domingo, 26 de febrero de 2012

HOLA CARIÑO...


Mira qué necia soy, no puedo dormir
Sólo me atrevo a pensar en ti
Mientras imagino alamedas llenas de flores
Lechos llenos de rojas sábanas donde aparezca tu figura
Y ese sabor  amargo de un ayer dónde estabas
Con esa sonrisa distante que disfrazas para que no te vea.

No estás tan oculto…
En qué página te escondes cambiando tu rostro
Si en mi corazón descubro que eres tú…
Tus palabras tienen tallado tu nombre
Y esas sonrisas que muestras mientras estás triste,
Pero ese orgullo tuyo te hizo marchar temprano de mi vida
Cuando aún podíamos cambiar nuestra historia
Con palabras que descubrieran nuestro interior
Sin la pesadilla de ser juzgados por nadie.

Quiero nutrir mi alma con el encanto de los frutos rojos
Los que sólo habitan en mi mente
Y tomar un sorbo de tu copa que reventó tu airosa marcha
Mientras aquí estoy sin poder dormir casi de madrugada
Con una  brisa fuerte azotando mi ventana
Y ésta soledad tan grande que se parece a ti.

Cuánto quisiera mentir, decirte que estoy feliz
Que no me haces falta, aunque no pronunciaras que me amaras
Pero presentir un amor pasajero que endulzara momentos
Sentada sobre el mismo  sillón  tomada de tu mano
O allí en ese parque azul que ven tus ojos
Viendo ese mar inmenso y las gaviotas volar
Níveas plumas que azotan el viento y un viaje silencioso
En esa barca inmensa  que aún espero
Y esos brazos, los tuyos, tu cuerpo, tu boca…
No ansiando más nada pues nada tengo
Pero mi pensamiento en ti no cambia…

Sabrás que estoy aquí… qué error cometí
¿Al  reclamar por tu airoso trato?
Son muchas las llagas que soporto
Y sólo esperaba de ti  un beso de cristal
Mientras con amor te entregaba mis palabras
Pero éste  Cupido mío se ensaña  en quebrar mi alma.

Me gustaría saber que estás bien...
que aún hay un sitio para mi en ese corazón tuyo
ansiando mi  cuerpo perderse  en esa muralla  de fuego,
diciéndote muy quedo que aún te quiero.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, febrero 27/12


DESPUÉS DEL SILENCIO


Después del silencio invito

a una copa por la paz,
una mano de hermanos
abrigados con la misma ruana.

Invito a saborear la música
miraremos las fotos viejas
qué bello recordar aquéllos tiempos
donde la rosa la mecía el viento
y nuestros ojos contemplaban los suyos.

Después del silencio...
siempre habrá nuevas melodías
más el corazón estará mustio
por lo que fue y no ha sido...

Más ya no importa...
ya la gaviota surcó el cielo
miró desde allí su estancia
y cayó... tal vez... su última lágrima.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, feb.26/12

COMO UN COLIBRÍ

Bello diamante volador
Extasiado en las flores del camino
Va y viene como el viento
El que azota mi ventana
Robándole a la vida su dulzor.

Tibio juguete regalo de los dioses
Vigilante diario de los rosales
Entibiando la vida con tu presencia
Como joyas preciosas creadas
Para encontrar un motivo nuevo
Para agradecer estos segundos.

Hoy me embriago aquí…
Casi ebria me encuentro
Pero también descubro esa magia
El brillo de tus platinadas alas
Y ese beso ardiente cerrando los ojos
A una desconocida que te lo entrega todo.

Ya vas… viajero audaz y veloz
Tu vuelo ligero y suave endulza mi vida
Cuando sobre las rosas imaginarias te presiento
Y una sonrisa de alivio me inspira,
A creer que mañana anidarás de nuevo
Sobre los ardientes pétalos de mi corazón.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, febrero 25/12