sábado, 9 de diciembre de 2017

Y A TI

La imagen puede contener: 1 persona


Y A TI

Pobre vanidosa
que ríes y ríes
que hablas y hablas,

pero ni una tonada regresa.

Es como si la montaña
hubiese perdido el eco
porque es a ti a quien deseo
durmiendo entre mis brazos
ahogando mis quejas.

A ti que te ahogas en llanto,
ya ni morral hay para cargar tanta pena
y sigues riendo, a orillas del Magdalena, 
ansiando en verdad el barco que se arrime
y ancle de un marinero, su corazón al tuyo.

Cada cicatriz es una rosa en la carne
no espina sino la hiel de tu lengua,
y entre mentira y mentira te fuiste,
nada pasa ahora, el amor ha muerto.

¡Pobre vieja!, ¡es una tonta!
Pero sigue creyendo en el amor que agoniza
en tus negros ojos que no avistan mis ansias
ni éstos deseos que ardor provocan al verte.

Mariposas nacen en mi ombligo,
han encendido una lámpara en mi boca,
ahora soy lengua enrojecida con tu vino,
que bebo a sorbos, de tu vid que se crece
entre mis dedos.

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, diciembre 12/15

martes, 5 de diciembre de 2017

MADRES LLORONAS

MADRES LLORONAS

De nuevo llora un violín, 
no quiero que sea por mí...


Todas las lloronas del bosque se han reunido
Parecen negras nubes llenas de lluvia,
Que convierten en río, una pequeña quebrada.

¿Viste si son niños de mi patria?
Descubrí a lo lejos un valle encendido en lirios rojos
Que con el agua bajan... y con el río se alejan...

¡No lloren más mis niñas!
Toma un ramo de flores entre tus manos,
Siente el aroma del bosque, que ahí están...

¿Escuchas ese sonido como de tambor entre las hojas?
Son sus pequeños corazones sin miedo,
Que vuelan ante tus ojos y anidan en las ramas.

¡Escúchales como trinan de hermoso!...
Tienen sus alas de colores, 
Y llenan el mundo de magia
Porque ahora son ángeles 
Y nadie los volverá a tocar.

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, diciembre 5/13

lunes, 4 de diciembre de 2017

ALLÁ

ALLÁ
Amiga mía, en ese lugar
Allá, cerca del águila,
Conversando con el pasajero
Que abre sus alas
Y con besos de brisa estaciona sus ojos
En la vida que corre en el llano…

Arriba de todo, 
Conversando nubes con ibis sagrados
Charlando gotas de nieve con hojas secas
Que caen y caen de los árboles 
Que no se han tocado,

Allá, en ese lugar donde se fabrica un perfume
Y se inventan las flores blancas y negras,

En ese lugar, en que se pintan ovejas 
Y se cuentan por miles al inicio de la primavera,

Ahí nace una aurora de ojos verdes cada mañana,
Se enreda en el árbol de cada uno de mis caminos,
Y sus brazos parecen dedos de madre,
Con eternas cicatrices de violetas tonos…

Allá vive mi amor, 
Se ha quedado dormida
Y en sus brazos lleva un niño
Y con ellos lo cobija…

¡Arrúuuu!... ¡arrúuuuu!… ¿escuchas?
No son palomas las que versean en los gajos de mi roble, 
Siempre tristes parece que lloran,

Es ella quien bajó del cielo 
Y me dice que me ama,
Con voz de pájaro, 
con trino de mochuelo; 
Y luego, en un parpadeo 
Se aleja…

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, diciembre 4/15

SE FUERON

SE FUERON

Se fueron los valientes viejos…
De traje, le colocaron el nuevo; ¡y pensándolo mucho!
Guardaron sus dientes, ¿para qué los necesita?
En cambio con el oro se puede comprar pan y leche.

Todos corren por el vestido negro, ¿para qué llorar?
La una tenía 97 y el viejo un año más.
Se ganaron el infierno por vivir más de la cuenta,
eso dice el pensamiento loco, en tanto cuento los días
y me aferro al café de la mañana.

No iré a velorios, pero sí lo siento por el viejo, /el hijo viejo,
el amante olvidado que tiene marcada la silla
con el olor de las mañanas y el frío acumulado de sus tardes.

