domingo, 5 de octubre de 2014

Y ESCUCHÉ


Iglesia San Joaquín Zapatoca Colombia

Y ESCUCHÉ
De nuevo...¿pude dormir?
No puedo no entiendo la razón
Escuché mi propio sonido
En un campanario viejo
Que no se resiste al tiempo
Y que vuelve a creer.
Mi santo preferido de blanco
La vieja iglesia del ayer,
Un poco atrás nuestra casita
Pintada con brocha gorda
Cal y canto, besos de mujer.
Devolví los pasos hacia el monte
¿Soy cabrita montés?
A donde escucho balar a mi madre
Ahí regresaré...
Y corro ahora, ¡qué inmenso mirar!
Pareces garcita morena
Volando, tan solo volando
Sobre la inmensidad...
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 5/14

CAMINO AL CIELO


Subiendo al cementerio viejo. Zapatoca Colombia

CAMINO AL CIELO
Es verdad,
Mi pueblo tiene un camino que conduce al cielo
Arriba está la imagen de Jesús 
Un mástil ensangrentado,
Un camino de rocas con nombres
Pedro, Juan, Lenguerke, mi abuelo
La historia que no se puede perder.
A lado y lado del camino
En éste viejo camposanto
Cada roca marca un destino
Y cada árbol tiene un escapulario.
Aquí solía leer algunas veces
Pedía a Dios dicha y fortuna
Doblados vamos por el camino
Para alegrarnos al llegar a la cima
Y agradecer ante gran hermosura.
Y de regreso a casa
Por entre pinos y corales
Se queda la imagen de María
Vigilante entre los rosales.
¡Vamos!, aquí por el desecho
Y corremos a casa esperanzados,
Es seguro que mañana
La mesa estará llena de bocados.
Un tío retorna de la finca, ¡mis primos!
¡Qué guapos han llegado!
Caricias y besos a un costado
Sones de guitarra, flautas,
Y asomadas en las puertas
Las viejitas de ayer que somos las de ahora
Vigilando los pasos de todos
Creyendo que los de ellas
No fueron vigilados.
Un vaso de leche en el camino
De vacas recién ordeñadas,
Bigotes blancos, eternas sonrisas
Escalón por escalón
Grada por grada
Como alondras de paso
A casa llegamos...
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 5/14

EL CENTRO


Paisaje. Zapatoca Santander.

EL CENTRO
Vi en medio del paisaje una pequeña llama, creí que era un incendio en el bosque provocado por alguien, pero fue mi amado pintor, antojado en conmover nuestro corazón, que dejó caer una gota de sangre de su costado, para regalar al bosque un pequeño sol que nos inundara de su amor. ¿o es una flor?, debe ser porque a pesar de la distancia, perfuma, ahora perfuma mi estancia.
Escucho el cantar de los mirlos, y de nuevo regresó ese divino sonido mientras creía dormir, la danza de las hojas me conmovió, al igual que un turpial tejiendo como el mejor artesano un moisés para sus bebés.
Un arpa escuchada pensando en ti, mi amor de poesía, guardándote en el centro como un sol que ilumina y llena de resplandor el mundo, para quedarme vestida y engalanada para una salida que tampoco fue.
Y llega la noche, a la vez con los aviones mutantes con espada, empeñados en robar nuestras flores encendidas, se agitan a mi alrededor cual si fuesen corazones malvados sin alma, pero con un sonido espantador.
Bailemos amor, éste segundo donde estamos tú y yo, cantemos como las aves mientras llega mañana, y de nuevo en su centro veremos el astro con traje nuevo, bordado en hilos de oro y seda de manantial.
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 5/14

ALLÁ


Mirjana Milanovic

ALLÁ
Conocí la fábrica del amor
Sólo luz y color,
La paleta del pintor mágico
Extendida sobre las aguas mansas.
Y conocí de su furor
Cuando rayos y centellas
Caían con majestad y belleza,
Y el hombre valiente
Ante Él se hizo grande,
Pues como grulla enamorada
Sus rodillas dobló.
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 4/14

