lunes, 15 de agosto de 2011

CARTA PARA MÍ...

CARTA PARA MÍ...


Mi querida amiga y compañera; he traído una hermosa rosa para ti; te diré que aún diviso en el horizonte el águila de mi propio destino; mira con mis propios ojos posados en el tronco raído,en donde mis sueños y mis lisonjas se pierden, en medio de bellas margaritas de ojos dorados y donde mis otoños van quedando con miedo y mucha prisa, al igual que los tuyos.

Ya no retozo como en años anteriores, ni florecen para mí los lirios ni llegan las rosas rojas tan anheladas... sólo quedaron pétalos mustios que se desvanecen con la lluvia de mis ojos.

Aquí estoy de nuevo, sentada y poseída por pensamientos de juventud... abrazada al blanco cisne de mis quimeras con mis ojos encendidos, mirando las violetas que se extienden por el horizonte, y el mar azul que decide bañarme con esos afanes exquisitos que se pierden conmigo, y que con mi verde mirada se confunde y me hace imaginar en otros lares tan ajenos y tan distantes con el verdor de los prados ante mi mirada errante,  y con unos negros ojos perdidos en los míos, en un largo y extendido abrazo de luces y colores,  y en unas sensaciones que regresan y se anidan en mi corazón que ha decidido tallarlos y dejarlos ahí por siempre.

Vengo a contarte  que ya me queda la última primavera y deseo pasarla contigo; nos miraremos juntas, nos amaremos las dos como dos hermanas únicas que siempre han permanecido abrazadas  a pesar de las tormentas, a pesar de duras madrugadas con los desamores y las crueldades del destino, que se escondieron bajo nuestra  húmeda almohada que hoy  parece el lago silencioso que te abraza siempre y comprende de tus tristezas y las mías,  más ella te consuela,  te acaricia, te perfuma y recoge todas tus sales de mar para juntarlas y convertirlas en perlas pálidas con las que formará un collar, que te regalará algún día, un pronto día donde las dos seremos una sola y viajaremos sobre las olas, y nos extenderemos y nos posaremos livianas sobre las nubes, desde donde miraremos  el vacío espacio y las bellezas vistas desde cristales de fantasías y añoranzas.

Aparecen miles de flores del amor por el sendero, más las mías fueron pisoteadas desde niña;  ¿a quién le contaré mis penas si nadie me quiere escuchar?... creo que hablaré contigo mi amiga, mi gran amiga y compañera, mi tierna soledad que te miras conmigo en el mismo espejo y me dices que esté siempre callada, que no abra la boca porque pierdo, porque alejo con  palabras necias a mi amor y al tuyo soñado, que marchará sobre un caballo blanco donde tantas mariposas lo rodean y le envían besos y lo encienden y lo vuelven arrogante, como pavo real esponjado que no sabe a cuál hembra  escoger, mientras nuestro amor puro busca el nido de sus brazos y los besos de sus labios que no entonan la misma canción.

Hoy he decidido que marcharé hacia mi lago... que ya no habrá más palabras, mi cisne decidió emprender vuelo, está posado en un lago ajeno y desde allí se ríe de las dos, las que lo amamos y las que hoy decidimos que sea felíz sobre ramas  que sólo quieren fantasías y que siguen sus besos fríos desde los alambrados de púas de colores.

Ven amiga mía, vamos a nadar por éste lago que se presenta claro y nos ocultaremos entre las verdes ramas donde la humedad y el vértigo nos espera y donde nos abrazaremos como una sola, confiadas, pues sólo tú eres  el cofre de seda que guarda mis sentimientos puros y resguarda los sentires de mi corazón.

Vamos pronto  amiga linda, recojamos entre las dos las últimas flores que nos quedan, son las más hermosas, las llevaremos y nos perderemos entre sus pétalos y nadie dirá nunca que no fuimos felices y que nuestro perfume no esparcimos por el cielo y nuestro último abrazo nos daremos como una sola con nuestro amado cisne que tanto esperó por nosotras...

SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 15/11

BÉSAME

BÉSAME...


Cuando los acordes empiecen a sonar: bésame
con cada tecla que se mueve a tu alrededor hazlo,
aún hay  tiempo y mi calidez es temprana...

En el instante en que te roce, como la suave brisa
posada desde los cerros ensoñadores
los que traen olor a orquídeas y flores: bésame.

Ya el atardecer se mira en el cielo...
estelas encendidas rojo fuego...
las alondras se invitan y se quieren
yo las miro... tú también, bésame.

Se  entrega el arco iris sin pedir nada
con todos sus colores mágicos...
con la lluvia suave que los dos divisamos
tus manos en las mías, tus ojos en los míos,

bésame antes de la puesta de sol,
cuando la estrella viajera pase,
el sonido de la vida que te incita
aún no termina, alguien mueve su teclado...

