domingo, 31 de julio de 2011

QUIERO UN BESO TUYO (1)

Publicado pors en julio 31, 2011 en 8:10pm 


UN BESO TUYO (1)


Ven amor mío, sigo con el cuento.
No te afanes por más, tranquilidad,
mientras la música inventada suena
y seguimos alocados con los mismos temas.

Acércate un poco y danzaremos los dos
piel a piel, pecho a pecho, 
sin pensar en el mañana
viviremos éste momento en silencio...

Quiero decirte que te quiero, es una realidad...
Aunque los versos no te lleguen, 
ellos nacen de un alma enamorada que no miente.

Hoy eres la musa...
Ven, acerca tus labios a los míos,
un beso que muerde, anhela y desea.

Mueve suavemente tu cuerpo al son de la música
sin creer que es fantasía.

Es mi verdad:  ¡te deseo!... cada segundo que pasa,
cada oración desde mi ventana.

La música suena, olvídate del mundo...
Ven, entrégame una caricia nueva, o tan sólo un beso
que nos haga divagar en fantasías,
que nos entregue a éste instante pleno
donde tus manos están en las mías...

Mi lengua con la tuya son fuego,
el vértigo que desciende desde mi corazón
y la lluvia de cristales que bajan,
cubren mi llano y se deslizan  suavemente
hasta deleitarnos los dos viendo el amanecer
con otro beso mojado en lenguas calientes...

¡Ven amor mío...!
Danzaremos con un bolero suave
sin imaginar nada más... ¡relájate...!

Disfruta el momento,
es único y te lo ofrezco.
Así ofrecen las selvas vírgenes una flor nueva
en tanto las primaveras de nuestro tiempo se desgranan
sobre suaves pies que se juntan entre los humedales,
y entre los jagueyes donde retoza la vida.

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio 31/11

CACATÚA ROSADA (2)

CACATÚA ROSADA/A Rafael Martel (2)


Sobre un envejecido tronco te posabas
corazón de rosas encendidas...
Ojos negros, corola enardecida,
alas abiertas al amor de tus divinos días.

Un cacique me pareces
enamorando cuanta lorita pasa,
más de rosa te vestiste en la mañana
para danzar con esas bellas damas
que se posan suavemente
sobre perfumadas ramas.

Más en el atardecer
De nuevo extiendes tus divinas alas,
 y un beso de mi corazón te envío.
Eres el ave entre nardos perfumados
y por ellos te derrengas consentido.

Y con la luna roja silencias
y miras extasiado y sin mentira...
¡Oh!... dulce amor desde tupidas ramas,
ven pronto a sanar viejas heridas
y a endulzar mi vida con tus flamas.

Si otra vez el sol de la mañana te despierta
y de nuevo tus plumas y tus charlas...
 ...  mi corazón amado
alegras al hombre que te llama
y te enseña palabras por ti grabadas
en el púrpura y pequeño corazón
que por siempre te engalana.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, 31/11




TE BUSCO (3)

TE BUSCO (3)


Hablar sobre otros temas es imposible mi amor,
sigo en tu búsqueda desde la soledad que me acompaña;
en la tristeza que agobia día a día, mirando lunas encendidas,
donde las estrellas son ajenas a mi sentir, y su brillo hermoso,
besa las flores del desierto con su toque enamorado,
y las gaviotas se arrullan en sus vuelos de cánticos agudos...

Lejana siento esa fantasía, cada día más se aleja...
Me siento perdida y mi corazón adivina los nubarrones grises,
el huracán sobre mi tejado que arranca sin dolor mi vida
y se eleva soberbio y arrogante, 
dejando mi alma entristecida.

Te busco, más no te encuentro...
Miro pasar los días, todo es silencio...
El corazón se encoge y palpita lento.
¡Sólo son vanas fantasías! ...
¡Sólo flores deshojadas!.

Te adivino en todos los lugares a mi lado,
con un beso suave sobre mi boca
te abrazo, la brisa son tus manos,
tu boca un aliento perfumado a vino,
a un suave vino que me tomo y me enajena,
pero al despertar, un temblor ligero 
me advierte una vez más, que sólo embriaga...

Te busco en las olas del mar que nunca ven mis ojos...
En las imágenes de mi computador 
esperando tan sólo un mensaje tuyo,
un anuncio que advierta de tu amor por mí.  

Te anhelo en la brisa que trae un nuevo aguacero,
en los rayos que parecen penetrar mi piel,
que me arrinconan asustadiza y sola,
 y mientras todos salen a disfrutar placeres de la vida
la silla pareciera regalarle una sonrisa mustia
a las piernas que le abrigan sobre una suave manta.

Cómo no he de buscarte amor mío,
no puedo escribir lo que no siento...
Tal vez ésto sea la musa que me anima:
pensar en ti en cada momento,
suspirar por tus labios con olor a menta
a chicle fresco, y posarme por siempre
en el cristal ido de tu negra mirada.

Te busco mi amor... ¿en dónde estás?
No le alejes que mi vida pronto ya no será,
se han roto los cristales sobre mi piel
y mis heridas son hondas...¡pronto me alejaré!

Es un mundo cruel, indolente en donde busco nada,
un amor imposible se aleja siempre,
un cálido abrazo entre nubes grises 
se mezcla con el huracán nuevo cada día,
que se posa altanero y fuerte
sobre mi entristecida estancia.


Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio  31/11

¡A TODOS LOS PRESENTES! (TRADUCCIÓN)

¡A TODOS LOS PRESENTES! (TRADUCCIÓN).



