martes, 25 de diciembre de 2012

YO TE AMO




YO TE AMO 


Escucha… 
Sólo hablaré del encendido sol;
De sábanas rojas…
Del poema de una amiga,
Del robo de su canción.

Ven a mí…
Déjame al menos tocar tu mano,
La seda de tu piel nacarada;
Ver un segundo el iris de tus ojos…

¡Átame a tu mirada!…
Envuélvete en ésta dulce melodía
Mientras nos besamos.

Descubre un poema nuevo para ti
Viendo el ocaso de un ayer
Perdido en los tibios arenales
Y el silencio de una caricia
Con el canto de la lluvia bajo el sol.

¡Dímelo una vez más!…
Tengo hoy mis pequeñas sandalias rosa,
Una blusa de seda transparente
Te gusta el blanco, ¡y me encanta tu iris ensanchado!

¡Qué fresco se presenta el día!…
Sólo hay silencios en medio de todo
Tú… yo…, una cascada cristalina
Mis pechos en los tuyos… 
Mis gemidos perdidos en ti.

Ven amor…
Deja que salga de mi interior el fuego;
Se derretirá sobre tu pecho;
Fundiremos el oro en uno
Sin más tapujos ni mentiras.

¡Ah!... ¿quién ha dicho que es pecado amar?
Como te quiero, ¡nunca lo sabrás!…
Has de escuchar la melodía a pleno sol
O bajo un roble vestido de flores
Y arropados con un lecho de violetas,
Sin más música que un pentagrama en blanco
De tu mirada en la mía.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 26/12

ENTRE DOS AGUAS


ENTRE DOS AGUAS

¡Hostias!...
Espero una palabra tuya…
¡Taconea mi precioso!
Enséñale a tu diosa
¡Quién es el mejor amante!

Dime mi potro salvaje
Que entre dos aguas te espero
¡Ah! Cuánto deseo el sudor de tu piel
¡Cuanto… un beso de tus labios!

Tal vez aún no te enteres…
Me enardece la música…
El sonido del tablao…
Como si fueses un potro danzando para mí…

Dime, mi altanero alazán
Que es a mí a quien amas…
Desbócate conmigo que anhelante espero
Como el estero a ese sol de las mañanas
Y a la fuerza del huracán sobre la llanura…

¡¡Y olè!!

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 26/12

BESOS Y BESOS Y BESOS.



DE BESOS Y BESOS

¡Ah! mis besos de ayer…
Mis calores quedaron prendidos de tus brazos
Mis sueños en el alero de tus manos
Mis agonías en la búsqueda de nuevas palabras.

Mi sinsonte de grises alas…
Paloma mensajera arrulladora
Nido tibio donde mi regazo esperas
Ni un sueño contigo… ni una mirada…
Lejana… apartada… ausente…

De besos y más besos quiero hablar…
De viejas navidades donde estabas
De mi viejo amado de ojos negros
Mi niño de rubios cabellos danzando
Nuestros ojos felices viéndolo
Risotadas que se robó la tarde.

De amores que marchan aprisa…
¡OH mi amado novio!
Mi lucero encendido en mis febriles noches
Mis cenizas envío desde las montañas
Para que aparezcan como danzantes mariposas
Sobre una pequeña flor mecida en tu ventana.

De besos… de lenguas… de cálidas miradas…
Un volcán irrumpe sobre mi pecho…
Son tus alas de colibrí que se nutre de otros perfumes
Y mi orquídea sólo espera…
Como mi boca anhelante de tus labios.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 26/12

NAVIDAD



NAVIDAD

En blanco hemos de continuar…
Una herida tras otra hemos de olvidar, 
un beso tras otro hemos de recibir y entregar...

Navidad... Esperanzas... Sueños... Anhelos...
De tu mano espero, sin importar si es virtual
de tus ojos negros, azules, verdes, dorados...

Un canto sobre los cerros será un madrigal
una mirada adornada de divinos trajes será un motivo
un canto al amanecer de un ave será una invitación.

