lunes, 3 de agosto de 2015

BESO MARIPOSA [64]

BESO MARIPOSA [64]

Tu beso mariposa ha tocado mi alma, párpados tuyos guardando dos joyas, más brillantes que las esmeraldas de nuestras montañas, y más dulces, que la miel que destila por entre las heridas de mi árbol.

¡Bendita mía!, aquí estás, eres el brillo de luciérnaga que ilumina,  a pesar de tener empañadas tus gafas, a pesar del alma herida por una espada...

Has tocado a mis flores, y con que ellas perfumando basta, en tanto,  reina mía, veo caer las hojas, danzan como niñas coquetas que se dejan llevar del viento, y mueven sus faldas con tierna picardía…

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 3/15

AZULES COQUETOS [65]

AZULES COQUETOS [65]

No confíes en quien mucho te alaba, sino en aquel que siempre está, y en silencio toma tu carga para que puedas andar, en quien siempre te ha levantado y sin pronunciar palabra, ese temblor en la boca, delata tu propia angustia, y te anima a continuar...

No me pesa nada hoy, ni tampoco nada pasa, es que amanecí con ese pedazo de roca en mi garganta que pareciera ahogarme.

¡No llores tanto vieja tonta!, ¡ni por más que llores seguirás llenando mi bandeja con tus lágrimas!, ¡qué feo sonó esto!, tanto, que las flechas que lanzamos a otros con arrogancia, terminan hiriéndonos a nosotros mismos.

El día está despejado, cantan los canarios prisioneros más que ayer, y un pentagrama se dibuja en el cielo, ¿quién será el compositor que mueve mis manos?, a Él todo lo mío, dueño de mis fantasías y pensamientos, a Él la canción con bonita voz que no tengo, pero que intento, a Él éste calor que me asiste, y éste frío que cala mis huesos, debe ser que me espera un despertar en medio de palmeras, y azules de mar coquetos.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 3/15

EN MÍ TU VOLUNTAD [66]



EN MÍ TU VOLUNTAD [66]

Diles: pronto sabrán de mí quienes confían y entregan sus cargas al Rey, ¿quién será ese caballero que mueve mi corazón, si le veo ardiente y lleno de pasión asomar coqueto por entre las olas, y como regalo, tiñe de oro sus aguas y el cielo pinta de colores?

Mi sueño feliz, es ver cada día un cultivo con muchas esperanzas, en medio de la  sequedad de un bosque, ¿qué tan árido o propicio está nuestro terreno, para sembrar un poquito de amor en él?, pálidos y grises, así somos, pero siempre, cuando vemos aparecer una estrella en el infinito pensamos: ¡se fue quien tanto amor me dio!, pero es mentira, jamás se ha ido, está aquí, palpitando conmigo como un tambor en mi propio corazón... y esa luz, es el resplandor de tus ojos cuando pienso en ti.

El viejito Dandi  también confía en el gran poder de Dios para sanar toda herida y dolor, y no queda ni siquiera una sombra, nada más su aroma que pasa y pasa, ¡mmmm!, ¡huele a lavandas mi amor!, y me pego de su cuello, le abrazo, le beso, y Él responde con su fresca brisa que toca mis pálidos y desteñidos cabellos, y los hace danzar de júbilo...

Dame Señor esa fuerza que necesito, persigue amor mío, ésta pequeña barca tímida y cansada a ratos, pero renovada en un segundo, por voluntad superior a nuestros pensamientos.

Cuando pensamos, ya Él lo sabía, ¿entonces, sigues preocupado?, tenía un afán ayer, hoy tengo dos, y mañana serán muchos, pero siempre quedan en sus manos, descargo todo, pues Él con su poderosa magia, convierte mis días en sonrisas, y mis lágrimas en rosarios en las manos de mi madre.

A veces somos condenados por amar, pero como Dios es amor y es el dueño y fundador de éste sentimiento, esbozo una gran sonrisa, pues soy parte de su obra, y me atengo a ser una semilla que permite su voz dentro de mí.

Oveja gris se ha bañado en aceite y agua bendita, y ahora dicen que se pueden obrar milagros si con devoción se piden, tú puedes sanar, todos podemos hacerlo en nombre de mi amor  El Rey.


Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 3/15

UN DÍA 3 [67]

Desde mi ventana

UN DÍA 3 [67]

Un día 3 se fue nuestro ángel, pero un día es poco para recordarlo, porque 3 significa "siempre"...
Aquí en mi corazón, amado Ruiseñor del Valle, ya no lloramos, es que llueve, no ha parado de llover y no te hemos dejado levantar vuelo, eso dicen por ahí, pero en mi sueño te vi volando muy feliz...
Escucho cómo suenan tus alas, has pasado por un rosal y en tu pico llevas una blanca rosa, ¿para quién será?
El tiempo es el Rey de nuestros afanes.

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 3/15

CIERTO DÍA 2 [79]

CIERTO DÍA 2 [79]

Así como hoy,
brisa del norte
besando una flor,
para ser águila
en un parpadeo.

Sin el ocaso prometido
una niña se fundó
en medio de pétalos.

Sin espinas fue,
pero al otro lado
en un jardín de luz
con gran contento,
trinó un ruiseñor,
se alejó la nube gris
al asomar su rostro
el bendito sol,
danzando luces
junto al viento.

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 3/15