miércoles, 12 de octubre de 2011

LOROS CAUTIVOS



....................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
..............................................................................................................................................................................

Señor, si existes escúchame...
Aquí  estoy de nuevo inquieta, prisionera 
las redes son mi propio ser, las jaulas mi tormento
mis horas más felices las he olvidado;
mi  pequeño corazón gime de terror
la  vida lánguida y tibia desaparece;
se esfuma como las  repetidas olas en la playa.

Reinas en mis ojos cuando al amanecer no te veo
no vislumbro mis montañas ni los ríos;
las cascadas no están cristalinas ni rebosan de vida;
huellas  de mi traje sólo adornan jarrones de cristal,
¡vida mía! … ¿a quién le importas?.

Quiero que me hagas la voz de los cansados
que mis palabras sean las tuyas, mi dolor el tuyo
clavado en una cruz vencido y humillado...

Morir es el premio que espero,
mi ansiedad me llevará a tus brazos;
hacia esa promesa de tus llanuras de verdes prados
donde mi libertad anhelante espero,
con un vuelo errante que al fin tendrá un término
sobre tu resplandor de luna clara en medio del desierto.


Raquel
Barranquilla, octubre 12/11.


He  de confesar que fui criadora de aves, pues siempre tenía desde niña éste impulso, amo a los animales y son parte de mi vida, pero debido a un problema de salud, que no las involucra, compré aves prisioneras para después soltarlas, no crié más, tengo una lorita que traté de llevar al zoológico pero no me la recibieron, no justifico nada pero debido a mis errores pasados, hoy quiero ser parte de la comunidad que las protege, ante todo las aves que están libres, y las atrapan para hacerlas prisioneras sin haber cometido delito alguno, y a todos los animales que desaparecen por la crueldad del ser humano y su ambición. 

A UN AMOR INGRATO


A UN AMOR INGRATO

Publicado pors en octubre 12, 2011 en 12:08am

.Amor mío, sé que no deseas  saber nada de mí
que he sido una torpe, por no aguantar más ultrajes;
que eres una persona soberbia que no admite  nada,
aún si razones me sobran; 
nunca estarás de acuerdo conmigo.

Te diré que me haces mucha falta; 
que ya nada es igual sin ti.
Escribo en medio de la locura de tu ausencia,
como una  gran barca a la deriva sobre el frío océano
navegando sin tiempo, sin timonero ni ruta ...

Deseo tu regreso, 
los zorzales no han regresado,
ya no trinan en el árbol de siempre
mi soledad es la misma, en el mismo sillón,
con las mismas ilusiones de hablar contigo,
más comprendí que sólo fui un juguete para ti
alguien que sólo perturbó tu paz 
con mis gemidos de amor.

Quiero que  estés conmigo, 
aún sin hablar
sabré que como el ancla oxidada de mi vida,
nadie deseará, pero aún así quiero decirte de nuevo,
que "te quiero", con un eco infinito que hizo nido en mi corazón
que te llama y no tiene reparos en decírtelo.

Sabes que éstos versos son para ti,
que no hay sentido de mi regreso, si te marchas,
si tus palabras no adornan éste sendero de cristal
donde sólo una mano decide por los dos.

Deseo que bajes la guardia, 
nos hemos enfrentado como enemigos
más sólo tonterías han sido, o tal vez fue tu excusa
que tendré que asumir, ya nada importa, 
mi sentimiento sobrepasa ese sentir
no tengo el orgullo para callar, pediré disculpas,
aún si has sido el responsable.

He clavado la daga de nuevo contra mí...
Dame tu mano, intentaré caminar  en silencio
hasta que una mirada tuya deshiele los polos del desamor
y aceptes tu cruel error.


Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, octubre 11/11.