Bésame corazón de fuego...
por entre los enrejados del pensamiento,
líneas invisibles que nos llaman,
el reloj que nos anuncia el tiempo
el que aún no termina,

bésame en cada sueño...
cada vez  que despierte y en tí piense
y me convenza una vez más
que quien sueña puede.

¿Si ves amor cómo me has besado?

y la música aún no termina...


SHEILA
B/quilla, agosto 15/11.

DIVINA INFANCIA...

DIVINA INFANCIA...


NOTA: Los videos no me pertenecen, son bajados para ilustrar mis poemas y la finalidad no es apropiarme de ellos, sino como divulgación cultural.

Divina infancia que gateas aún
tiernas manos, flores blancas
sedas que tocan, que callan...

Canto tibio, beso suave
mirada cándida de estrella,
llanto de alegría
desde mi balcón.

Niñez que aún jugueteas
regálame tus sonrisas,
tus pasitos temblorosos
posados sobre mi vida
tu alegría que marchó...

Bebé de gracia fina...
manitos en mis pechos
leche tibia en tu boca
llanto de amor...

Tráeme nuevas flores
que me embriaguen,
que extasíen mis miradas
que rieguen mis tibiezas
sobre tu corazón.

Pies descalzos divinos
boquita con sabor a fresa
cantarina palabra,
la que arrulla que besa
la que susurra mis mañanas
y ahonda mi dolor...

Te marchas pronto
como mariposa en vuelo
no retozas, no perfumas,
te has esfumado con las olas
que se roban mis auroras,
y las flores perfumadas
que no retornarán.

SHEILA
B/quilla, agosto 15/11.

ERES...

Eres la luz nueva cada mañana
la cascada fresca y cristalina
el sol naciente dorado
la rosa sin espinas.

Eres la música suave y cadenciosa
el piano, el arpa,  la guitarra,
el cisne que nunca viaja
y se queda como habitante eterno
en el lago de mi vida.

Eres un beso nuevo cada día...
el búho que mira tus estrellas
que se embelesa con tu luna.

Eres vaso de agua cristalino
aire, sol, alegría, flores en primavera
vida que se renueva cada segundo
sobre la roca donde está mi vida.

Eres todo, y eres nada...
la nada que me extasía en tus amores
donde retoza el venado tierno
y donde se abrillantan las estrellas en el cielo.

Eres mar y eres tierra...
la vida que corretea sobre los pastizales
la que vuela por las inmensidades
el suave nido donde reposo en mis noches
el sueño plácido sobre tus brazos...

Eres mi amor infinito y pleno
donde descansaré al fin de lo terrenal
y  donde la caracola dejará de enviar mensajes
pues todos morirán contigo junto al mar.

SHEILA
B/quilla, agosto 14/11.

ROSAS EN INVIERNO


Siempre estaré cultivando rosas para ti
aunque  hayas olvidado
los besos que te dí.

Rosas rojas, blancas, azules
del color más encantado
con los perfumes más sublimes.

Las pondré dentro de mi cofre de oro
allí nadie las podrá robar
mientras recojo cardos,
los resecos que torturan
llenando de dolor mi alma.

La de hoy tiene el color del fuego
llama que no se apaga
la sembré cerca a una enredadera virgen...

ella florecerá en invierno
será maravillosa y perfumada
estarás aquí yo lo presiento,
la recibirás con una sonrisa nueva
y sus pétalos estarán en tu boca
y el cáliz se perderá entre tu piel
y su aroma morirá dentro de tu corazón.

SHEILA
B/quilla, agosto 14/11



CORAZÓN DE FUEGO

Señor: nuevamente en mi soledad te llamo
días de compañías vanas,
más tu presencia siento cada mañana
el trino de las aves hoy me levantó de nuevo,
ahí estabas, con tus rayos silenciosos
con tu piel de seda sobre la mía
y el cántico siempre felíz sobre endurecidas ramas.

Te diré que aunque la música sea breve
y que se silencie de momento
escucho cada instante una nueva,
el aliento en los amaneceres mustios
y tú... mi cantor de siempre
mi suspiro tempranero
como lluvia fresca en mi corazón.

Casi que me pierdo de ti
de tu púrpura corazón de fuego
lámpara encendida que no se apaga
brillo de mis ojos y aliento de mi vida...

Cómo no he de venir en silencio
decirte que eres mi musa amada
agradecerte  por mis trasnochadas, mis desvelos
en mi aparente y ansiada soledad contigo
con las brumas que no dejan ver
que cada canto al amanecer
es un llamado tuyo
a permanecer en tu amor,

a vivir cada instante como el último momento
y a esperar siempre ese cántico tuyo
que nos invita a ser felices
y a expirar entre tus atardeceres
sobre ramas de verdor intenso
con esa voz tuya  sublime
que sólo se silencia
cuando muere el día dentro de los ojos claros
de tu  luna nueva.

SHEILA
B/quilla, agosto 14/11