martes, 8 de noviembre de 2011

ROCÍO.

SE BUSCA: ¡¡VIVO!!

 ..

Tiene una mirada de la que estoy prisionera...
Unas luciérnagas encendidas, una boca rosa...
Su cabello es dorado como el oro de mis montañas
Sus ojos son esmeraldas gota de aceite
Y su corazón un rubí que espera mi amor sin saberlo.

Su voz tiene el timbre de mis cascadas
Su lengua la suavidad de mis orquídeas
Su aliento como el café tostado del campo
Y sus manos, son grandes y varoniles,
Llenas de amor y galopan sobre un estero rojo.

Los cardos del camino lo volvieron altanero...
Antes soñaba vanidades, hoy bajó el rostro
Camina erguido, con pasos firmes y elegantes
Mientras se descansa sobre la ladera
Agitando la arena de sus botas.

Ha volteado el rostro hacia mi tierra
Sólo pido a Dios que sea para bien
Aunque mi corazón se encoge...
Escucho los látigos que le da a su potranca,
Pero yo sólo espero que conmigo se ablande.

¡Lo quiero vivo!...
Si alguien lo atrapa lo traen sin cortar sus alas
La potranca ha de venir con él y que conserve sólo las botas
Sus armas de violencia se quemarán 
Y entre los dos las lanzaremos al mar.

Una vez aquí...
Le mostraré desde la cima de mis montañas
Una casa blanca tejida con azahares frescos
El gran Chicamocha que bordea sus laderas
Donde las cabras de monte se pasean libres
Y el gran cañón igual al de su tierra,
Lleno de verdor cubierto de espinos 
Flores amarillas perfuman el ambiente
Y un pequeño colibrí platinado nos mira y se aleja.

Raquel
Barranquilla, noviembre 7/11


"ÁGUILA BLANCA"

 ..
Soy "Águila blanca", hija de "Flor de Loto"
los poderes han llegado a mí...
el espíritu de mis ancestros me dice
que pronto, muy pronto una gran brisa llegará;
muchos morirán pues es su voluntad.

Se ha llenado de estiércol el jardín plantado
se regaron con la sangre de los inocentes...
"Águila Blanca", debe contar sus pasos y abrir sus alas
pues la enfermedad ha tocado su cuerpo.

Allí, donde gime de noche la oscuridad
unas garras aprisionan y ahogan; 
los malvados se unen a ellas, como cuervos negros,
sacan los ojos, los devoran...
y nuevos ríos bajan desde los cerros.

Águila Blanca pronto viajará muy lejos...
a un gran cerro donde la esperan unos brazos,
son de oro y sus ojos son esmeraldas finas; 
se convertirán en uno sólo, mientras la danza continúa.

¡Corre Flor de Loto!
mañana te contaré otra historia de amor
donde tú serás la reina y yo el ruiseñor
y volaremos a la par con los luceros,
pues escuchamos aquéllos anuncios 
que nos decían que nuestra mirada era dirigida
hacia una gran estrella de luces blancas
que nacía donde muere el arco iris, 
y aparece un sol resplandeciente.

Raquel 
Barranquilla, noviembre 7/11