A todos los presentes en la página, poner mucha atención...
Albertinaaa!, Luz de Luna, Daniel, Luis, Benjamín, Kikeeee!
también siéntense Yabel, Gabrielaaaa!... jajaja!... convocados todooosss!
la reunión es muy especial... aquí todos hablarán en lenguas
se abrazarán y se perdonarán...

Que venga también a la reunción Betooo!, debe venir Eileeeennn!
sus amigassss! todos deben  sentarse como flor de lotoooo!
cerrar los ojos, no pueden mirarse ni reír... no pueden mirar de soslayo...
nadie puede cogerle nada a nadieeee!... Daniellllll ojooooo! lo estoy viendoooo!
Luissss! no se  ríaaaaa!... también deben venir los de oriente y los de occidenteee!
los de todos los blogs a ver como nos reunimos aquí a pensar ....

Los que voy a nombrar organícense bien a la izquierda, cerca al ¡gordito ese sí!
el que tiene el pañal de bebé gigante, se quitan todos la ropa y no se miren los chitos
y las damas mucho respeto con estar ojeando lo que no les perteneceee!
todos se colocan el hilo dentalllll!... listosss... Ricardo los hilos están  en ese tanque
Paty, las Beatriz todas, Aldo, Azul Plata el de morado es el mío que soy la flor de lotoooo!
Cañandonga que acaba de llegar si no se puede colocar hilo quédese así que no se le ve
nadaaaa!, Cesar, Doncel,El Nabí, Estela, Josué se acomoda cerca a Luis, Julio,
Maria Gloria, Vanessa, la niña bonita esa chiqui Marly cerca a la abuelita , Miguelito
busque otro puesto que no sea cerca a las viejas, y Yolita que acaba de llegar de Colombia
con el piquete de morcillas y papas se hace cerca a mí que también soy Colombiana!
acaba de llegar Myriam ya ella viene con el desnudo pero por favor que los caballeros
no la miren ya todos la vimos por las redes! acabó con todas las cuchillas de afeitarrrrr!


A todos los presentes deben tener en cuenta que faltó mucho personal..
y  la traductora no alcanza a copiar todos los nombressss!
aquí se está riendo Marisaaaa y ella no puede hablar en el momentooo,
algo le dice de un desnudo a Elsaaaa!, y también comentan algo sobre
un poema maloooo!, dicen que Sheila ha perdido la inspiraciónnnn!
y alguien se enoja muchoooo!... dicen que no se tomen todo el brevaje
porque falta mucho personallll que enciendan las velas y empiecen
a brincaaarrr... que tengan cuidado con las paredes no se vayan a golpear...

Se quieren agarrar de las mechas un par de viejas que están aquí...
la una le dice a la otra que el novio de ella es de ojos de ganso
y la otra dice que es el de ojos rayadoooosss!....

Benjamín se enoja un poco porque se han tomado todo el brevaje
a él no le dejaronnnn!.... no le dejaroooonnnn! y entonces llegan mis amigos
todos los que están en mi página y se forma una trifulca tremendaaaa
porque nadie entiende a nadieeee! y se agarran  a trompadaaasss!
y entonces aparecen los jefes y dicen que ya está buenoooooo!,
y llegó Jorge Omar y puso ordeeeennn y sirvieron en vez del brevaje
un poco de guarapo con chivo que trajo Sheila desde Colombiaaaa!
pero Kike se lo quiere tomar todooooo!.... jajajajaja!....

Lo que pasa es que la reuniónnn es para hablar sobre el mundial de fútbol
que en Barranquilla están muy contentos y todos vamos a orar para que todo
salga biennnn y sean campeoneeessss... ¡aeeeennnnnnn!

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 30/11.


NO HABLAREMOS DE AMOR (4)

NO HABLAREMOS DE AMOR

NO HABLAREMOS DE AMOR (4)

Cual ave de paraíso me disfrazo;
repara en mis besos,
en las miradas que te envío
desde mis bosques sombríos
en donde la lluvia no llega,
 los abrazos se esfumaron
y reposan sólo flores muertas...

Te invito a caminar conmigo...
No hablaremos más de amor,
se cansan los poetas
sobre las repetidas flores de un mismo color.

Miraremos al horizonte tomados de la mano,
mientras con mi mejor traje,
trato de seducirte disfrazada de ave del  paraíso

Observaremos en silencio
volar las garzas por el cielo azul,
anunciando cánticos al Creador
en medio de nevados azules y blancos,
extendidos por el mismo cielo
que ven tus ojos y los míos.

Prohibido hablar del tema tantas veces repetido.
Vislumbraremos los lagos y sus cuencas
adornados por el verdor de las montañas,
y escucharemos el canto del ruiseñor...

Seguiremos tomados de la mano...
Sentirás mi tibieza,
¡no lo prometido!: no hablaremos de él,
¡es una palabra prohibida!

Una monarca distrae nuestra mirada,
de aquéllas que anidan en tus bosques
y se besan en tus ríos;

lentamente sale del capullo que la mantenía cautiva
y extiende sus alas divinas a la vida,
despierta con una mirada nueva...

Divisa con sus pequeños ojos las cascadas...
Desde los grandes cerros,
advierte que en efímero día todo será de ella
y vivirá feliz, 
danzando por entre las más divinas flores.

Será acariciada por la brisa mañanera y besada por el sol...
Más no hablará de amor en sus silenciosos y cortos vuelos,
mientras, dulcemente se entrega sin pedir nada,
sólo perpetuarse en otras miradas y otros cielos.

