miércoles, 2 de noviembre de 2011

MI SUEÑO ERES TÚ

 .

Cariño mío, qué pronto pasó tu barca por mi vida
se la llevaron los sueños que navegaron 
que parecían volar en mi corazón mustio
tan sólo una mentira te ahuyentó...

Qué poco valen los sentimientos...
el verdor de tu alameda me llamaba
tus sonrisas que parecían de amor,
fueron efímeras ilusiones,
brotaron  nuevas flores de alegría
que se convirtieron en aves viajeras,
se esfumaron con una torpe brisa.

¡Cómo te extraño!...
mi juventud viajó a tu lado
cuando de promesas me llenaste
tus preciosas manos quedaron pegadas a mí
aún acarician mi piel; y tus ojos... tan bellos y negros
como la noche más oscura penetrando mi soledad.

Duermo pensando en ti, mis segundos no te olvidan...
apareces disfrazado de águila, tu grito me llama,
tu cuerpo como la miel sobre el panal
donde se derriten nuestras pieles, pero despierto
y ya no estás... 

¡Qué extraña vida!...
qué caminos inciertos se presentan
mientras muero de tristeza y soledad...

Viajas sobre  nubes doradas de tu vida
sin creer en nadie, olvidando un ayer
unos años entregados sin reservas para ti
con la ilusión de pernoctar en tus brazos; 
morir al fin sin importar más, pero contigo
tomados de la mano siguiendo el mismo sendero.

No ha muerto la música...
ella permanece como tus promesas
como el palpitar de mi pecho
cuando te veo marchar,
sin una despedida...
sin voltear atrás.

Vieras mis disfraces...
aún de rosa blanca convertida en gaviota
de colibrí que besa flores,imaginando  que eres tú,
pero te ahuyenta una nueva madrugada
donde otras ilusiones...
te alejan más y más de mi.





Raquel 
Barranquilla, Noviembre 2/11