sábado, 15 de abril de 2017

AFANES/Al Cantor (102)

AFANES/Al Cantor (102)

La muerte ha llegado para quedarse...
¿Qué nos afana tanto si lo sabemos?
Nos angustia por lo mismo,
Pero seguimos como si no existiera.

Ayer se fue el cantor, voló por los aires
Estaba ensayando a ser pájaro libre
Y abrió el paquete entero
Ajustada el ave contra el árbol.

Corremos con la inquietud de la mañana
Y desesperamos con el afán de la tarde,
¿Para qué?

 Apreciemos el paisaje en su vaivén,
Disfrutemos del águila con sus alas abiertas
Y del sol colado entre las nubes.

Nos abren los ojos, se nos da una lección
Pero nada aprendemos.
El libro es inmenso,
Está lleno de gentes que corren y se apresuran
Y en esto se zafan los tornillos
De quien al volante mueve la barca
Y agita la bandera de los sueños.

Nada se puede hacer después,
Aunque digamos que el día que nos toca esté marcado;
Que no sea porque llevamos la prisa dibujada
Y el desdén por la vida en la carcajada.

Ayer casi me sucede, pero ese "casi" es un hoy nuevo,
Una mañana y un despertar maravilloso,
Porque amo la vida con todo el regalo que trae,
Y amo la muerte porque nos enseña la verdad
Que cada tanto en nuestra arrogancia nos negamos.

Eres el ave más dulce en el camino de otros,
Has enseñado a cantar como el jilguero
Y la tarea de amar fue aprendida luego,
Junto al dulce beso de tus hijos
Y la caricia bendita de tu madre.

¿Cuál es el desespero ahora?, pero duele,
Hasta el alma nos duele un joven en el asfalto,
El vino rojo esparcido por tan elocuente nube gris
Que colocamos a la mirada,
Pensando que la vida es un juego de niños
Cuando ella es un don de Dios.

¡Qué en Paz descanse el cantor!

Raquel Rueda Bohórquez
15 04 17