Me tomarás por la cintura...
Mirarás mis ojos en los tuyos,
tus lágrimas son las mías...

El calor de nuevo sobre tu piel ya empapada de olores
que traen las brisas desde los morichales,
olor a lirio del campo, y miles de aromas olvidados...

Subirás un poco tus manos por mis pechos,
en una caricia nueva y exquisita,
mientras seguimos un poco más reposados sin decir nada,
nos posamos sobre un envejecido tronco muerto,
que cumplió su ciclo.

Ésta vez escucharás un leve gemido,
más el amor está prohibido,
no lo olvides corazón, /fue una promesa...

El tronco no resiste tempestades...
El huracán acaba de llegar como una gran tromba,
toma todos mis sueños y los deja entre tus brazos,
fundidos como uno solo, y ésta vez es una entrega ...
Más de amor no se habló.

En aquél pastizal dorado me entrego de nuevo
sin reservas,
olvidando vida mía las palabras esculpidas
en un árbol que yacía a nuestros pies,
con la seguridad de que el amor no existe,
fue sólo un paso de nube gris en mi camino…

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, julio 28/11






DIAMANTES DE FUEGO (5)

DIAMANTES DE FUEGO...



DIAMANTES DE FUEGO (5)

Hablaré de las miradas idas,
 de las pieles oscuras y martirizadas;
de manos cazadoras y de amantes 
enlutados sin una luna nueva...

 Diré que sus sonrisas tristes están en muchos corazones...
Látigos resuenan en medio de la oscuridad...
Dragones de fuego descienden con soberbia en sus miradas,
desde barcos enormes donde las cadenas y la ambición esperan...

Cada mañana y cada noche aparece uno nuevo en tu horizonte...
Cada golpe sobre la fragata olvidada, barcos que se hundieron
llevando consigo la vida, la libertad por siempre entre pastizales
y el alma viajera que vaga sin tiempo ni fin, en otros territorios usurpados...

Retrataré miradas desde los cerros oscuros, escondidos cerca al león
donde sus dientes no lastimaban, compartían los mismos senderos,
ahí el grito y el quejido del lobo, desde sus escondidos territorios
eran siempre sus bellos compañeros.

¡Cómo no hablar de la sangre que corre por mis venas...!
El color a tierra me llama, el quejido moribundo de tu boca,
la sangre que corre me aniquila y me hace inventar un verso nuevo...

¡Oh! gritos de horror escucho mientras corres con tus largas piernas,
quieres ser una gacela en vuelo, y ellos; con sus dagas te clavan y te inflaman,
sus gritos son atronadores, vociferan más no comprendes, pero sientes miedo...
Un miedo que hace palpitar tu corazón sobre el desierto de amor,
inundado con tus penas...

El tambor es tu corazón, esas lágrimas son tu sangre; tus manos son las mías...
Tus descendientes son los míos, los látigos continúan derramando tus vertientes
y los diamantes de sangre siguen tras tus huellas... tus tristes huellas,
dejando nuevos senderos malditos, llenos y  plagados con tu dolor.

Cómo no hablar de tus pechos caídos... /los que dejaron de amamantar.
Madres lejanas, abuelas soñadoras con el canto del pavo real sobre tus lomas
con el gemido del jaguar y el corretear del mono sobre tus llanuras,
y el beso del cocodrilo sobre sus crías diminutas, que protegía dentro de sus fauces...

Sangre de fuego son tus ojos que me miran,
mientras corro y vuelo para llegar a escribir por ellos,
para dejar una huella eterna en los corazones que vienen,
más aún los tiempos no cambian,
otro dragón de fuego nos consume y nos envenena:
el dragón de los tiempos del dinero que todo lo acapara...

Vienen otros pensamientos,
otros poetas que pintarán la sangre de colores
hablarán sobre los horrores y dirán que ésto es poema,
más sobre tus plantas heridas y martirizadas,
las que humillaron a nuestra raza
y las que pisotearon y aún lo siguen haciendo,
de ellos, ¡qué poco se habla ya!
¿A quién le importa un bello rostro negro, pintado de rojo color?

¡Ah! sonrisas divinas que se retratan en semblantes de nuevos colores,
dientes blancos y hermosos sobre pieles oscuras,
rayo de sol que no te quiebra:
¡dame un beso de tu boca!, tu linda boca negra con sabor a miel,
aquí dejaré un poco de mi amor por ti.
mientras saco una daga que me atormenta y aniquila...

Aquí está el depredador de siempre sobre tu lomo fino.
A la carrera seguirás entre los espinos del camino,
los gemidos alcanzarán la gloria de un Dios que te miró,
una luz divina que se ocultaba contigo y se martirizaba a tu lado
con los dragones que casi acaban con la estirpe más hermosa,
con la mirada oscurecida y bella del diamante de fuego negro.

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio 28/11


HOJA DE PARRA (6)

HOJA DE PARRA (6)


No quiero silenciar mi voz, y es casi un ruego.
Cual hoja caída y pisoteada me siento,
pero ella en medio del dolor de su partida
ha nutrido y ha dado alimento.

Como hoja de parra caída
con lágrimas del cielo,
aún reposada en sus efímeros instantes
agoniza sin pesar de los amantes
que por ellos derramó su fuego.

Sus tristes flores convirtieron
en dulces uvas de la vida,
ricos vinos sobre labios de mujeres,
brindis majestuosos de los reyes
y copas con sabor a tierra de otros seres
que supieron convivir con sus espinas.

