viernes, 7 de julio de 2017

300617/ENFERMERÍA (6) R

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie


300617/ENFERMERÍA (6) R

Este es un día especial, casi olvido dejar a la memoria la valentía de mi hija al tomar la decisión de ser enfermera y matricularse a escondidas en la Universidad del Norte, alcahueteada por su tío David y Sonia a quienes hoy debo agradecer, además de tanta ayuda recibida y ánimo para que no aflojara en el camino, pero ella tiene fuerza y firmeza, no salió apta para ser "Coronel", entonces ahora debe ser un Soldado de la salud.

Después de los afanes, los desvelos, las carreras cada semestre porque es un lugar muy costoso y mis hijos con un año de diferencia entraban a la universidad casi a la vez, ¿qué dinero podía alcanzar?, la educación se volvió física plata, y las becas son escasas para la clase media, pues muchos ricos han preferido aparecer en estratos muy bajos y el privilegio siempre será para los "vivos", aunque mi sobrina haya colado con una beca a los pilos, hay que decir la verdad siempre.

Hoy estamos ahí en medio de un mundo de gentes, junto a los médicos y especialistas graduándose como todos y con la misma ilusión de servir a la humanidad.

Desea viajar, pienso que le saldrá empleo fuera del hogar y esta parte debo aceptarla, pues es mi compañía en las noches, duermo con mi muñeca que desplazó al padre, y con esta costumbre se ha quedado, después de ahí, orar para que todo salga bien y pueda continuar con su especialización y lo que el destino le tenga programado.

Quería ser médico y continúa con el mismo pensamiento, pero hasta allá no podemos, entonces primero que aprenda a tocar el alma de la gente y sus miserias, para que analice primero qué lugar es el más conveniente para servir a los demás, porque muchos estudian demasiado y en esto se les va la vida, no hay que correr con desespero porque nos quedamos sin aire, despacio, con calma y fuerza llega el caracol a la cuesta, pero siempre con humildad, que lo que persiga no sea la huella de un cohete en el cielo, porque ella desaparece luego en el viento, sino que lo que sueñe sea el motivo por el que está aquí, no como la madre qué pasa nada más escribiendo idioteces que leo en voz alta pero que nadie escucha.

Gracias Dios mío, porque sin pensarlo, me has dado el trigo y el pan y bendices la vida de mis hijos y sus anhelos.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, 30 06 17