miércoles, 22 de febrero de 2012

NOVELAS SIN EDITAR...

La historia de amor se inició en cualquier esquina,
ésta vez asomaba tímida no era de novela
donde el rico resultó ser el pobre y la rica heredera
la hija de la criada y ya no era hija de la criada
sino del mayordomo que resultó ser hijo del rey...

Ésta historia de amor tenía olor a necesidad... sabor a miseria...
si... a esas historias con olores nauseabundos de los que nadie cree
donde se dice que no existe el amor entre los pobres
y es allí donde se cultivan las rosas que se regalan.

La chica llegó, descalza, sus pies llagados...
el camino era una porquería... aún tenia brillo en la mirada
aún su piel tenía ese olor a flor inconfundible de la juventud
y sus blancas piernas algunas vez teñidas de rojo
sabían encontrar en esos azules ojos aquél extraño sentimiento...

Él sólo la observó... era sólo un vago que montaba en bicicleta
recorría senderos a pie muchas veces; arañándole a la vida un bocado
y en su rostro pálido y triste encontró también esa mirada...
la dulce niña que alguna vez descubrió tendida en el camino
y que por siempre se talló en su corazón.

La nena observó que allí podría estar tranquila
en esos brazos que se presentaban como una roca fuerte
en esos ojos de resplandor divino
y en esa boca que su llanto acalló...

Ya la novela cursi se había editado...
pero la realidad estaba aquí en éste cuartucho de madera
donde con caricias y llantos había un consuelo
y entre sus flacos y delgados cuerpos...
brotaba una semilla con olor a rosas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, febrero 22/12

RUTINA...

Casi muero por tu ausencia
se derrumbaron todos mis sueños
mi barca de papel por poco se hunde
pero una mano prodigiosa la hizo bogar de nuevo.

Casi que me ensordece éste ruido
pero al ver esas maravillosas sonrisas
algo se iluminó dentro de mí
quise bailar al son de la salsa, el mambo
y me arriesgué al mapalé...

¡¡Qué ricooo!! el carnaval de las sonrisas
los espantos que nos acorralaron todo éste tiempo
hoy deambulan para todos, dejando esos malos recuerdos
que hoy se convierten en fiesta.

Me voy... me espera una danza en el patio
los misiles esparcidos y yo danzando y danzando
porque mañana... ¡¡si mañanaaa!! de nuevo estaré aquí.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, febrero 19/12

DESDE MI LAGO...

DESDE MI LAGO...

Qué frio amanece el día
Éste blanco desierto lleno de palabras
Aún  esa infinita luz abriga
Entre los resecos huertos que marcharon
Nívea espuma que cubre mis ojos
Como una estrella de amor
Habitando en las dunas de mi vida.

Ya las alegrías marcharon de mañana
Murió la poesía, hay rostros enmudecidos
Sus sonrisas disfrazadas al son del tambor
Se escondieron en la noche… terminó la fantasía.

Comienza un nuevo día
Se pintan realidades nuevas entre azules
Para tornar gris la sinfonía que espera a mañana,
Para nutrir de a poco verdores soñados
Con el ensueño de  esa luz divina.

Allí estás… te presiento…
Allí sobre ese gran nevado intocable
Sobre mi laguna un poco mustia…
El arroyo que recibe tu luz para convertirla en colores
Y sobre ésta soledad nueva que hoy se tiñe de violetas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, febrero 22/12