martes, 4 de agosto de 2015

TE DIRÍA [60]

TE DIRÍA [60]

Te diría  que eres mi  sol,
pero si te alejas,
esa luz me faltaría
para seguir escribiendo.

Entonces
te diré que eres la primera estrella
en mi oscuro camino,
has iluminado mis ojos,
pusiste una sonrisa en mi boca
y  has convertido en tambor
mi corazón cuando te veo,
con éste bonito amor.

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 4/15

DESPUÉS [61]

DESPUÉS [61]

¿Qué seremos después de muertos?,  ¡eso!, menos que eso... un poco más hediondos, para aceptar aunque rechinen nuestros dientes, que lo único limpio que tenemos es el alma, pero que el resto, servirá de abono, para las orquídeas que nacerán después de nosotros...

Si desean cultivar preciosas orquídeas, no debemos olvidar que el estiércol de vaca casi seco, es el mejor sustrato para ellas, muchos no lo saben, ésta sabiduría la transmito de mis ancestros.

Después no vayan con el cuento a Misia Macaria de que no les conté, y que me tragué la fórmula, me voy liviana, lo poco que sé y poseo, se ha quedado en sus manos, verán qué hacen, si cultivan o continúan igual de tibios, la vieja Pacha cada día se cree mejor, pero es amiga íntima y conozco su alma como si fuera mía.


Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 4/15



ESCRIBIRÍA [62]

ESCRIBIRÍA [62]

Escribiría un poema cuando inicie a llover, dejaría que todo se moje si pienso en ti, y en mis fantasías atraparte pueda.

Te escribiría un poema cuando cese la lluvia, y desde mí oxidada reja, te imagine corriendo de mi mano, atrapando perlas que van y vienen por entre las hojas, para luego, quedarme apresada en tu pecho, como una flor silvestre de su árbol.

Y al pasar la tormenta, te escribiría en la boca un te quiero, repetiría un beso mariposa con mis párpados, después, cuando la quietud llene de cánticos de aves mi comarca, seguiría  escribiendo para ti, hasta que se cansen mis dedos y mi corazón de amarte...

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla,  agosto 4/15

AMOR [63]

Martes, 4 de agosto de 2015

AMOR [63]

Pegada de ti, cobija mía,
amándote más que a una caricia,
queriéndote cómo eres
simple y sencillo,
lirio silvestre
apretado de mi orquídea,
naciendo entre sueños y poemas
tuyos y míos...

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 3/15