martes, 20 de marzo de 2012

AMOR

Tan exquisito y tan pleno
Tan efímero como una bella de noche
Tan perfumado como ella en sus oscuros momentos…

Dame ese beso pendiente
El que dejó mi boca llena de ausencias
Entrégame ese lirio del valle
Que se perdió en otras humedades…

Dime que tus brazos son la enredadera de mi cuerpo
Que tus piernas son el árbol, que se plantará en mi existencia
Déjame sonreír con mis locuras y las tuyas
Imaginando un bolero nuevo cada día.

Amor, dulce amor ensoñador y tierno
Fantasías habitantes de mi desierto nido
Ven a contemplar la razón de mis te quiero
Y sabrás por qué amor… amor… por ti muero.

Inventaré una canción cada segundo
Donde éste ardor que siento por ti no fenezca
Miraré todas las amapolas encendidas
Abrazada a tu morena piel
Mientras me absorbes como un exquisito vino.

La ganancia que busco con mis poemas
Es sólo que tú pases tus  ojos por ellos
Y presientas que mi amor es sólo fuego…
Sólo llamas que me encienden
Que me inflaman… mientras recorres mis venas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, marzo 20/12

MARIPOSA DE CRISTAL


Qué belleza, sus divinas alas de cristal
bajaron de mañana a probar mieles
en la tarde consentidas de colores
transparentes como las almas buenas
besan azahares y se endulzan con las tibiezas de la vida
¡tan felices...! Que su existencia pareciera sólo un sueño
abrazado con las brisas perfumadas de la primavera.

Alcanzaron a labrar una historia de vida
Divisaron con sus mínimos ojos la creación
Las vi extender sus alas al sol…
Y en un intenso abanico… en plácido momento
Una entrega de amor surgió.

Allí… sobre las violetas encendidas…
Un pequeño copo de algodón la resguardó
Abrió sus pétalos de colores
Y voló como una alada flor…

En un instante… cuando el atardecer dibujó un arco iris
Una leve mirada al infinito elevó
Mientras sus alas se quebraron plácidamente
Y descansaron sobre el jardín precioso
Que su vida cobijó.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, marzo 20/12
 

EL CUCARACHERO

El pequeño  que limpia mi jardín
Aquél de gris mirada y cántico feliz
Qué triste estará la vida sin tu presencia
Un ángel también el depredador enviando al cielo

Es el consuelo de los tontos que extrañaremos tus cánticos
Mientras los venenos de la maldad riegan tus arroyuelos
Las ramas donde buscas nutridos manjares,
Exterminando tú divino rostro que con tu gentil gracia
Forma un hogar sobre los kioscos de palma seca
Y aletea veloz en un desesperado trino
Que ahuyenta a quien descubre tu escondido nido.

Será la música a tu recuerdo
Las imágenes que tal vez no borre el tiempo
Y esa danzarina criatura veloz y frágil
Sólo quedará en los bastidores de algún mágico pintor
Que decida que tal vez mañana…
En otro jardín estarás retozando
Y alegrando a quienes en verdad te aman.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, marzo 20/12

Es muy triste noticia, en vía de extinción también aquél pajarito que se alimenta de cucarachas e insectos y que tan bello retozaba sobre nutridas ramas, los insecticidas son los responsables, sigamos acabando con todo, con las plantas, los árboles, y después a gemir a la luna como lobos hambrientos.

MIENTRAS LLUEVE

Mientras esas gotas frías empapan
El suave viento como un beso sobre las ramas
Escribiré sobre las alas blancas…
¡Qué hermoso danza el colibrí entre las flores!
¡Como endulza la mariposa sus andares!
¡Qué bello trinan los sinsontes!

