viernes, 23 de diciembre de 2011

MI SALVAJE AMOR (22)

MI SALVAJE AMOR (22)

TE VI RETOZAR EN LOS VALLES:
PARECÍAS VOLAR POR LAS PRADERAS,

TOMABAS LA BRISA QUE TE BESABA 
Y SOBRE TUS BLANCAS ANCAS
HUMAREDAS DE COLORES
SE VENCÍAN 
ANTE TU ALTIVA  ESTAMPA.

TE VI OBSERVAR EL MORICHAL
ELLA TE ESPERABA...
MIS OJOS TE MIRABAN DESDE MI CÁRCEL
HUMEDECIDOS DESDE  EL  ALBA.

TE VI TANTAS VECES AGOTADO
MIENTRAS SE SECABAN LAS HOJAS
QUE SE DESVANECÍAN CON TUS LOCURAS,
Y CAÍAN EN SILENCIO SOBRE LA LAGUNA
DONDE  DOLIDA  ESTABA.

TE VI... ¡SIEMPRE TAN LEJANO!... 
LAS POTRANCAS TE ESPERABAN
AÚN SIN IMPORTAR MI PRESENCIA,
SIN DOLER MIS LLAGAS 
QUE POCO A POCO CONSUMÍAN
LA POCA DIGNIDAD QUE ME QUEDABA.

TE VI OBSERVAR SUS ANCAS
¡JÓVENES!, HERMOSAS... ¡CORROÍDAS!
CON SUS LASCIVAS MIRADAS VULGARES
AQUÉLLAS QUE TANTO APETECÍAS...

ESCUCHÉ EN SILENCIO SUS PALABRAS
MIENTRAS UN NUDO EN MI GARGANTA
ATRAGANTABA EL PASTO, QUE DE A POCO TOMABA
DE LO QUE A LA FUERZA ME ENTREGABAS,
LANZADO A LA BASURA DE MI EXISTENCIA.

TE VI LLORAR UN DÍA, /¡YA NO ME IMPORTABAS!
Y EN EL GALOPE RAUDO DE TU ORGULLOSA  VIDA,
SÓLO QUEDARON TRES POTRILLOS,
TODOS CON TU FIGURA EMBELLECIDA
QUE HOY ADORNAN UN ESTABLO

DONDE COMPLACIDA LOS CONTEMPLO.

TE VI  INVESTIGAR  CON QUIÉN HABLABA
Y SENTÍ UN POCO DE VERGÜENZA…
¿PORQUÉ AHORA?... ¿PORQUÉ NO AYER
CUANDO AÚN MI ROSTRO ERA HERMOSO,
UN ALIENTO DE PRIMAVERA ME ADORNABA
Y UNOS PECHOS AÚN RELLENOS 
TE INVITABAN A SER FELIZ?

¿PORQUÉ NO AYER TUVE ÉSTA OPORTUNIDAD?
SENTÍ PENA… ¿QUIÉN ME DEVOLVERÁ EL TIEMPO IDO?
¿QUIÉN RECOGERÁ MIS LÁGRIMAS?
¿EN DÓNDE DEJARÉ LAS SONRISAS QUE FALTARON
Y LAS CARICIAS QUE SE DESPERDICIARON
MIENTRAS TE DESGASTABAS CON OTRAS,
Y AQUELLO QUE PROMETISTE SE INCUMPLIÓ?

YA NO HABRÁ LÁGRIMAS POR TI
NI POR TODOS LOS ENGAÑOS Y TRAICIONES…
NO HABRÁ UN RAMO DE FLORES FRESCAS
¡NI SIQUIERA UNA LIMONADA FRÍA!…

ESTARÉ AQUÍ CON MIS CORCELES
MIENTRAS OBSERVAS EN SILENCIO.
TU MOMENTO PASÓ 
Y EL MÍO AÚN NO LO SÉ…

 SIGO COMPONIENDO VERSOS A ESE AMOR
QUE TAL VEZ NO EXISTA, 
NI CABALGUE NUNCA A MI LADO,
PERO QUE ME HACE SOÑAR CON UN MAÑANA
SALTANDO SOBRE LAS PRADERAS
 ACARICIANDO  UNA PROMESA  
QUE NO SE PAREZCA A  TI.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla,  diciembre 23/11

ORACIÓN AL JEFE (23)

ORACIÓN AL JEFE (23)

Dios mío, permite que ésta navidad sea tan clara como un amanecer…
Que no me equivoque de nuevo, 
y que al contar al viento lo que siento,
esto no sirva, para que más adelante 
se aprovechen de mi.

"Sólo seré grande cuando esté de rodillas" 
y esto lo dijo antes alguien
pero me gustó recordarlo hoy...

Que pronuncie siempre un te quiero a quien no lo merezca
y que aquéllos de quienes soy su burla,
se tengan que tragar sus palabras... 
/Procura que no sean enteras
pues también deseo su felicidad.

Quiero decirte que sólo tú me conoces... 
Que me duelen las ironías,
que me agradan las despedidas 
cuando comprendo que es obra de tus manos
pies eres tú quien busca nuestro camino llano,
pero nos damos cuenta un poco tarde de esta realidad.

No quiero quejarme más, 
quiero vivir cada día mejor que el anterior,
que mis privaciones no sean tantas, 
que sienta que me has olvidado,
y que no viva en la abundancia 
para que no me olvide de ti.

Deseo abrazar a todos los que me aman y a los que no...
Aquéllos que tantas veces me han herido sin motivo,
todos los que han clavado una espina más en mi corazón,
¡tal vez también lo hice! hoy quiero tu perdón.

Sólo desear salud para todos, 
sin ella no podremos disfrutar tus bellezas.
¡Los días son tan oscuros!, y pesar de los tormentos,
somos frágiles ante el sufrimiento, 
pero cuando pasa, lo olvidamos pronto 
y volvemos a sonreír.

Deseo sembrar semillas de paz, 
ofrecer una mano, una sonrisa.
Cero rencores que nos dañen y enfermen...
Seguir mirando hacia ese espacio donde pareces no estar,
pero está la certeza de tu amor 
en cada latido de mi corazón.

No hablaré más de árboles, 
de niños muertos ni de fantasmas.
En la oscuridad,
hablaré de tu luz sobre mi vida 
y la de los demás.

Que seas ese rayo permanente, 
mientras en el momento que decidas
entregamos todo lo que te pertenece 
que es nuestra alma...

Lo material queda por ahí 
para los que no se esmeraron, 
 y nuestra piel será el abono para otros árboles
que seguirán poblando tu paraíso.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 23/11