domingo, 2 de agosto de 2015

SOÑÉ CON MAMI [68]

SOÑÉ CON MAMI [68]

Cuando sientas un frío beso a tu espalda, no te asustes, soy yo, quien te rozo con mis alas.

Mis fiebres pasaron y dormí un rato, en ese sueño estaba mi madre y reímos mucho, pero hubo un despertar que me dejó con un sabor amargo en la boca, pero con certeza estuvo aquí, porque una blanca pluma hallé sobre mi rostro, y tenía sabor a mar, a ese mar profundo que nos halló un instante tomadas de la mano  caminando historias, en un pasado de película con muchos colores, y fascinantes flores.

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 2/15

MI SECRETO [80]

MI SECRETO [80]

Mi secreto
es que también te quiero,
y en realidad
no sé si es a mí
a quien lo dices.

¿Qué nos distancia?
Estamos a dos estrellas de vernos,
cuando la luna coqueta
aparezca en tu cielo
y en el mío,
y la estemos contemplando.

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 2/15

GAVIOTAS [69]

GAVIOTAS [69]

Y volvieron las olas
sus arenas a besar,
cuando pasaban gaviotas,
y en el cielo
sus alas abiertas
anhelaban una roca.

¿En dónde estará?
Pero  una  fuerza
las impulsó a descansar,
sobre una montaña
hecha de lágrimas
y espumas del mar…

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 2/15

VENGO DE MI MADRE [81]



VENGO DE MI MADRE [81]

Vengo de un paisaje tan mágico, que cuando brotaba la primera flor del limonar, todos corríamos no a ver sus flores, sino a disfrutar su aroma.

Mi madre marcaba los huevos de gallina con una una fecha, era religiosa la echada en un mismo día, pero unos nacían antes y otros después, cada pollito tenía un significado en nuestra vida, más era de enorme felicidad  ver uno de cuello destapado, diferente a todos, decía mi madre: éste será el padrón y lo ofrecía a un santo, si tiene dos lagrimitas blancas es para San Jorge, pero si son rojas, entonces un gran sancocho con rosario ofreceremos a la madre de Dios.

Así es la vida en el campo, o en el pueblo cuando tenemos solares que parecen campos para sembrar esperanzas, y recoger sueños llenitos de versos, los de mi madre en cualquier día, en que adivinaba en la luna un mensaje y sabía qué tenía qué hacer.

El mejor poema lo viví en el campo, la niñez jamás se olvida desgranando y escogiendo semillas de café, en medio del canto de los pájaros y la caída de una cascada, desde una cuesta bordada en rocas lisas y hermosas.

Vengo de una tierra muy roja, el verde parece una mentira en medio de éstos paisajes tan majestuosos y montañas tan inmensas, que al llegar a la  cima, podíamos tocarnos con el sol, y escoger fácilmente a nuestra estrella, sin miedo ni temor a que desapareciera para siempre.

Vengo de donde se come de lo que la tierra da, y se agradece por las manos que riegan, por las que enseñan a otros la tarea de amar y bendecir cada gajo en el camino, y cada espino, pues en medio de todo, muchas flores resucitan cada mañana, y otras, esperan a la noche, y con el paso de la nieve, despiertan al bosque que dormía durante el día.

¡Sí señores!, vengo de la tierra donde habita gente buena y laboriosa, y sembramos rincones con boñiga fresca de vaca, para cultivar orquídeas para María.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 2/15


POEMAS CORTOS 2015 [TE VI, SOMBRA, AL SOL, A UNA HOJA, CARDOS, SI ACASO, DOLOR] [70]

En Parcela


POEMAS CORTOS AGOSTO 2015 

TE VI, SOMBRA, AL SOL, A UNA HOJA, CARDOS, SI ACASO, DOLOR [70]


TE VI

Te vi amor,
tu engaño
dos perlas
cantando
en un cardón
en flor.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 2/15



SOMBRA

Pasó tu sombra,
perlas dulces
juntadas fueron,
para ser adobadas
por mis ojos
junto al mar.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 2/15



AL SOL

Amante viejo:
¿Qué haces ahora?
Amarilla se torna la pradera
al asomar tu rostro
cálido y ardiente,
brindando de tu amor tan dulce
hasta mi pálida ventana.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 2/15



A UNA HOJA

Vaivén de vida
danzando vienes,
y en medio de una roca
te ajustas sin queja.

Para  flor de la mañana
te conservas,
cual uvas rojas
en tinaja vieja.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 2/15


CARDOS

No hay desierto,
eres un presente
guardando espinas,
en donde tiemblan
almas que de sed resucitan
siendo aroma
entre flores blancas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 2/15



SI ACASO

Si mañana no hay despertar
y si acaso ves mi boca abierta;
¡no te afanes!,
es que esperaba un beso tuyo,
en tanto un ruiseñor
para mí,
abría su puerta.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 2/15


DOLOR

¿Cómo he de calmar éste dolor?

Y en el aire su voz de azahar
anunció: agua con limón
y luego,
bendecirás
ese aroma que a tu ventana llegó.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 2/15