La lluvia… las lágrimas del cielo que todo lo limpian
Cómo me conmueven las hojas bañadas de rocío
Y tu piel en la mía… el temblor me aqueja
Pero me entibia tu mirada…

¡Qué frescura!... como corre el arroyuelo
Y el susurro de tu boca… y mis “te quiero”
Y las hojas secas bajo nuestros pies…

Cántaro feliz báñame… roza su altanera figura
Y el caballo retoza y un relinchido escucho
Y el dulzor de la fruta prohibida y el cántaro de miel
Agitadas pieles se consumen,
Mientras la delicia de la lluvia baña con su oración tempranera
Y las flores parecieran danzar al son del viento
Y me envuelvo en las rosas de tus pechos
Y cierro de nuevo los ojos…

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, marzo 20/12
 

ANOCHE

ANOCHE
Me enredé en sábanas rojas
Un perfume cálido llenó mi estancia…
Me encanta ese olor a pino que trae el bosque
Huele a ti, y ese sabor de tus labios morenos
Como un dulce que se derrite en mi boca
Un tibio abrigo sosegado en mi corazón.

Imaginé sólo abrazos… sólo caricias
Y mis ojos de un intenso brillo se perdieron entre tus brazos
Me enredé en esa ausente mirada tuya
Descubrí cuán grande es el amor…
Él alimenta los días, nutre mi mente de fantasías
Y de nuevo al cerrar los ojos… como un instinto
Descubro un cielo nuevo bordado de estrellas
Donde tu ausencia no siento.

Ya nadie quiere soñar con el amor….
Sólo enredos que terminan en un instante
Mientras tejo entre tu cuerpo canciones ardientes
Destiño amapolas entre tu piel y penetro en ella
Y humedezco mi boca de nuevo… con versos que llenan de calor
Y duermo… con el placer de lo soñado y gimo… en la oscuridad.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, marzo 20/12
 

PIENSO EN TI

Pienso en ti…
Cuando el sol besa el ocaso
La brizna de tu amor es un consuelo
Y una lluvia infinita de rocío

Baña mi rosa piel casi quebrada.

Diré que enamorada de ti resisto
La poesía me convirtió en mujer
Gotas de cristal yertas y reposadas
Sobre suave y quebradiza rama
Confiadas en su efímera existencia
Con tu sutil perfume engalanada.

Qué tibias suelen ser mis madrugadas
Al abrigo de mis brazos;
Creyéndolos tuyos me conmuevo
Y un arroyo de caricias dibujadas
Parecieran viajar en un instante
Y al cerrar los ojos…
Como perdida estrella de brillo contenido
Susurra a esa luna de ojos pálidos
Que moriré pronto… si no vienes conmigo.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, marzo 19/12

EN MI JARDÍN IMAGINADO


Aquí en éste desperdicio de jardín
sueño cada día contigo
imaginando el aura clara
sin ese despilfarro de la vanidad
con el dorado corazón ofrecido
como dádiva en el altar.

Aquí... como dorada rosa
soñando de nuevo entre tus brazos
como mariposa que en ti descansa
un aleteo suave te envío
desde mi callada estancia.

Creo que no habrá una oración
donde no habites...
no habrá sol de madrugada
ni atardecer donde tus sueños no comulgue;
una hostia que se perdió en el ayer
pero que hoy vive conmigo.

No calles corazón de fuego
perderé mi tiempo aquí
enredando letras con mis ojos
y tejiendo calcetines con olor a rosas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla marzo 19/12
 

A UN AMIGO



Hola amigo buenos días
tan bueno y maravilloso que el sol cambió de colores
aquí soledad agita mi ventana
pero las estrellas de ésta blanca pared invitan,
he descubierto que el pensamiento todo lo puede
mientras aún así... como un lucero mágico
dentro de mi corazón vestido de añoranzas
puedo extender mis alas y soñar
y enviar un te quiero a alguien.

Ayer me regaló todos los colores del iris
y en ese inmenso globo dorado te vi
eras de mansedumbre... de luz, de vida
y volaban gaviotas a ras del mar 
parecían absorber su esencia... 
pero veloces las vi de nuevo surcar el cielo
mientras un haz de luz violeta se extendió
aprisionó mi vida para siempre
penetrando el cielo y el mar al unísono
de esa encantadora voz 
con el arrullo manso de las olas.


Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, marzo 19/12