Hoja de parra sólo eres...
Abonadora en desiertos corazones
donde el amor no tiene cabida,
más sí los placeres
de un brindis de tu boca y de la mía
y una lágrima descansada en sus laureles.

Triste momento que recojo,
ya no son lágrimas de agonía las mías,
son pesares del sentir ajeno,
donde se mutila al cantor y al poeta
sin un brindis con sabor a cielo.

Triste hoja pisoteada,
has abonado sin querer muchos terrenos,
has entregado tu vida por otros,
y en el canto del campesino entre tus ramas
estuvo un ruiseñor brindando sus amores
y una gaviota emprendió su raudo vuelo.


Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio 28/11

ANTES DE TI (7)

ANTES DE TI (7)


Antes de ti no había invierno ni primavera,
sólo existían otoños y veranos;
mis pensamientos no tenían un fin
y los paisajes los pintaba lúgubres y enmohecidos
con  rostros siempre  pálidos
que parecían rosas blancas.

Antes de ti
nunca había visto a la luna como la miro ahora.
Me sonrojo en silencio desde mi ventana
y un calor exquisito me inunda, me inflama...

Nunca veía un atardecer ni un amanecer,
los mustios días se perdían conmigo 
en largas e interminables horas
con los quehaceres repetidos una y mil veces
entre gritos y ultrajes sin fin,
entre vejámenes, /sinsabores de la vida...

Las noches eran grises,
más oscuras y más eternas...
Mis lágrimas regaban mi almohada
y mis gritos eran silencios;
mis reclamos eran miradas tristes y nubladas.

Hoy mis amaneceres  son de un sol radiante...
Las primaveras se besan con él y me suspiran;
las aves entonan cánticos nuevos cada vez
y te imagino dándome un beso entre sus ramas.

Creo que eres el cantor posado en mi ventana,
sus cánticos son besos de amor que me hacen feliz
y me dicen que si no estás aquí
con el llamado de mi alma hasta tu distancia,

mis pasos idos regresarían
sobre las mismas madrugadas,
y mis ojos morirían opacos y tristes
sin tan solo una mirada tuya
desde tu jardín lleno de violetas encendidas,
donde los cisnes blancos me anuncian
que estarás aquí siempre,
junto a mi corazón...

 Nunca más estaré sola,
vendrás en la noche,
te meterás  en  mis sueños,
desde el amanecer
hasta que la luna se oscurezca,
me bese con sus rayos
y me anuncie que eres tú,
el beso suave sobre sobre mi blanca piel
junto a la tuya, imaginada...

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio 28/11

¿PORQUÉ ME LLAMA LA BRISA? (8)

¿PORQUÉ ME LLAMA LA BRISA?

De nuevo me pregunto: ¿porqué me llama la brisa?
¿El viento, qué embrujo tiene?... 
Es la vida que se empeña en cada rincón
aún contaminada por ellos, 
la respiro, la absorbo, la siento...

Me elevo nuevamente, no lo puedo evitar,es mi esencia...
Los cerros me llaman con un agudo grito de libertad
y así, con la mirada perdida agudizo mis sentidos,
entrego la serpiente que traigo para ellos y retorno de nuevo.

Son versos gastados, obligados; los cascos resuenan por la selva,
ante la asustadiza mirada de la ardilla 
que se esconde cual porcelana dentro de la espesura, 
con tintes coloridos y con espejos de cantos,
de sonidos maravillosos que a veces me asustan.

Tomo un poco del agua azul que bajó del cielo,
en donde las garzas enamoradas se guían suavemente
y observo cada detalle, cada flor de primavera, cada mirada,
todo me parece un sueño y estar viviendo en él...

Aún la magia no termina y mis  momentos siguen aquí,
la música de hoy tiene esencia a eucalipto fresco,
la vida se mueve, cambia, se renueva con cada ciclo;
cada estación aligera los movimientos de sus cuellos
y sus miradas se buscan, entonan cánticos frescos,
y se elevan hasta el cielo teñido de rayos de atardeceres...

Es el llamado del amor y su retorno será entre cánticos...
Llenarán  los estanques de juventud y vida,
de besos entre primaveras y retoños que aún respiran
un aire  contaminado, y aún caen suavemente sobre las aguas
que los dibujan felices  con un amanecer radiante de sol.


Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio  27/11.

MI LUNA (9)

MI LUNA (9)

Luna, mi luna divina y consentida,
cómo no hablar de ti siempre,
decir que me anima una lágrima hasta tu ocaso,
que eres muda y silenciosa,
testigo de todos nuestros dolores,
de los fracasos que nos llenan de nostalgia,
y de las alegrías buenas...

Cómo no decir que te clavas en mi corazón y que llenas mi ventana,
que tu luz ilumina siempre y me hace hablar de amores, de calores.
que la fantasía me la inspiras, pues eres la diosa del tiempo,
eres mi horóscopo y la sangre que corre por mis venas...

¿Quién se oculta en la noche sin antes enviar una mirada hasta tu cielo?
¿Qué necio no ha jurado amor eterno ante tu estampa?
¿Quién no te ha enviado besos con un "te quiero", interminable?
Eres musa, eres poesía, eres en la hamaca de Yabel,
la consentidora de los poetas y de los búhos de la noche.

Cantora interminable de versos sobre las azaleas y sobre los ojos que mueren,
con nuestro cantor alegre y sus danzas enloquecedoras que hoy no están,
el Joe Arroyo tan amado, perdido y lejano en tus estrellas.

Cantaré día a día, sin el precio de olvidar tu sinfonía
que baila cumbias alegres junto a las tortugas
que arman orquestas entre las rocas
que en los acantilados se abrazan.

