viernes, 9 de septiembre de 2011

LEVANTO LA MIRADA


LEVANTO LA MIRADA [24] L4R

Sueño con volar hacia tu espacio
Tu corazón de oro me invita,
Mientras se maquinan mis dolores
En el rincón  de mis silencios.

Aquí estoy elevándome...
Divago como las calladas rocas
Mi pensamiento observa tú aquilón;
Y  mi corazón te llama.

Tu aura es de fuego que no se apaga…
Tu invitación no es una daga  clavada
Es la placidez de un alma solitaria,
Que piensa en el único amante que vale.

Tú diamante puro, tallado en lágrimas
Mi gran amor perdido en el desierto
Dolido corazón que se desangra,
Sobre el indolente estero...

Déjame extender mis plumas
Quiero buscar el norte de tus manos
La salubridad de tus ojos siempre azules
El calor tibio que no abrasa.

Canto agudo que me invita
Al escuchar gemir mi alma…
Moribundo horizonte de las olas
Que se pierden tibias,
Sobre los arenales.

Manso cordero de ojos cálidos
Donde el reposo es el fin soñado;
Danzarinas alas de mariposa
Que mueren,
Al encontrar un paraíso desalmado.

Me levantas de nuevo tras otra caída
Los azahares su perfume entregan
Los ojos fijos en mi meta;
Me dicen que eres tú la  roca fuerte
Donde al fin reposarán mis alas.


Raquel  
Sept 9/11 

MAR INSPIRADOR


Un mar azul siempre nos hará soñar
la arena blanca y clara tallando nuestros pies
la brisa fuerte que nos besa con ardor...

Un lucero que aparece en el infinito
que llena de calores extendidos
y transforma los colores del oro al fuego...

Soñaremos con los acantilados y sus filos
el cantar de las gaviotas que gimen enamoradas,
y que roban las sabias que abundan sobre fuertes olas.

El mar por siempre nos invita, nos llama
suspira con el canto de los dioses que en silencio
señala al alcatraz su destino...

Pescador perdido que encantado vives
con su canoa llena de sabores por entregar
y sus alas ligeras de madera, buscando donde descansar.

Guían sus ondas y sus brisas, pasos de caminante
que sobres sus descalzos pies sueña
con el agitado gemir de los amantes.

Mar que te entregas, como un óleo desnudo
serás el encantador que siempre inspiras y enamoras
mientras duermen en paz sobre blancas hojas,
las castañuelas brillantes de enormes caracolas.


SHEILA
BQUILLA, SEPT. 11/11


SOBRE LOS NEVADOS


Te contaría mi historia mi potro volador
esfumado en mis noches con cuentos repetidos
donde mis ansias de amor te entretenían
dulces caricias de mis manos que el viento dejaba 
con nostalgias sobre azules cielos
besos de brisa y de mar me estremecían
y como cómplice, reías  conmigo.

Mi amado corazón tan lejano...
has viajado en el instante de las almas solas,
retozas  en la llanura donde viven tus amores
has dejado mi alma dolida, 
en un desierto donde vuelo con mis quimeras
sin encontrar tus crines amorosas,
que sólo de vez en cuando brindaban un consuelo.

Llego vestida de blanco a recorrer caminos;
ya no hay retorno hacia los cuentos viejos
ni a tus palabras de sonriente caballero
que brindaba a libar una copa de vino...

ya el desaire de las palabras duras quebró la copa
y me dejó de nuevo la nostalgia que convive conmigo,
y que hizo nido en mi corazón de fuego.

Ya no tengo un amante, uno de aire diamantino, 
aquél que con sus manos acariciaba mis ancas 
que desde los brillos  de mi alma en pena;
me hacía soñar con un lucero cada día
y amanecía dentro de la humedad de mis velos...

Hoy  no te marchas... te quedas aquí conmigo
son mil historias que tengo guardadas
besos que se desvanecieron en el cielo
llegarán en éste instante que me lees,
mi dragón que consumió mis venas 
y acabó con la esperanza que quedaba.

Mi potro salvaje, mi amante castigador
cortaste mis alas cuando levantaba vuelo,
una daga de cupido se enredó en mi corazón
y vaga triste sobre las heladas nieves
que se confunden con mi triste color
tras mi cansado  galope que hace gemir los cerros
por el temblor de mi cuerpo que llora sin tu amor.

SHEILA
BQUILLA, SEPT. 12/11.




Dedico éste sencillo poema, a mi amiga más sonriente de la página BEATRÍZ MARTIN  MEDEROS con mucho cariño.

¡¡HAZME LA GUERRA!!


¡¡Prepara todo tu armamento para mi !!...
que  seas mi tanque de guerra...
pon a buen resguardo tus granadas
toda tu caballería...
estoy aquí sobre un prado verde
donde las cascadas rebosan 
una fuente fresca espera...

¡¡Carga los fusiles de tus piernas,
las lanzas de tus manos!!...
envenena tu lengua y entrégala
para que encienda mis venas,
mientras tú convertido en  dinamita
haces que muerda tus labios...

Bombardéame en caricias todas nuevas,
que las bombas sean tus nalgas
y estés posado sobre mi artillería pesada
donde mi néctar te espera
para cargar nuevas granadas... 

¡Quiero ser la montaña
donde se practiquen todas tus tácticas 
y que te arrastres no por el piso;
sino por la enredadera de mis ojos
y que mis brazos sean la hiedra
y mis piernas las púas ansiosas
donde reposen tus ansias!.

¡¡Descarga todo tu fuego!! ...
que lo escuche agitada sobre mis oídos
que el sudor no sea de sangre
sino de pieles que se derriten 
consumidas por el relámpago del amor...

¡¡Hazme la guerra!! ...
pero que ganemos los dos
tal vez te deje llegar  siempre
o me dejes trepar por tus montañas
mientras nuestros gemidos se escuchen,
y todos entiendan
que sólo deben existir luchas
entre dos...

perdidos entre las ondas de nuestras pieles
y entre los escombros recuperados 
que hoy nos enfrentan, 
sobre un lecho de hierva y arena
y el  rugido de las olas del mar.

¡¡En sus marcaaasssss!!!  ¡¡ aaaarrrrr!!

SHEILA
B/QUILLA, SEPT. 8/11


Este escrito es para mi esposo, jajaja! con ganas de que la guerra termine. Veré que suerte tengo.