miércoles, 24 de agosto de 2011

YABEL RENÉ GUADARRAMA


YABEL RENÉ GUADARRAMA

Hoy nace el sol de nuevo,
inmenso y radiante como un gran dorado
que se dibuja en el cielo y se esconde en altamar...

Aparecen  los cantantes, los danzantes,
los cómicos que sonrisas regalaron
los dioses desde altos cerros
que relojes se inventaron...

Hoy se descubren  las palabras eternas
que se mecen en pálidas páginas
y se esconden entre los corales
tallados por la luna llena de mareas...

Y naciste tú entre los gemidos de una madre.
Niño llorón posado en suave cuna,
 ella...cándida te besa, te arrulla
con los cascabeles  de  paloma cantora...

Más quedan los silenciosos amores
que como piedras calladas se desvanecen
y como mariposas errantes vuelan
queriendo libar mieles ajenas...

Ya bellas y cándidas  posadas
ante gentil mirada, callan,
pues  hoy nace un cantor
que mientras lo atetan,
se convirtió en poeta.

La bella madre lo mira desde el cielo;
Le envía arrullos con sus estrellas
y besos con la luna que lo inspira,
meciéndose con ella  
en hamacas de mar.

SHEILA
Barranquilla, agosto 24/11


Compadre: ¿cómo podía olvidar tu día maravilloso?, desde mi corazón el silencio y un cálido abrazo con mis mejores deseos, que Dios te siga regalando palabras de aliento, mucha paz y salud. Dedicado a mi compadre YABEL RENÉ GUADARRAMA en su cumpleaños 25 de agosto/ # chorrocientos chochenta y chocho...

LIBANDO MIELES

LIBANDO MIELES [17] L4R

Cuando ya no desees mis besos
Y entre flores me lo digas...
No te turbes si en mi tristeza
Te pido me abraces con tus alas
Antes de iniciar tú prolongado vuelo.

No te angusties si me ves llorando
Si mi canto  languidece
Sobre el envejecido árbol de mi vida
Y  mi voz se haya silenciado  sin verte,
Tal vez mis  alas no deseen  abrigar un nido.

Verás que en el silencio de mis horas
Cuando con el canto de otros me  entretenga...
Continúa  mi dulce amor tu raudo vuelo,
Posado sobre mariposas de colores
Que morirán pronto sin un duelo...

Más mis ojos tristes te verán sobre el estero
Como colibrí que se entretiene con  muchas flores
Encontraré en mi paso un jilguero
Que en triste vuelo maltrató sus alas
Y se posó suavemente sobre mi solitario alero.

No te turbes si en él veo un consuelo
Ni olvides que el ave en eterno viaje,
Busca posado sobre otras ramas
El vértigo del deseo y del anhelo
Que no se pierden aunque te hayas ido.

Pero si pretendes regresar ahora...
¡Detente!... ¡no lo hagas!
Ya mis alas maltratadas  han sanado
Y mi pico entona nuevos cantares,
Sobre plumas de colores que abrigaban
Mientras tú... Libabas mieles ajenas...




Sheila
Ag 24/11 




EL VENDEDOR

EL VENDEDOR


El viejo marrullero lo sabía...
simplemente se hizo el que no veía
y se paró con  sus cachorros a observar...

Se le veía una mirada maliciosa..
sus ojos de veterano sostenían los cachorros
los miré de soslayo... más él ya lo sabía...
simplemente de mí se burló y lo hizo frente a mi cara...

Su gorro era muy fino, parecía de charol...
detallé la chaqueta... parecía lino grueso y abrigador...
sus manitos curtidas y arrugadas los sostenían
mientras mantenía fija la mirada sin temor.

Ahí está... -pensó el vendedor-  ¡jajajaja! no se podrá contener
y en un instante me envió la imagen
que llegó aprisa por mi computador.

Yo sólo lo observaba...
me movió su tierna mirada envuelta en negros ojos...
me conmovió la dulzura de su pícara sonrisa...
sus dobles camisas para abrigar sus días...
sus canas que sobresalían por el brillante y gracioso sombrerito...
"lo lograste Benjamín"  -me dije-  éste hombre es un gran vendedor...
y me dispuse aquí sentada en mi butaco a devolver el regalo generoso
¡qué gran amor posado entre sus brazos!
donde dos gorditos y preciosos cachorros me esperaban...

-Han de llegar algún día, estoy segura-
y no compraré los dos... creo que también sin temor...
me quedaré con el vendedor.

SHEILA.
B/QUILLA, AGOSTO 24/11.

NIEVES

NIEVES

Cuando me cerquen las nieves
y mis sueños se pinten de blanco,
miraré hacia mi perdido oasis
y encontraré entre la tundra helada,
un rincón donde me posaré a tu espera
anidaré,  a pesar de los temblores,
con las ásperas  corrientes que me cercan
y entre un tronco yerto esconderé mi nido...

Y  si regresas amado mío...
al encuentro de mis alas mustias,
verás que sobre mi corazón herido
hallarás de nuevo tu calor intenso,
aquél que  me abrigó en tu ausencia,
se posó sobre mi pico y me animó a trinar
calentando con mis alas la mies que plantaste
en una tibia tarde que te alejó  un invierno...

Y si al amanecer
se deshielan  los polos y aún tibia me encuentras...
Ven cariño mío con tus plumas de colores,
entre los dos abrigaremos los candores
que penetrados en recóndito espacio
nos llaman con llanto lisonjero,
pidiendo de nuestro amor los besos
y los saltamontes congelados en los cristales...

Más no te alejes en helados momentos...
Entre los dos, ocultos en los aposentos,
levantaremos  de nuevo una camada,
que volará a la par hacia un cielo inmenso
que se vislumbra  blanco y puro,
y que en el deshielo nos mostrará las flores
que murieron tras el intenso frío,
para renacer con un paisaje  primoroso,
adornado con  un arco iris de colores
en medio de un radiante sol,
y un aroma que nos unirá por siempre.

SHEILA
B/quilla, Ag.23/11