Siempre estás ahí, eres un recuerdo ido y triste,
vívido en mi corazón, lleno de promesas incumplidas,
pleno en lágrimas sobre nubes grises pasajeras
que van y regresan, enfrían mi estancia
y opacan mis ojos con un suspiro nuevo...

Luna, luna de los poetas y de los ruiseñores;
el búho canta sus amores desde el campanario abandonado
y se posa lánguido y triste con sus ojos abrumados,
mientras me adorno con una lágrima nueva y un suspiro
y elevo la mirada poseída, perdida...,
entre una lámpara callada que me mira
y duerme cálida dentro del azul mar.


Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio  27/11

A ELLA (10)

A ELLA (10)



No hallé otra melodía más triste para ti,
soy piel de todas las estaciones de la vida
suave y arrugada con el tiempo 
tras el toque de mis manos
y el hurgar ruin de las ajenas.

Piel martirizada, amada piel rugosa,
esta melodía para ti, mi amada, mi consentida
tantas veces acariciada, tantas veces ultrajada,
donde se reposaban globos de colores,
pastillas que me hacían retozar con alegría...

¡Hasta el llanto compungido,
y la ira que me hace lastimar y humillar!

Mi amor divino,
cuántas veces despierto por ti,
duermes a mi lado bajo mi almohada,
dentro de mi bragueta,
absorbiendo las esencias del corazón...

Retazo de un calor vacuno, equino o felino...
Muerta estás entre mis manos, mi alcahuete consentida,
mi inventario mañanero, contador de historias secretas,
eres la musa que me alienta a seguir día a día,
la que anima a las mujeres de cualquier esquina...

¡Amante mía!... ¡preciosa mía, cara mía!
Te amo más que a todo lo que existe,
eres mi razón de vivir, el grito mañanero,
el azote temprano y la queja diaria...

Cómo no hablar de ti mi confidente...
Eres mi alcancía intocable, la razón valedera,
guardas mi pensión sin decir una sola palabra,
siempre callada, humillada...

Eres mi  piel arrugada
la razón por la que me voy a quedar solo,
ya nunca más te abandonaré
 mi diva consentida...

¡Que ella se marche lejos de mí...!
Pero a ti, mi amor divino,
¡nadie te ha de tocar!,
pues eres todo lo que tengo,
y lo que guardas es lo que anhelo...

¡Billetera de mi corazón!:
¡Por ti muero!..., ¡por ti suspiro!

Si por alguna razón 
ya no guardas mis secretos,
compraré una nueva,
¡no me crean tan bolsón!


Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio 27/11

PINCEL DEL AMOR (11)

PINCEL DEL AMOR (11)


No puedo dormir,
las noches siguen siendo las más cortas,
no deseo cerrar los ojos
pues le estaría robando tiempo a mi tiempo,
el que diseñaste para mí...

Escucho de nuevo la melodía
que dejaste en manos de un diseñador de amores
y me pierdo en mis fantasías
con las más hermosas flores
que aparecen ante mis ojos
mientras la música me besa y alienta
y  me lleva por paisajes impensados,
donde tu mano divina y tu pincel mágico,
han creado obras fabulosas para que las disfrute.

Sigo al ritmo de un árbol desmadejado
que ahora atrapa sueños
en medio del rojo color disuelto con los azules,
el amarillo y el blanco se besa con el café,
parecen marejadas llenando de amor la  vida...

El verde se ha extendido es una playa,
el rosa y el violeta de tus flores del amor
han de ser entregadas
y llenarán corazones ávidos de sentimiento,

Camino despacio por entre tu magia
y mientras observo extasiada
y levanto mis brazos al cielo,
quiero agradecerte por éstos momentos,
por el regalo de la juventud  y el de mis años viejos.

Por mis ojos que pueden aún ver,
y el de tu sol radiante,
el de la lluvia sobre una pequeña hoja
y cada gota de rocío, cada flor,
cada nardo en el camino,

Esa lágrima caída sobre tus dorados,
que alimentan mi espíritu
y me dicen que sin ti,
la vida no es nada
y que por ti,  lo es todo.

SHEILA
B/QUILLA, JULIO 27/11.

TAMBORES (12)

TAMBORES



TAMBORES (12)

A una orden de mis ojos, 
inició la danza de la vida.

Cada mirada era una fantasía nueva,
 mientras todos en un ritmo vigoroso
se entregaban a los mismos placeres que buscamos
y la creación hermosa, dibujaba todo de colores...

El espacio se iba llenando de las más hermosas flores,
 árboles, lotos en sus lagos, ocres espigas en sus llanos.

Mariposas miles danzaban a ese ritmo, que jamás acaba,
y las vertientes bajaban del cielo ,
todo era cristales valiosos.

Estoy extasiada, la mirada de oro se perdía,
mis ojos eran cristales idos, ¡qué belleza!, ¡qué gran amor!
La magia del Creador estaba ahí y aún no lo creía.

Cariño mío, acompáñame en ésta danza de amor.
Quiero estar contigo mirando el mismo cielo,
me embriaga  el calor del sol y extiendo mis alas...

Los dos en la misma rama,
tocados por los mismos instintos...
Extender el vuelo y explayarnos tranquilos,
sin miedo al peligro.

Besándonos con el azul del cielo
cada imagen impactante y maravillosa,
con su verdor distinto y cada mirada asustadiza.

