martes, 9 de agosto de 2011

HISTORIA DE AMOR...

HISTORIA DE AMOR


Vine como ave voladora adornada de cuernos
mientras jugaba con las garzas y ellos me observaban...
sus silencios y sus ojos era todo lo que tenía...

Vine conviviendo con arañas ponzoñosas,
sus pinzas me torturaban y me amenazaban
hasta sentir deseos infinitos de volar...
mientras lo hacía con mis sueños,
donde las azuladas nubes me miraban...

los cántaros de mi amor se desperdiciaban
arrojados sin pena ni dolor sobre oscuros charcos.

Más llegó tu luz... apareció donde menos lo creía
traspasó fronteras y en tan sólo un segundo,
te posabas como ave prisionera,
dentro de mi triste corazón.

Todos los signos me mostraban que era real
pero a la vez incierto, tú eras un mago descifrando
y tus ojos verían la verdad de cada día
con tan sólo una mirada convertida en profesía...

Llegaste en silencio con la luna nueva
y la flecha lanzada llegó a mi estancia
tu cupido  respondió a mi llamado...

Volaría hacia ti, no habría pérdida...
cada noche doblada con mis alas junto a mí,
y con la mirada turbia y entristecida.

Más llegó tu amor casi como un bálsamo
el que alegró mi corazón y me hizo mirar,
volteé de nuevo mis ojos hacia tu estero...

Y como blanca espuma que baja con fuerza
desde la torrencial cascada...
desapareciste de nuevo...

sin tan sólo una mirada,
ni un beso palpable, ni unas manos suaves
que me hicieran perder en una caricia
donde no seríamos dos... sino uno.

Hoy me siento aquí de nuevo...
mi mirada se pierde en el horizonte...
mientras nubes grises anuncian otro  aguacero,
y mi voz se quiebra una vez más,
renovando el agua,
en un  cántaro que ya estaba vacío.

SHEILA
B/QUILLA, AGOSTO 9/11.

EL DELFÍN AZUL

EL DELFÍN AZUL



Quiero ser el delfín azul de tu vida...
ven a nadar conmigo, piel con piel,
las caracolas serán testigo de mi amor
mientras escuchas mis lamentos
que se funden con el sonido de las olas,
y penetran la roca de tu corazón...

Las mantas estarán celosas,
nadarán sobre nosotros...
sus ojos brillarán y se motivarán
y sus enardecidos vuelos,
estarán llenos de amores
que se besarán con el mar.

Miraremos desde aquí las gaviotas...
blancas como nieves viajarán...
se escucharán los gemidos felices
volarán siempre hacia su norte
sin el tropiezo de la maldad...

Los navegantes del amor
continuarán su errante viaje;
las olas gimen a su alrededor
mientras con mis besos
me entregas una roja flor...

Los vallenatos estarán cerca
lamerán el vientre de sus madres,
nuevas melodías nacen
y el cantor gime en la oscuridad;
y las caracolas envían nuevos mensajes
donde el motivo no se pierda
y la brisa suspire a jazmines
dentro de tu corazón.

Quiero ser el aura de tus paisajes
la viajera permanente...
el motivo que te haga felíz
y que estampe las sonrisas,
todas las pendientes de tu boca
y todos los besos que faltaban en la mía...

SHEILA
B/QUILLA, AGOSTO 9/11

Mi amor, te dedico éste poema, no puedo nombrarte pero desde el silencio de mi boca y la calidez de mi corazón, siempre sabrás que son para ti. Te quiero.

SE BUSCA

SE BUSCA


Se busca un corazón que no mienta,
que entregue amor desde sus ojos...
que su boca se extravíe
en una melodía inventada para mí...

Busco azules de mar interminables
donde vierta rosas rojas
alabanzas de mis labios en los tuyos...
caricias de mis manos sobre tu pecho agitado...

Busco lanzar las flechas a tu amor olvidado...
vuelo y danzo sólo para tí, y  te envío rosas con cupido
que partan tu corazón en dos y dejes penetrar el mío...

Viajaré hasta tu estancia ésta noche...
me sentirás como rosa ardiente  humedecida
mientras miras una luna  llena bordada de estrellas,
estaré vestida como una suave violeta...


Sonreiré al escuchar tu melodía como una caricia,
daré  vuelta a mi almohada...
cerraré mis puños fuertemente y pensaré en tí...
mientras envío mis besos frescos que te  llegarán
y te levantarás empapado y felíz...

Tu canto acaba y la noche me arropa...
espera un poco amor mío mientras cierro los ojos
caerán cascadas de colores...

La luna gemirá...
la escucharé, mientras me entrego
y tu gozo será uno, llegaremos los dos...
entre un cielo estrellado que se torna celoso
y los luceros de tus ojos,
que se sepultan conmigo  en el mar.

SHEILA
B/QUILLA, AGOSTO 9/11.