 25/12

OTRO DE MI PIRATA...

Yo aquí... de lleno en mi isla...
no he podido llegar a mi barca...
es más... desde que escapé con mi marinero
los días son más cortos... el viaje más ligero.

Diviso a lo lejos las gaviotas...
hay una discusión que me es ajena
un gran buque pesquero de amores advierte
que en tibia noche dos amantes conocidos
se dicen palabras ardientes que convierten en fuego...

Hay cenizas que se lanzan al viento
pero allí... la brisa las lleva hasta un jardín encantado
las hadas las recogen y las convierten en rosas rojas...

La barca... la gran y enorme barca llena de amores...
de nuevo los amantes locos se arrullan como palomas...
de nuevo los calores exquisitos... las miradas brillantes...

Renegué de ese barco algún día...
pero al escapar de allí... descubrí que está soleada la tarde...
que las palmeras anuncian tormentas de abrazos y besos
que los ballenatos sueñan con enormes tetas que los arrullan
con espumas salidas del alma.

Qué hermosa barca diviso desde aquí... Myriam y Oswaldo Mejía
sólo tienen tiempo para el amor... una oración elevan al cielo
y yo aquí... con mi marinero encantador de ojos azules
tan azules como ese cielo divino que arropa nuestras pieles
y tan cálido como el fuego del sol que aparece en el ocaso de mis días.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, enero 25/12

VUELO DE CISNES

VUELO DE CISNES…
El trigal esperará hasta mañana
Mis alas anhelan éste vuelo rápido y ligero
Un estero de cristal añorará mi regreso
Con tibios peluches dorados.

Les dejaré un beso de colibrí al anochecer
Es incierto mi camino... Pero aún así... Espero...
Esa mirada que estará en un jardín nuevo
Con la paciencia de un monje vestido de blanco.

Me inclinaré ante su hermosa estampa
Cuando cobijados con el canto del zorzal
Una nueva tarde entregue mis candores
Día a día... Hasta completar ese pedido
Que guardado estaba en mis entrañas
Y que reposaré con mi esponjoso vientre.

Aquí están... Un cántico nuevo en mi corazón
Retozan como copos de algodón
Y se ocultan en la tarde...
Sobre mi abrigado y mullido traje.

Esperaré silenciosa en la mañana
Cuando de nuevo abran sus ojos sobre el lago
Un manantial claro los espera...
Yo sólo cantaré... Mi última canción
Cuando el último de ellos...
Emprenda su obligado viaje.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, enero 24/12

TU MEMORIA

 .
He perdido la memoria…
Los pasos hacia tu campo santo con un crucifijo de madera…
La vieja cerca no de troncos… sino de grandes y planas piedras…
La casita con ese gran árbol de flores rosa que perfumaba nuestra estancia…
La envejecida puerta que hoy se parece a mí…
Las llaves enmohecidas y silenciosas oxidadas y vencidas…
Nunca un cerrojo sobre tus cosas… se perderá como las cenizas al viento…

Creo que olvidé… qué fácil es…
Los negros ojos en los míos y esa sonrisa… 
Una medio sonrisa de tristeza…
Tus arrugadas manos en las mías…
Tu cuerpo marchito teñido de grises…

Qué fácil es olvidar…
Qué duro es recordar entre los escombros de la vida…
Qué tibio es creer que mañana nada será ni tan solo un recuerdo
Sobre el polvo que se levanta altanero en nuestro camino.

Creo que olvidé la marca sobre tu brazo y las señales…
Ese corazón atravesado por una flecha que nunca hirió…
Tu Isabel García que murió antes de ver su cachorro en brazos
Mi madre a tu lado… como siempreviva perfumada y tierna
Cerrando tus párpados y gritando al cielo una oración por ti.

Tibia cascada sobre mi vida…
Amapola de colores sembrada en mi huerto…
Eso fuiste padre mío… un recuerdo… que regresa…
Con la seguridad de que no es fácil olvidar aunque lo pretenda.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, enero 24/12

ÁGUILA DE PASO...

.

Ya extendidas las alas no habrá retorno
la magia de las montañas me llama
ese canto agudo y lejano espera...

No aguantaré a mañana...
Estaré aquí... La brisa de la noche es fresca...
Me descansaré sobre un añejo tronco
que perdió sus alas... Una cruel daga derribó su esencia
yo... Solo sigo mi destino...

Allá... A lo lejos ella espera...
Sé que estará encogida de amor por mí
su cantar agudo se convertirá en arrullo de paloma
cuando al llegar encuentre mis tibias alas
y en un abrazo de mañana se confunda a la par conmigo.

El bosque está verde...
He visto girasoles mirar al sol antes de sus trinos
y en la brisa que viene del norte... Su perfume...
Un suave cántico escucho antes de la oscuridad
descubro que son los sones del alma
que liman asperezas y confunde a los amantes.

He llegado... Ella extiende sus alas...
Pareciera humillada ante mi grandeza
y en un alucinante espasmo se entrega.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, febrero 24/12

EN MI LAGO


Desde mi lago vine a dejar violetas
un beso sobre la enredadera de tus brazos
el calor de mis mejillas sonrosadas
como ronroneo de gata que aún espera...

Desde mi corazón enlagunado de tristezas
Compartir instantes y quimeras
Tibio canto de palmeras abrazado con las olas.

Desde el cantar de la brisa y tus silencios
luna de abril ensoñadora y lejana
rayos de luz penetrando en tu ventana
con mi corazón como una elegía.

Desde aquí... El sonar de mi pecho
como sonajero de niña sobre blanca cuna
viene el rojo sol sobre mis alas
mientras suave... Pasa la bruma.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, febrero 24/12

MUERTE A NUESTRA PACHA MAMA...


¡Palpita corazón de madre!...
¡Bulle vida interior!
Respira... Suave... Cadencioso... Disfrútalos... Siéntelos...
Corazón de oro...
Tus vertientes cálidas aparecen
Círculo azul de mis amores 
Que me haces llorar muy de mañana...

Llora lágrimas de sangre  sobre tus planicies…
Cielo azul... Aves del cielo...
Serpientes que se deslizan convertidas en blanca espuma...

¡¡Corre gacela presurosa!!... Tu tiempo se acorta...
Es interminable el verdor que te espera en otros cerros ajenos a éstos...
Y desde las profundidades...
Como payasos vestidos de fiesta dando los últimos retoques
Nos adornaremos para el toque de diana...

¡Corre!... ¡Nada veloz!... ¡vuela!... ¡huyeee!
Nace la vida de tu interior...
Cántale al amor mientras yo...
El inteligente del planeta sólo deseo cosas vanas...
Quiero proveerme de todo... Saquear tu alma…
Reventar tus leños en la hoguera de mi vanidad
Deseo todo lo inútil... Obligaciones... Vida agitada sin observar los detalles de tu belleza...

Quiero sierras... Puñales... Bombas...
Ondas de fuego para disparar sobre ti que sólo deseas que  sea feliz…
Mientras yo...  Vivo para aniquilarte...

¡¡Fuegoooooo!! ... ¡¡Eso es lo que mereces de nuestras manos madre mía!!...


Que reviente tu piel reseca... Que te ahogues y agonices lentamente...
Mientras tañen y tañen las campanas con una rapidez que no imaginamos...

¡¡Escúchalas!!... ¡¡Escúchalas!!...
Es tu propio funeral y el mío...

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, enero 27/12