¡Suena tambor!, aligérate en mi vientre ...
Entrégame la dulzura de tu son cual fuego ardiente
mientras ellos, los invisibles, 
tocan otros sones para nosotros
y agitan con velocidad sus manos.

Probamos un poco de las ramas que los enloquecen
los pierden en el infinito y los hacen danzar,
saltar por los aires imaginando ser libres...

Danza divina de mi vientre con el tuyo...
¿Qué más quieres?... /ya lo decía que me ofrezco.
¿A quién no le gustaría probar mieles ocultas?
¿Quién no desea vivir a plenitud efímeros momentos?

Así como los viven las mariposas en un día,
se entregan con felicidad a disfrutar, a danzar 
a recibir y entregar con el ardor y el disfrute
de la vida que se apaga con el silencio del tambor,
que deja de sonar si las manos se funden,
entre gritos de placer, sobre blancas nieves.

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio  26/11

TU PIANISTA (13)

TU PIANISTA (13)



Amor mío:
hoy quise hacer una melodía para ti; 
mis dedos se pasean altaneros
sobre tu piel descansada, 
con olor a pino silvestre suave y delicado...

Cada tecla movida con la avidez de mi pasión 
para que encienda el motor fundido,
y me digas suavemente que el teclado de tu corazón 
anuncia una tormenta por mí.

Me adorné con mi mejor traje, 
el que tenía escondido en mi closet y estaba enmohecido...
Me adorné los labios para ti, 
con el mejor carmín encendido, 
me perfumé con las esencias más finas,
/las de un corazón herido y olvidado... 

Las manos acarician cada palmo 
de un piano que es tu cuerpo;
marionetas de colores diviso 
al movimiento ágil de las mismas 
sobre tu rostro, tu pecho...

Regreso a tus labios y me pierdo 
con una melodía exquisita, 
con todos los acordes, 
toda la música creada por mis sueños
que se vuelven poema a tu lado, 
con la partitura exquisita de un cuerpo ardiente,
donde están todas las notas que mi corazón añora 
y todos los sentimientos de un poeta.

Eres la melodía nueva en mi alma, 
danzo contigo con mis fantasías, 
soy tu musa y tú eres la mía,
y me desenvuelvo sin mentira 
en un mundo mágico creado para los dos, 

en donde no hay engaño,
y las frases caen como arroyo desbordante 
que aligera mis manos y me hace danzar 
en medio de soles que van y vienen
desde la primera nota hasta la última,
 terminando al fin en un "te quiero"
con el piano de tu cuerpo absorbiendo el mío.

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, julio  26/11

TU ALAMEDA (14)

TU ALAMEDA (14)


Hola mi corazón, no sabemos las primaveras ni los senderos que nos conducen hacia el amor, oh!... amor hermoso que te escondes en enramadas ajenas, pero que me hacen suspirar y decir una vez más que nacemos libres y que mis alas extenderé hasta el cielo de ese amor de mis ensueños...

 Cuando llega un beso de mañana sobre todos los que se han ido,  la aurora de tu tiempo te señala una nueva caricia perdida en tus primaveras, si en tu espacio que creías solitario llega un colibrí a tu ventana y te dice lo que creías olvidado...

Si entre tus penas y gemidos ha brotado una nueva flor aún en tus otoños, y tus ojos divisan otros ojos, y tus brazos tocan otros que te esperan, si a pesar de tus dolores y angustias, aparece de nuevo en forma de gaviota en tu estéril camino...

Si con tus anhelos que creías lejanos y un corazón piensa igual que el tuyo, un poema nuevo nace cada día, una ilusión despierta con el canto de las aves, y la brisa que te llega no huele a pesares, ni las rosas tienen espinas, ni los cactus te envenenan...

Si nadie se burla de ti, ni de tus escritos; ni hiere un corazón que vive de ilusiones, y  ves que las primaveras pueden ser eternas y las traiciones consentidas no se olvidan...

Si mis palabras tocan un alma gemela que retoza con la mía, que me envía sus versos y los engalana con su hermosa voz, y le pinta castañuelas y pepitas coloradas, y  el rubor aparece otra vez en mi rostro y me pinta con una nueva alborada de ilusiones...

Cuando al fin, otoño nuevo, primavera nueva, brisa perfumada con olor a pino, retornas  a mi estancia olvidada, así un beso anhelante espera por el mío a través de tus palabras...

Comprenderé, que siempre estabas ahí, mi sol naciente, que esperabas mi sonrisa de primavera y me enviaste al ruiseñor a mi ventana, cantor de amores y de poemas, en anhelante espera mi corazón te llama, y mis besos de fuego entregaré junto a las ramas de mi alma, que por ti esperan.

Y te dejaré la sonrisa que me faltaba, el poema cada vez renovado, la fantasía que ya no es, y la tristeza de verte  en la llanura y no poder tocar tu piel, ni poder entregarte mis pétalos, ni el amor que he consentido para que llene el espacio torturado y abandonado por siempre.

Más el abono de tus palabras llegó, ya no importan pareceres ajenos, ni importan lazos mal amarrados, ni importan quejambres antiguos, me importa el panal rico en amores que me entregas y que recibo con un toque de mis manos y  mi abandono silencioso  en tu oscura alameda.

SHEILA
Barranquilla, julio 26/11



EN TU ALAMEDA (15)

EN TU ALAMEDA (15)



Mientras terminé un hermoso poema, 

desaparece ante mis ojos, triste quedo 

¿quién maneja las redes, quien roba mis amores?


