jueves, 8 de diciembre de 2011

OLVIDÁNDOTE

 ..
¿Qué puedo decir amor mío?
Que te he de olvidar y hoy lo he decidido...

He visto tu hermoso jardín
Rodeado  de las más bellas flores...
Tu mirada altiva y tus logros todos sobre una gran nave
Que viaja y conoce senderos prohibidos para mí.

No puedo evitar esa tristeza que me agobia
La que de continuo azota mi vida de pesares
Y no permite aceptar que has marchado
Y que nunca más tendré tu mirada sobre la mía.

He visto tus negros ojos ausentes
Ocupados en otros sueños...
Viré a tu espacio donde todos se realizaron,
Olvidando promesas, que se contaron en el silencio de un beso
Y en el ardor de una caricia.

Hoy decidí que te olvidaría...
No recordaré nunca más tu paso por mi vida
Ni buscaré  tampoco los motivos del azar, 
Cuando en mi camino, aquélla vez liviano y plácido
Te colocó como una gran ilusión...
Como un jardín que florecería de mañana
Y en el atardecer entregaría sus perfumes
Como una dulce plegaria de amor.

Aceptaré que la vida no es igual para todos...
Que tal vez los sueños ya vienen en el chip de la vida
Y son diferentes para cada uno...
Aunque todos  deseemos lo mismo
Y sean muy pocos los que los cumplen.

No volveré a mirar atrás...
Cada nuevo paso, lo dirigiré con la tranquilidad  del bien cumplido
Sin importar las llagas de mis rodillas, ni las lágrimas de mis ojos
Sin pensar en mis caídos brazos, sobre un sillón que se roba mi esencia...

Hoy mi amor ingrato... Decidí que te borraría de mi corazón
Que ese talle que me acongoja hoy saldrá a la luz
Que lo lanzaré a una gran corriente para que se lo lleve;
Lo oculte  en el silencio del oscuro mar...

Allí... Donde mi amor gemirá con las olas... más nadie escuchará,
Que agoniza con los corales, y que una mano blanca toma mis dolores
Y los convierte en grises  ostras, que cultivarán nuevas perlas
Más no serán de sal, ni serán por tu ausencia.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 8/11

TRINOS DE AMOR

 ..
He de cantar para ti
decirte de mi gran amor
entregarte mi pasión
que rebosa sobre los cerezos.

Mi cariño en una melodía nueva
con la brisa mañanera
con el aire con olor a jazmín
que brota desde mi alma.

Te diré de mi gran apego sin importar
que tus alas no me encuentren...
que te descanses en otros brazos
que tus ojos no miren los míos
y mueran viendo el ocaso.

Ven a trinar sólo un segundo
que bastarán cielo mío para olvidar,
que tus desaires causaron mil heridas
pero al abrir tu pico en mi ventana
pronto sanarán.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 7/11

UNA MIRADA AL CIELO

 ..
Sin importar el traje... Confiada en ti 
Sobre cualquier blonda rama suave y apacible
Desde donde mis cánticos te lleguen...
Y mi oración escuches...

Sin importar las madrugadas... Viendo a ese cielo tuyo
Donde tantas veces angustiada, viviendo en mi desespero
Nadando en mis pensamientos alocados 
Buscando la felicidad que te pareciera ajena...

Desde mi vieja silla de madera
Que alguna vez fue imponente roble;
Levanto mi mirada y lloro en silencio
Triste aurora vislumbré pero aquí estoy...
Confiada en el llano que me ofreces...

Desde aquí viaja mi espíritu,
Divisando en la oscuridad estelas de colores
Con el corazón palpitante de amores
¿Te importa a ti mi mustio traje?

Qué bello has vestido el campo de azucenas
Y los claveles rojos, las rosas negras, 
Las cantoras aves que conmigo se levantan
Y viran hacia ese sol tuyo esperanzador...

Qué triste suelo estar Señor...
Más en mi llanto agonizante... Cuando suelo estar más afligida,
Un cantor sobre mi ventana asoma
O una suave mariposa de colores invita;
Sobre cualquier flor del camino
Libando mieles sin pensar en nada...

Aquí estoy... Segura  de tu mirada
Aunque las espinas se claven una vez más...
Aunque el desprecio presiento, madrigal de mis mañanas
Eres el azor veloz que sobre la aurora de mis ojos
Pareciera exhortar a un vuelo ligero
Que sobre ese brillo dorado inspira
Con un agudo canto desde un alto cerro,
Estrellándose y produciendo un eco nuevo
Que talla mi corazón de esmeraldas.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, diciembre 8/11