UN ÁNGEL

UN ÁNGEL
Un ángel se ha posado sobre la puerta de mi hija Carolina, tiene alas gigantes y ante la luz parecen violetas recién abiertas en un jardín, un par de ojos azules vigilan desde ellas.
Dicen que los ángeles pueden transformarse en lo que ellos deseen, vienen atraídas por la luz, se desorientan para quedar atrapadas en nuestros propios miedos para ser injustamente condenadas y señaladas, son la buena suerte, y el temor huye, son la ventana abierta para que vivan un día más, y mi mano no será la espada para clavar en una tumba de icopor.
Mi angelito mueve sus alas como si fuesen párpados y se queda un rato más, como diciendo: Soy la fortuna que anuncia un cambio en tu vida, ¿por qué razón te asustas?, el miedo es un ancla que no te deja surcar el mar, debes soltar las amarras, sacar la hoz que aprisiona tu corazón, y la corriente suave bajo las enaguas del mar, te acercarán a un hogar ,donde los peces nadan dentro de luces mágicas y globitos de colores como si fuera una fiesta.
Un niño acaba de nacer, una hoja se cae y otra regresa como favor del Creador, una espiga muere y alienta a un hambriento, pero antes perfuma intensamente
pareciera una flor en su deambular.
¿Por qué tengo miedo?, siempre estoy asustada, no puedo cargar con tantas penas ajenas, pero ella mueve sus alas cual si avión mágico fuera, y dos antenas con luz propia indican que lo incierto es lo verdadero, y es sorpresa el día y la hora, por eso, un ángel me prepara para mi propio viaje, en su silencio me grita: ¡Canta, baila, ríe, llora!, hazlo ahora, porque mañana es un día incierto y el más feliz de tu vida, ¿no sabes escuchar el ruido del silencio?
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 4/14

NO LLORES/A Nelly Santamaría


Boats  Peter Barker

NO LLORES/A Nelly Santamaría
En cada sonido de ola
Diamantes azules pálidos
Bocas abiertas esperando un te quiero
Mis manos, las tuyas orando.
No llores, todo pasará...
Como el lago se volverá profundidad
Así tu corazón dolido se calmará.
Ven a mis aguas tranquilas
Aunque se agiten las gaviotas
Aunque la tormenta te asuste
Siempre te veo y estoy contigo
¿Escuchas el ave a tu puerta?
En el silencio te grito
En la música te inflamo
En el aire que respiras te respiro
En el sol de cada día te llamo.
¿Tienes miedo?
Ven acá, pon tu rostro dolido en mi pecho
Con mi herida sangrante sanarás
Mi nombre, sólo dilo en secreto
Que hasta ahí mi voluntad llegará.
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 4/14

BAILANDO






BAILANDO
Baila la lluvia al caer
Danza la hoja dorada
Baila la garza plateada
Y yo, ¿por qué razón no lo haré?
Baila la lengua al besar
Al corazón lo hace palpitar
Danzan mariposas que vienen y van
Y yo, ¿por qué razón no lo haré?
Baila la garza ante su altar
Un lago de profundo mirar
Y en el baile se abrazan sus alas
Y yo, ¿por que razón no lo haré?
Bailan mis cachorros al verme llegar
Sus ojos más dorados que el sol en el mar
La luz en un encendido coral
Y yo, ¿por qué razón no lo haré?
Baila un bebé en el vientre
Entre tibias aguas se moja
Salobres esperanzas por siempre
Cubren mi cuerpo de rosas.
Más luego, si mi danza termina
¿Para qué te acongojas?
Fue una danza divina la vida
Y el sol por igual nos arropa.
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 4/14

MI ZAPATOCA AZUL


Mi Zapatoca azul

MI ZAPATOCA AZUL
Y cambiaré el azul del mar
Por el índigo que bordea la montaña

Allá, donde anida la torcaz
Y se entonan himnos a la paz.
Caminaré por las rocosas avenidas
Un solo camino a La Cacica, patria mía,
Donde un pequeño árbol estará
Iluminando con flores amarillas.
Llegaré a la quebrada Zapatoca
Ya no me lanzaré desde las altas rocas
Si no que despacio me doblaré
Para escribir versos con las mariposas.
Y arriba del árbol más alto
Probando moritas de castilla;
Me arañaré con sus gajos
Y la sangre será bendición,
Las hormigas llenarán un tazón
Con lágrimas que caerán al pecho
Para llegar a Dios.
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 4/14

A MARACUYÁ


Imagen: Raquel Rueda B.