Se esfumó ante mis ojos y no recuerdo ni las palabras, 

sólo recuerdo que aparecieron nuevas primaveras 

que creí perdidas en mis otoños tristes,

que ya no tienen espinas mis rosas 

y que mis cactus ya no envenenan.


Comenté que ya nadie se burla de mis escritos, 

que sólo escuchan y adivinan,

es mi corazón de fuego el que los anima 

y es la tristeza de que estés y no pueda verte.


Decía que eres mi beso nuevo, mi abrazo soñado...

Que las palabras que nacen de tus labios me enardecen, 

que tu cuerpo de toro bravo me hace esbozar una sonrisa 

y que me arrojo con valentía ante una mirada tuya.


También hablaba de lo olvidado, de las traiciones consentidas, 

aquéllas que están ahí, que ya causaron todas las heridas, 

que no me importa el pensamiento ajeno, 

sino la miel de tu rico panal casi inadvertido, 

y tu boca suave sobre un néctar seco 

extraído de la uvas de tu alameda.


Casi lloro por la pérdida de mi escrito... 

Pero las palabras renacen y son más nuevas.

Te diré mi amante bello y escondido,

que mis alas vuelan hacia ti en éste instante 

te besan y se entregan aunque no las veas.


¿Cómo escribiré sobre mis poemas usurpados? 

¡Ay amor!... ¿quién se roba mis palabras? 

ya no me faltaba más nada,

sino que usurpen mi pensamiento, que roben mi alma, 

y que alguien firme por mí, hablen por mi amor 

y se olviden hasta de mi muerte.


Más ya nada importa,

recibo un regalo hermoso en palabras bellas 

suspiro suave sobre primaveras olvidadas, 

beso señor la ricura de tus versos 

y me entrego como lluvia sobre los pastizales.



SHEILA 

JULIO 26/11


Y me acaban de informar de la muerte de Joe Arroyo... 

ESCUCHO (16)

ESCUCHO (16)

 Aquí  estoy sobre la misma roca,
escucho el trino hermoso de mi ave consentida,
mi corazón se agita, el alma se alegra y entristece,
mis manos levanto hacia  ese cielo tuyo,
al paisaje que miras y hacia ese pájaro perdido
en esos sueños y  paisajes, visitados en los mismos.

¡Amor hermoso, eres el nacimiento de un arroyo nuevo!
Beso de primavera que se esconde  entre enramadas
aquéllas ajenas intocables, vistas por tus ojos... mis ojos...
tu preciosa voz que me acaricia desde el amanecer,
el ansia que se aferra de una mirada audaz
que te mira desde aquí y se queda en la tuya
para extender luego tus alas
que son el abrigo a tanta espera.

Triste fantasía inalcanzable, caminos inciertos de la vida,
besos de melancolía donde el ardor se pierde...
Las promesas ocultas de los amantes son fuego,
en cenizas convertidas, que viajan ligeros con el viento
y con el ardor y el beso de las palmeras, 
llegan a la profundidad  del silencio hasta llorar
y hasta éste amor que nace, cual rayo de sol que fulmina,
agitando al amanecer para nunca morir.

Te diré "te quiero" /es un gemido repetido...
Un abrazo cálido que se funde y que no apagan brisas
no extinguen huracanes tan inciertos como la vida misma,
y como el fuego de mi corazón que escucha tu voz
soy una melodía en entrega silenciosa
con un  beso que no termina,
con una flor mañanera que llega
que anuncia que el sentimiento verdadero no se extingue,
ni las auroras, ni el arco iris de mi corazón en el tuyo.


SHEILA
Barranquilla, julio 26/11

LLOVIENDO (17)

LLOVIENDO (17)


Rayos de tus ojos
temblor de labios
vértigo de colores:
me embriago en tus caricias.

Cae lluvia fresca
eres un beso mañanero
sobre mi temprana flor,
convirtiendo en diamantes sus pétalos,
mientras me abrazas nuevamente,
y ellos se abren húmedos
para ti al ritmo de la música.

Llueven abrazos de lluvia
que se desvanecen en arroyos
que nutren y renuevan...

Besos, humedad, calor...
Nuestros pies no quieren terminar,
la danza apenas empieza
y tu boca nuevamente sobre la mía.
Abrázame corazón hermoso
mientras la música suena...

Nuestras piernas se juntan,
Nuestros brazos se rozan,
la lluvia y los relámpagos no cesan.

Cierro los ojos y me ilumino...
Es un rayo nuevo que acaba de penetrar
y mi piel candente y amorosa lo recibe...

Junta tu cuerpo al mío...
Quítate las vestiduras y deja que la lluvia nos bese
que los relámpagos nos iluminen
y que la magia del amor continúe...

La fruta húmeda y apetecida está ahí,
roja y encendida, mojada  y frágil
abrió sus pétalos para ti.

Ven mi verde corazón con olor a hiervabuena
riega de nuevo tus perfumes dentro de mí,
mientras la tormenta me anuncia
que la música continúa,
el ardor se calma
y el rocío enfría tal pasión.

Dame ese abrazo tan esperado...
Que suspires de nuevo
mientras los rayos iluminan el cielo
y  nuestros cuerpos siguen el ritmo
de la música que suena para nosotros ahora.

¡Danza!... así... suavemente... cadenciosamente...
La música es bella e incita a nuevas caricias,
derrítete que soy sólo tuya
y tú eres mío y la entrega es absoluta,
como se entregan las flores al calor del sol
y  la lluvia besa sin cesar
cada flor nueva y cada capullo,
cada lirio escondido, cada eterna primavera
y cada nardo encendido dentro de mi corazón.

