miércoles, 9 de abril de 2014

VICIO

VICIO

6 de abril de 2014 a la(s) 9:37
Despierto con el vicio de pensarte

duermo con la ilusión de tenerte

y ahora, trato de dormir de nuevo,

para encontrarte amor de mis desvelos,

estrella azul que como una barca

navegas en las rojas aguas de mi corazón.



Al  verte, mi día se llena de sonrisas

al sentirte a través de una línea invisible

mis manos sienten ganas de tocarte

acaricio tus ojos, tu rostro...



Acerco mi boca a la tuya

y dejo pintadas en un lago,

todas las flores del campo

y los  ideales de aves azules

que se esfuman, cuando te alejas

y regresan, cuando te pienso.



Pero el lago blanco se llena

cuando un toque tuyo aparece

y mi ventana se abre

tan solo para ti.



Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, abril 6/14



Hermosa es el alma cuando entrega  flores en vez de espinas.
Imagen: internet
Hermosa es el alma, cuando entrega flores en vez de espinas.

CONTIGO/A Viñu

CONTIGO/A Viñu

7 de abril de 2014 a la(s) 13:08
Te lo dije alguna vez: contigo

Voy y vengo y te vigilo,

el depredador te acecha y lo alejo

sientes la mirada de un ave azul,

trino cuando pasas por mi lado

más ni cuenta te das.



Brisa fría en un instante…,

¿sientes miedo hoy?

A tu lado, bajo tus sábanas

te ayudo a dormir,

y  también a despertar.



Todo es azul a mi alrededor

pero eres tú mi gaviota,

danzo como  el humo

una sombra te persigue

tuya y mía, de los dos.



Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, abril 7/14



Tiemblo cuando te veo, mi blanca gaviota, perdida en el índigo de mis sueños...
Tiemblo cuando te veo, mi blanca gaviota, perdida en el índigo de mis sueños...

COMO UN LOTO

COMO UN LOTO

7 de abril de 2014 a la(s) 17:54
COMO UN LOTO/Andrés Sánchez Gil



Así estás, como un loto

en otras aguas tranquilas

en un lago claro y sin vicios.



Muchas gotas caen,

arman ondas felices

que se desvanecen

entre la luz del paraíso.



¿Es un bosque lo que habita ahí?

Tan claro lo veo, y tú sobre una roca

jugando entre las verdes hojas

con una música celestial.



Danzas ahora, tienes blanco ropaje de nieve

y una luz que no ciega, vislumbras

debes seguir, sin prisas;

es  recto el camino para ti

no hay curvas, sólo diamantes

edredones bordados en estrellas

muchos colores veo,

¿te llevas los míos?



No… los apresé y están guardados

en un lugar cerca del alma

aquí amigo mío,

junto a todas las sonrisas

a todas las alegrías, pues las tristezas

no las compartiste conmigo.



Anda… ¡mira que te llaman!…

debes caminar sin miedo,

puedes ahora saltar como si volaras

la juventud regresó,

estabas prisionero de tu dolor,

¿pero viste que también eras mariposa?



Muchas flores para ti,

están todas, violetas, rosas, jazmines…

el jardín que tanto te gustaba

ahora es solo tuyo,

y robas miel sin parecer hurto.



Eres feliz ahora, lo sé,

volteas a ver y te despides, en silencio

como ese cerrar de alas de tus ojos,

donde el regreso, es sólo la muerte

y nacer de nuevo, en otra estrella,

es la vida eterna.



Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, abril 7/14


La muerte es un traje blanco que navega en aguas  tranquilas...
Imagen: internet
La muerte es un traje blanco que navega en aguas tranquilas...

COMO GAVIOTA

COMO GAVIOTA

8 de abril de 2014 a la(s) 10:28
A veces creo que el mar me persigue

es una sombra de cristal en mis ojos

que sólo inquieta mis pómulos,

para comprender que la vida es sólo eso

una perla de sal bajando por un pétalo

y desapareciendo cuando hay más luz

o más oscuridad.



A veces creo que floto como una pluma

más retorno a mi pared en blanco

recuerdo que ayer eras, y que hoy,

sólo un sueño efímero,

que me dejó viendo una bandera ondear al  viento.



Otra vez será, cuando surque cielos azules

otro día será, cuando conozca los nevados

puede ser en un  mañana, ¿existirá?

porque avanzo lentamente, un poco agotada

sin llegar a ninguna parada...



Ahora que el tren se fue...

¿Cómo haré para utilizar el boleto?

¿A quién veré ahora que no estás?

Más un impulso me hace ver como gaviota,

es fuerte la marea, los golpes duros de la vida

como una patada nos impulsan de nuevo,

y levanto vuelo, una vez más...



Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, abril 8/14



No hay temor cuando la marea inicia su melodía, debe haber temor, cuando las mansas aguas...
No hay temor cuando la marea inicia su melodía, 
debe haber temor, cuando las mansas aguas...

RÍETE AHORA

RÍETE AHORA L1R

9 de abril de 2014 a la(s) 14:02
Aún pienso que vale la vida

y el instante de las risas nos llena

de vana alegría…



Ríete ahora de mí...

Mis ojos parecen arroyos

y un payaso dibuja mis dedos

con carmines robados al  viento,

esperando llegues en la barca perdida.



Ríete ahora  que mi pecho te siente,

que son púrpura los tintes de los pinceles

y una ocre pintura cubre un brillo de llanto.



Ríete ahora, cuando una guitarra suena,

una cascada asoma al segundo

empapando de sales necias

esta  playa desierta de tu despedida.



Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, abril 9/14



Mi payaso se cree bonito...

MARLY

MARLY L1R

9 de abril de 2014 a la(s) 17:11
¿Qué diría de Marly?

se ha crecido mi niña

y el recuerdo pasa

como un gorrión

con sonajero de oro,

que parece llorar

a la distancia.



¿Qué diría de mi niña?

Tropiezo con sus ojos a ratos

como negros topacios ausentes

que en lejanas cumbres me advierten,

cuando apresurada la veo salir

y con afán la veo llegar.



Ya nada digo

las palabras temen salir;

no persigo nada,

pero cuando se aleja

torna el llanto como un vendaval,

y cuando llega,

el sonajero empieza una danza

de corazón cansado.



Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, abril 9/14


Un retoque y otra obra, tan sencillo como decir que la pinté con mis manos, pero fue mi Jefe quien en un instante quiso regalarme una flor, a pesar del verano.
Un retoque y otra obra, tan sencillo como decir que la pinté con mis manos, 
pero fue mi Jefe, quien en un instante quiso regalarme una flor, a pesar del verano.

GUITARRAS



GUITARRAS

Guitarra mía si pudieras escuchar mi corazón
es débil, más con tu sonido mágico revive.

Si te contara que a veces no lo siento
más un pálido retrato es el espejo
y la ausencia más que la melancolía.

Parecen caricias a una mujer
más ella no existe, vuela cuando sus dedos tocan;
duerme, cuando ellos parecen mariposas
y entre tus hilos te hace llorar y suspirar.

Una rosa entre la nieve...
¿Seré yo?... si mañana me ves así
¿Para qué has de llorar?
¿No ves que en guitarra me convertí?

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, abril 9/14