lunes, 10 de agosto de 2015

ALAS [50]


Lunes, 10 de agosto de 2015

ALAS [50]

Estoy rodeada de muertos, y no siento miedo, me asusto más cuando hay demasiados "vivos" a mi alrededor.

Dijeron que habito sobre un cementerio, esto lo han dicho varias veces, que en éste lugar había un castillo y un cementerio de chinos. ¿Quién comprará mi casa?, a Serbio le gusta, pero  amo mi lugar porque aquí compartí con  mis padres y sus almitas van y vienen,  a veces siento sus presencias.

¡Doña Pacha si habla basura!, es para que digan que es una "Santa", pero "Santa" es doña Hipocrasia y ahora reza acostada, por eso me persigno con la buena suerte que fue despertar de nuevo, y adivinar una pared en blanco, donde puedo copiar mis pensamientos.

En éste momento, el árbol parece una orquesta, pero me duele que sus artistas estén prisioneros, ¿será que lloran y lo hacen cantando?

Sólo una mano los separa de la libertad,  ellos ven una y otra vez por entre las rejas, buscando a ese amor que responde, y que también en  jaula igual se estrellará, pero jamás estarán juntos, porque somos así, envidiosos de sus alas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 10/15 





ME GUSTARÍA 2 [51]



ME GUSTARÍA 2 [51]

Me gustaría escribir un te quiero en tu boca, pero como nos distancia un océano, lo escribiré en el viento que nos suspira y nos acerca, en la barca de los sueños…

Me gustaría ser la piel de tu tambor para que me acariciaras con tus dedos, y me tocaras con las líneas de tus manos, pero como no soy sino piel,  cierro los ojos y con el alma nos juntamos para sonar nuestra orquesta.

También ser la libélula de tu buena suerte, o el ave azul de tus montañas, el nido donde guardan las perlas los jacintos en los cerros más empinados, y en los árboles más fuertes, pero soy una pluma entre miles, un grano de arena en el desierto, y debo conformarme con una letra de mi escaso diccionario, para advertir que ayer tristezas fueron, hoy, blancos rosarios en otra aurora, donde las flores se cultivan lejos de la mirada, y para ver su hermosura tenemos que pagar.

Me gustaría voltear una roca y saber qué hay debajo de ella, o partirla en dos y saber de qué color son sus lágrimas, más hay imposibles que la verdad cultiva, y hay posibles que con la oración se logran, magia y suerte, providencia y esquina, caminar y caminar dejando huellas que se borrarán con la brisa, o se guardarán, para que el tiempo persiga su sombra y diga: por aquí pasó una mujer que soñaba con un mundo mejor, pero sólo pasó, y no se dio cuenta que el mundo sin Dios seguiría siendo la misma sombra sin luz, de un ayer que persiguió el viento y tampoco lo pudo atrapar.

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 10/15

MI BARQUITA 2/A Kevin [52]


MI BARQUITA 2/A Kevin [52]

Que no se aleje mi barca
ante el ruido ajeno,
acércame Señor a tu orilla
en día despejado,
y que llueva al instante
de mi despedida
con un arco iris
cruzando el Magdalena.

Que canten pájaros amarillos
en el momento de la oración,
para atinar contigo
en ésta bendición.

Que suenen tambores
como cántaros de agua
de tu manantial,
ruido de bosques vírgenes,
pájaros de mil colores
viéndome regresar.

¡Pero que canten!,
no es la vida nada sin música
que se escuchen muchas bocas
y sean justas las manos,
que hagan sonar un muerto madero
y sus dedos se vuelvan
parte de un pentagrama,
donde habites y habitemos
en otra mágica estación.

Ancla mi barca de madera
a ese árbol que hace crecer los sueños
y los convierte en realidad.

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 10/15

UN DÍA 10 [53]


UN DÍA 10 [53]

Mi madre parece una reina en medio de todos sus nietos, un día 10, como ella, fue el más perfecto, porque mi Rey puso sus ojos sobre su dolor, y hasta ahora comprendo que también sobre el nuestro. 

Bendita mujer que nos trajo al mundo y jamás renegó de su suerte, sino que agradecía cada instante por sus flores, sin importar cuántas espinas lleváramos, no una, sino muchas veces, pero también fuimos motivo de alegrías y consuelo, decía que éramos ese murmullo de palomas que bendecían su hogar, y que su corazón se volvía un gitano cuando nos sentía  a casa llegar.

Estás en mi corazón y en el de todos, ¿quién ha muerto?, nadie muere, pasamos a ser polvo de estrellas, o gota de lluvia en el manantial interior de cada mundo.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 10/15 

POR MIS DEDOS [54]


POR MIS DEDOS [54]

"Se ha escurrido el tiempo por la rejilla de mis dedos, pero me queda otro día para estrellar mis ojos con tus paisajes", palabras de mi hijo poeta, cuando se aleja lo que amamos, tenemos que aceptar que fue lo mejor, porque hay decisiones mayores que nuestra voluntad.

En el tiempo del Rey hasta el blanco que cubre la cima de las montañas es perfecto para que duerma un sabio, y resucite bajo las heladas aguas una esperanza.
Hoy es un día 10, una mujer 10 marchó a buscar las tranquilas aguas de ese mar invisible y me dejó nadando entre sales de mi dolor profundo.

Aceptando que la vida no es nuestra, y que cuando nos duele un poco la carne, pensamos que el dolor no debe existir, pero cuando deja de arder, olvidamos el dolor y deseamos de nuevo correr, cantar y reír.

La cabellera de mi montaña favorita se ha crecido, sé que se crecen los hilos de plata luego, pero más se creció en mi corazón mi amor por ella, se fue con un bosque verde en sus ojos, mis joyas preferidas, mi trocito de Dios que anima hasta en sueños, cada día de mi existencia.

Por esto madre, ahora comprendo por qué razón orabas tanto, era por nosotros y por todos los que te rodeaban, porque habías entendido tu misión en la vida, acepto que te has ido en tiempo de Dios, y que era tan fuerte el dolor de tu carne, que Él tuvo piedad de todos, y un día perfecto, decidió que fueras rosa en su rosal o mariposa en el umbral de mis sueños.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 10/15