Navidad... Siempre añorando el ayer donde estabas…
más hoy... Mi doncella hermosa... Mi niño de dorado rostro...
Nunca serán olvidados y una mariposa azul vestirá colores en primavera
y un canario trinando en cualquier árbol...
Me recordará de tu efímera y preciosa existencia.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 26/12

A MI AMOR






A MI AMOR L4R

Te diré que un sueño te involucra cada día
Repetidas amapolas en mis labios
Versos van y vienen pero contigo
Bañados de silencios y de blancas.

Una nube se ha convertido en doncella
En veloz carrera mis cabellos como potrilla
Un violín parece llorar pero sólo canta
Una guitarra se cansa de gemir y te abraza.

Levanta las sábanas de la indiferencia
Hoy amanece el día está en calma
Escucho el trinar de un mirlo en mi árbol
Y el reloj sigue marcando sus sonados pasos.

Dame un beso… que haga cerrar mis ojos
Piérdete en mí que abandonada estoy en ti
Como la playa que espera ansiosa
Un abrazo de las frías olas sobre su ardiente piel.

Como una sirena me escondo en tus profundidades
Agito en el vaivén de la lluvia fresca mi traje desteñido
Muerdo mis labios y suspiro entre tus brazos.

Y en el lejano olvido… como una estrella pasajera
Olvidé que no soy yo quien te acompaña
Y al despertar me descubro en el espejo
Con esa mirada de brillos contenidos
Donde mis manos son mi arrullo y mi sosiego
Y pronuncio en mi propio silencio que te quiero.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 25/1
2

COMO UN RÌO




COMO UN RÌO L4R
Como un río de agua dulce
Desprevenido bajas 
Sólo cantando
Dejando huellas de vida
Como el sonar de una guitarra.

Una larga cola de novia
Perdida entre los cerros parece olvidada
La profundidad de un vientre en espera
Un mundo de estrellas a su paso
Donde un gorrión acepta un nido
Y una palabra descubre el ocaso.

Como un cántaro de lluvia fresca
El recuerdo de una madre danza
Aún sobre las olas como una gaviota
Una niña pintada de colores
Observa en el espejo tranquilo
Bajo las aguas… de un río calmado.

Y en el manso lago de mis tristezas
Ayer un trino tal vez copiado
El verdor de tus ojos… y el de mi niño
Bajan del cielo en forma de iris
¿Serás un poema aún no creado?

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 25/12

PARA MI POTRILLO

et
Imagen: Internet/12

PARA MI POTRILLO

Un beso de mi potro espero
Brillan sus ancas con la luz del sol
Sus luceros radiantes al mirar
Hacen temblar mis labios
Y mi corazón se agita como las olas
Donde mis pechos parecen reventar.

Ven mi potrillo negro…
Mi alazán dorado…
Mi niño de cabellera al viento
Tan roja como mi sangre
Tan ardiente como las dunas...
Tan sedienta tu boca, como los resecos pastizales.

Abre la cerca y ven a mis brazos
Cubre mi vida que se muere de ansiedad
La soledad es mi compañera de día y de noche
Los bosques invitan y no te sé buscar.

Ven hacia la frontera donde invita una fuente
Donde revientan brotes tiernos que saben a mar
Agita tus ancas sobre los cerros de mi cuerpo
Vuélvete vendaval o arroyo manso al trotar.

Suspira fuerte sobre mi cuello que ansiosa espero…
Un relinchido escucho… más no es el tuyo…
Aviéntate sin importar las cercas;
Revienta el lazo que te oprime y la cadena que te aferra.

Busca el oasis de mi corazón
Y dancemos con un flamenco
Vestidos de luces de colores,
Sobre una cama llena de pétalos rojos
O escondidos entre las resecas ramas
Donde se oculta el sol en las mañanas
Y se esconde en el atardecer.

Calma mi sed y aplaca la tuya
Tu cabellera sobre mi desnudo vientre
Ya calmadas las ansias tus manos en las mías
Y una sonrisa que nos haga reventar en llanto.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 24/12