miércoles, 24 de mayo de 2017

A TI MULATO (Poesía negra) (70)

A un mulato que brilla en las noches más oscuras, cuando abre la boca.

A TI MULATO (Poesía negra) (70)

A tus ojos azabache
a tu trompa colorá
que han visto en el verde llano
el látigo y la mapaná.

A ti mulato que cantas
y tus palabras son versos
de los mirlos negros
encaramados en las montañas.

A tu cuerpo de palmera,
a tu pecho fuerte y salvaje;
a tus piernas que me llevan
entre dulces oleajes…

A ti mulato que lloras
y tus lágrimas no son negras,
son translúcidas y claras
como el agua diamantina
que se bordea de estrellas.

Raquel Rueda Bohórquez
24 05 17



SOMBRAS (A)

SOMBRAS (A)

Y no te olvido,
Porque eres poro en la piel
Por donde brotan las aguas
De tu propio manantial.

Y no te has ido,
Porque cada tanto que pienso en ti
Un ave llega a mi jardín
Con una canción de amor.

Nada pasa sin ser advertido,
Sólo la sombra de un cirio en la pared no será vista
Porque ella pertenece a Dios,

Así como el destino de las aves
Que por el cielo pasan,
Sin dejar estela con sus alas
Cuando se van sin un adiós.

Raquel Rueda Bohórquez
24 05 17


FLOR DE MAYO (A)



FLOR DE MAYO (A)

Casi un despertar después de la lluvia,
Así pasa el tiempo cual agua por entre los dedos,
Y se nos pintan plateadas ilusiones
Entre las auroras sin pájaros cantores.

Fue ayer el día más bello,
Pero hoy es el más sublime;
Ya que despertar es magna obra
De un Rey que vive en los confines.

Canta en sus veredas el ave madre
Que se disolvió entre las cenizas de un poema,
Y hoy vuelve a ser verso entre mis dedos
Buscando en sus auroras la flor más plena.

Fue ayer tan solo, dulce amor,
En tu jardín florido de azucenas,
Donde los colibríes hicieron estación
Para oler tu pecho de hierbabuena.

Ahora es un bello despertar,
Te recuerdo entre toches y mirlos,
Y al ver gajos llenos de orquídeas
Con los gorriones picoteando migas,
Una dulce voz me trae el viento
Con el perfume de tu aliento.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, 24 05 17 

SOL DE MAYO (A)

Aprovechó el sol de mayo mi madre,
y una violeta me envió entre sus rayos. 

SOL DE MAYO (A)

¿Qué fuera de mí sin el sol de mayo
Fortuna que asoma a mi ventana
Sin más tropiezo que el árbol en la esquina
En donde se cuecen mis esperanzas?

¿Y qué del lirio blanco con estigmas dorados
Providencia del colibrí que guarda su tesoro
Y de la hormiga que andariega pasa
Buscando aquí o allá un poco de alegrías
Que se siembran en vasos de oro?

¿Qué fuera del ave sin el gajo
Y del cóndor sin sus plumas largas?
Todo es fortuna si un día más viene
Colado entre las verdes ramas.

Más entre los glaucos llanos
La ortiga se crece y la hiedra se expande…
¿Qué fuera de mí sin tus manos blancas
Y la luz que me prodigas cada instante?


Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, 24 05 17