¡Pobre viejo Migue!, ahí le veo siempre,
las nietas ni lo respetan, le sacuden los recibos en la cara:
¡Ah pue!, ¡usted no ayuda a nada!, ¡no paga nada!
¡Ah pue!, / y vuelve a sacudir en su rostro otro vale,
en tanto la cámara dispara un flash y al menos la pena acude,
y en disfraces que se crecen, la juventud se destiñe
con los valores que se van por la alcantarilla.

¡Los costeños duran más que las tortugas! /era una frase de mi viejo,
y entre risas y lágrimas, nos contaba de antaño,
que a los velorios iban a tomar aguardiente
y a contar chistes verdes, ¿qué más da?

Toca festejar el instante, sacudir los remiendos
y bailar por el día que se nos abone a la cuenta,
sin olvidar que el cristal fue arena blanca
que pasó por el fuego.

¡Paz en sus tumbas!

Raquel Rueda Bohórquez
04 12 17




RUIDOS

RUIDOS
Para el resto de tarde, 
y mitigar un tanto los ruidos 
que no dejan vivir en paz.

Para estar un tanto 
más contigo que conmigo 
y aprender a volar sin alas,
llenando mi espacio
con tu grata presencia 
y tu divino recuerdo.


¿A qué lugar voy ahora?... 
Siempre quiero correr, 
más recuerdo que no estás,
y te veo sonreír 
sobre la mesita cerca de mí
y al pensarte te atrapo 
y te mezclo en una taza de café.


Ahora huele a ti... 
¿Qué más deseo?
Frena la inquietud
y el alma se aquieta.


Raquel Rueda Bohórquez 
4 12 16

EL PAISAJE/A Mary Soco Rueda

EL PAISAJE/A Mary Soco Rueda

Será viendo el paisaje
en que la vida me pague
todo lo que me debe.

¿Me debe algo la vida?
Ilusa y valiente coquetería, 
soy quien le debo más sonrisas
para depurar en tu boca mis tristezas.

Será en una tarde cualquiera
en que el manantial me retrate
y en ese espejo te vea y nos juntemos
con el alarde de la sed vieja
y el ardor que nos aqueja.

Moverá el viento tu amor hacia mí
y en esa estación de pensamientos,
buscaremos trasladar los versos
al silencio de un paisaje que nos llama
en medio del color verde madre
y el azul intenso de un abrazo.

Raquel Rueda Bohórquez 
4 12 16

viernes, 1 de diciembre de 2017

NAVIDAD 2017

La imagen puede contener: interior
Alberta

NAVIDAD 2017

Queridos amigos, quiero agradecer a todos por sus lecturas, pues ellas han sido la motivación para continuar, aunque la fiebre de poesía me asiste, este año poco escribí, porque he pasado corrigiendo, organizando registros y derechos de autor para ver qué sucede el próximo año, si Dios nos permite continuar por aquí. 

Somos las hojas secas que el viento mueve a su antojo, somos el aroma raro que une o aparta, pero con seguridad, debemos aprovechar los segundos para vivir felices, algo que a veces pareciera no existir en medio del caos que vive la humanidad, un mundo lleno de ambiciones de poder, de cosas y más cosas cuando el resto de humanidad vive en la miseria. 

Qué este año recordemos que la caridad empieza por casa, que el prójimo es el mismo próximo que se acerca en 4 patitas a nuestra puerta, hambriento y desesperado, y que tanto animales como seres humanos estamos viviendo una época de crisis, mientras otros derrochan en vanidades el dinero que le hace falta a muchos seres que deambulan por las calles y nos ven como su salvación.

Es un tiempo para pensar en la naturaleza, que llegue la siembra y la abundancia de ideas positivas porque la madre tierra está herida, pero la risa burlona es más inmensa que el vendaval que viene.

Les dejo un abrazo, sin importar la distancia, y mis buenos deseos para que todo en sus vidas prospere, pero que sea el amor la palabra que llene nuestro espíritu y nos permita arrodillarnos para besar a Dios que es la naturaleza que nos reclama, y quien nos recibirá con los brazos abiertos un día cualquiera.

No olvidemos nuestra fragilidad, que no pasemos por encima del otro para conseguir nuestras metas, que no odiemos a los animales, que no derribemos los árboles, porque tanto ellos como nosotros estamos aquí de paso. 

Feliz navidad, que Dios les bendiga y tengan muchos éxitos y felicidad en la vida. 

Raquel Rueda Bohórquez 
01 02 17