SHEILA
Barranquilla, julio 25/11

DE AMOR (18)

DE AMOR (18)

Lo acabo de decidir, no haré un poema de amor más, ni gritaré más:"te quiero", "te quiero", "te quiero", no gemiré con mi rojo corazón desperdiciado ni  mostraré el color de él a nadie, tal vez se confundan y me digan que sólo soy una mariposa andante, o un colibrí enamorado que se besa con cuánta violeta encuentre...

No miraré más a tu luna hermosa, la que irradia de pensamientos nuevos cada anochecer y la que me dice que no es mentira, que los sueños los puedes realizar, y que el poder de tu corazón es enviado por la mente que se aligera y vuela...

Nunca volveré a escribír sobre el amor, puede doler, lastimar las heridas viejas y ahondar en las nuevas, suplicaré por ti, para que de rodillas me digas que me sigues amando, y que esa rosa que perfuma tu estancia, es la equivocada, y que la orquídea de mis montañas es la tuya en anhelante espera...

No rogaré por un amor pasajero, el mío está sobre los cerros que ondulan de verdor y magia, el que se desangra de amor por mí, y llena el mar con las más ricas esencias y sonidos.

Miraré hacia otro lado, hacia el infinito azul que siempre me llama y me dice que mis necedades son mi alimento, que mis locuras nuevas, son el calor que me anima a vivir cada día y cada segundo, sin pensar en el anterior instante desperdiciado...

Ya no te molestaré más con mis quejidos de loba, ni con mis chillidos agudos de águila, pero sí te diré, que espera a mañana, porque hoy mis nalgas reposadas en éste sillón, me tienen agotada.

Mis cantos no serán de amor... ¡ya verás...!, ¡lo prometo ante la daga que me clavo en el corazón y ante el perfume a pino silvestre, las mareas del mar y  los besos que envías a tu luna consentida...

¿Quién dijo que no hablaría más de las dulzuras que se posan en el oscuro tronco, ni a las mieles escondidas que aún no he probado?, debes estar alerta conmigo, porque lo que viene no es amor... es ¡fuegooooo! , él no se apaga con la lluvia fría de la mañana, ni con el hielo de tu corazón...

SHEILA
Barrnquilla, julio 25/11


VOLANDO (19)


VOLANDO (19)

Eres el poema que no termino, que se agolpa de nuevo, Se inventa cada travesura para que me veas, y te dice que aún sin tocarte siquiera, eres la tibieza de un amor imposible que se acerca a mis letras y conmueve mi corazón con un nuevo suspiro...


Eres corazón mío, la pluma que cae sobre mi ventana,  te espera y añora cada día, conoce mis ojos y agonía y se aferra suave y liviana, para anunciar que estás ahí, que tu mirada se extiende sobre un poema mío y una sonrisa esbozas, mientras envías un clic y mi corazón empieza a latir, la sangre espumosa rebota de nuevo regalándome un segundo más a tu lado...


Te quiero consumir, te quiero abrasar, te quiero besar, te quiero decir que eres alguien muy importante, has dado un sentido a mis versos y a mi vida que se consumía lentamente sin una mirada de amor... Eres el paisaje nuevo, el perfume fresco a pinar, la brisa nueva de mi corazón y el suspiro enviado desde los radares de mi espacio ...


¿Cuántos te quiero esperas?, aún no se agotan y se agolpan uno sobre otro, y los repetiré sin cansancio desde el amanecer, cuando el mirlo de patas amarillas entone una canción de su pequeño corazón y su vuelo retorne de nuevo, sobre el árbol que tengo aprisionado en mi estancia...


Quiero tomar la mariposa de tu alma, vagar con ella, vestirme de azul, y en un aleteo sin fin, entregarme a ti, así sea efímero el momento, y mi vida sea vivida tan sólo un instante con la plenitud de una caricia correspondida y un beso que termine, cuando la vida empieza sobre la cornisa donde quedó abandonada...


Quiero ser tus brazos, tu boca, tus piernas, soñar lo que tú sueñas, y vivir lo que tú vives, sin imaginar que lo vivido fue mejor, sino que lo que viene es el sueño consentido, donde quedó atrapado el amor y mis eternas violetas se pintarán del color preferido, los colibríes no se marcharán, las mieles absorberán y te dirán nuevamente como en un gemido: "te quiero".


Quiero ser montaña rusa en donde subas como un niño y grites libremente, que tu alegría haga sonreír a otros, y tus besos de primavera, la última de tu vida, sean el mayor motivo para vivir feliz cada segundo, no importa si estás atrapado en esas redes o si vuelas entre sábanas blancas besando otros pétalos y perfumando otras flores...


Quiero ser una melodía nueva cada día, que te levante el ánimo caído, no el que duerme dentro de tus piernas, sino aquél que declina con la aurora de tus días y  envejece al igual, y que suspira por los mismos motivos para recuperar una ausencia y una flor dejada al abandono en el camino...


Eres la maraña miles de veces repetida, la que construyo día a día. Quiero ser el atrapa sueños de tu corazón, ser gaviota voladora que se pose sobre tu mismo encino y viaje sin término ni fin, abrazada a tus alas, y se encuentre con el pico pegado al tuyo, entre las nubes azuladas de mis sentimientos, en la paz anhelante de mi corazón.

Deja ya de hacerte el huevón... ¡jajaja!, sabes que es contigo, no te ocultes más y da la cara, sino te quito ese pantaloncillo de conservador y te lo anudo en la garganta...


SHEILA
Barranquilla, julio 25/11
.