domingo, 9 de diciembre de 2012

DILE



DILE L1R

Cuéntale que el café caliente...
Dile de mi eterno amor,
háblale sobre la hoja en blanco
pluma mágica de un Pintor.



El tintero está vació, /debes llenarlo
Salpica de letras el pizarrón
o sobre mi libreta vieja
cuéntale que deshojo una flor.

Inviernos pasaron calando su frío...
Retornaron las primaveras flor a flor,
viajaron las aves… arribó el olvido,
pero siempre musito una canción.

Dile que siempre lo espero…
Mi silla conoce de mi amor,
las paredes tienen sabor a sal de mar
mi piel tiene tu olor.

Tal vez alguna vez al divisar el ocaso
las marionetas del sol se dibujen,
comprenderás que lo que marcha regresa
y el tiempo es sólo un marcapasos en el pecho.

¡Dile pluma blanca, que lo amo!
Deja que mis letras de sangre dibujen,
un cuento nuevo aparece sobre una lápida
el frío de la ausencia quema
y alguien se despide nuevamente.

Cuando en sus venas mi amor silencie
aún sobre el sol habitará una estrella.

Dile que desde allí estaré llorando...
Lo sabrá cuando gotas de rocío lo despierten.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 8/12 

COMO UNA MALETA VIEJA


COMO UNA MALETA VIEJA L4R


Así como una maleta envejecida
alforja para guardar vanos deseos,
el rincón de la silla vieja,
la silenciosa que nada espera.



Como un zapato sin usar...
Hoja caída sobre cualquier espacio,
abono que no hará brotar nuevas semillas
descansado en una roca, muerto en su mirada...

Retrato de aquél pintor que dibuja  nostalgias,
sabe divulgar de la mujer sus miserias...
El guitarròn que no ha sonado, 
pues nadie busca su música
aunque en su interior habiten preciosas melodías.


Descalza, desnuda el alma del poeta...
Un soñador musita poco a poco sus versos,
la paleta del pintor de nuevo se desliza,
sus ojos tienen la sabiduría del tiempo
 sus manos como un labriego de penas
sólo las deja… como la maleta vieja,
para que otros la disfruten.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 9/12