A MARACUYÁ
Tenía sabor agridulce
Volvieron los sonidos lúgubres
Y la noche de negro traje
Permitió ver divinas estrellas.
¡Estuvo bien, para qué!
Las manos parecían locas
Las piernas envolvieron el cielo
Y en tus ojos me perdí
Hacia la profundidad divina
De un profundo mar
Azul... muy azul...
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octdubre 5/14

ESTUVE ATENTA/A Zapatoca


Paisaje Zapatoca SS Colombia

ESTUVE ATENTA/A Zapatoca
Cada parpadeo, cada ruido
Hasta el croar de una rana
El chillido de un grillo,
El caminar de una hormiga con su carga
El doblar el camino
El buscar la orilla,
Y al cruce de la esquina sin miedo
Dejó el corazón de estar asustado
Terminé de caminar y llegué al precipicio
Pero de ahí no acababa todo,
Me crecieron alas fui cascada y río
Crucé el mar entre hilos de seda
Y la magia del pintor me conmovió tanto
Que regresé de nuevo,
Adiviné en sus ojos un alivio
Porque el paisaje se renovó
Y los temblores fueron carcajadas
Cuando a un lado del camino hojas doradas
Que se juntaron para ser lecho y abono,
Y arriba, más arriba del árbol más inmenso
Veía que la plenitud no estaba aquí
Sino lejos, más lejos del ruido
Cerca de los latidos donde inicia todo,
Penetrando  la profundidad del lago
Broté de nuevo, siendo manantial
Entre rocas y tierra roja, corriendo...
Besando al mundo,
Mientras Él se acercaba a mí
Con la sonrisa más cálida
Y el amor más inmenso que el azul del cielo.
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 5/14

EL DRAGÓN/A Zapatoca

EL DRAGÓN
Anuncia nube blanca
Que un dragón nos devora

Pero que en el cielo hay una fábrica
Donde todo se borra
Renovando las nubes el paisaje
Contentando al gorrión a su paso
Volviendo verde lo ocre del bosque
Y azul intenso al volver de la mirada.
El dragón blanco se vestirá de púrpura
Como una rosa después de la lluvia
Regalando aromas a mujer
Para jugar con ellos a querer.
Y al caer de la tarde
Dorado se volverá,
Haciendo conjunto con el mar
Rugirá versos blancos
Con espumas que bailarán
Siendo olas coquetas
Desapareciendo en la playa
Para al segundo, volver a cantar.
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 5/14



ZAPATOCA ES UN POEMA


Zapatoca SS Colombia

ZAPATOCA ES UN POEMA
Este óleo no necesita un poema porque él mismo lo es
Los tejados hechos de tierra roja son versos al sol
Y las montañas cubiertas de blancos cabellos
Son las ancianas que antes veían con miedo
Tras puertas partidas en dos.
Así es el cielo de mi tierra
Complacido estuvo el Creador
Lanzando pinturas frescas
Para que feliz estuviera de nuevo
Contemplando su magia
Entre sonidos de cañas al viento
Y perdices escondidas en su propio arrebol.
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla octubre 5/14

QUIERO IR


Zapatoca SS. Colombia

QUIERO IR
Quiero ir tras las aves del bosque,
donde el tiempo regala flores de colores
Y adorna el paisaje de lindos matices.
Quiero ir... donde el mar hace reír a las aves
Y el cielo es una poesía para un parpadeo
Cantando versos de amor entre pálidas hojas.
Abrir el pico para un blues
Parda gacela, rojo caballo
Gris paloma diciendo: te quiero.
Caminar entre rocas y escoger las más lindas
Un altar arriba de la montaña, abrazados
¿En el pensamiento podríamos parir hijos?
Serían estrellas pasando casi por el sol
Hojas cayendo en nuestro rincón
Encendida como amapola viéndote.
Iluminan tus ojos,
¿Te escondo en mis versos?
Sí amor, te atrapo en un ciclo de tiempo
Para que seas mío tan solo soñando
En éste teatro bonito de la vida,
Donde al fin seremos actores
De nuestra propia comedia.
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, octubre 5/14