sábado, 13 de agosto de 2011

AZULES


AZULES

de Sheila Smith Anderson, el Sábado, 13 de agosto de 2011 a las 10:23


Azul es mi traje, 
de sedas sin igual,
entre azules nubes 
me suelo extasiar,
entre tules de azul 
como un altar
te miro y te contemplo 
mi príncipe del  mar.

Azules son tus lagos, 
las rosas del amor,
tus ojos tan divinos 
¡qué azul arrullador!
azul cálido y tibio 
aquí en mi corazón.

Cisnes que se llaman, 
dentro de azul pasión
se besan y se arrullan, 
gimiendo con las olas
que a la distancia a solas 
azul es su color...

Y el cielo que miramos 
con tanto resplandor
azules divisamos 
con los rayos del sol.

Azules mariposas, 
volaron  hacia ti
qué bellas se perdieron 
en  azul inmensidad...

Más el viento que las lleva 
las mece arrullador
azules son mis besos, 
azul es mi calor,
palabras escondidas 
pero de azul color.

¡Allí están todos!, 
faisanes, violetas, rosas,
azulejos, un gran rebaño 
mirando hacia tu azul
más tules blanquecinas 
se tornan casi leves
al ver pasar mis aves
 de azul encantador.

Azules mis deseos 
con perlas de cristal
tornasoles diamantinos 
me hacen hoy llorar
más si alegre yo los miro 
presintiendo tu amor
azules  traen pronto 
payasitos del mar.

Qué bello que ha llegado
delfín de azul color,
bordado para mí trae 
collar con mil  turquesas
aguamarinas de tus ojos 
y cuarzos de tu corazón.

Raquel Rueda Bohórquez 
Barranquilla, agosto  13/11.

SOBRE LAS RAMAS...

SOBRE LAS RAMAS...


Desperté igual que ayer... felíz
alguien dejó sobre mi árbol deliciosas frutas,
grandes manjares retozan a mi alrededor...

Hoy me vistieron de sedas de colores, las más hermosas
como flores del campo renovadas cada día, cada mañana,
entono cantos que alguien dejó dentro de mi corazón
y salto de contento  de rama en rama...

Me poso sobre las flores más bellas
con su candor y su pureza me regalan su perfume,
y dentro de sus vestiduras me endulzo con sus ricas mieles...

No tengo afanes, no hay certeza  de mi hoy ni de mi mañana,
más aún así estoy alegre, tal vez alguna espina en el camino
me haga bajar aprisa sin querer...
o una bala lanzada como juego, me haga caer...

Más nací para el amor, soy el cantor en los silencios
la vida sin afanes donde retoza el viento...
mi estómago sabe a donde ir...
esa es la magia de mi existir, sin afanes, sin prisas...

Viajo a donde el azar me lleve, mi motivación es la misma,
cada día, desde antes del amanecer hasta que el sol se oculta,
inclusive durante las noches cuando mis dorados ojos
divisen las estrellas y se embelecen con la luna...

Amo mi condición y cada día repito mis cantares...
alguien los conoce, yo también pero mi voz gime de pasión
hago llamados que ellas entienden y me entregan su candor
entre suaves mantos de lino, lienzos abrillantados de oro
sedas finas posadas sobre las ramas...
en donde cantando;
me entregan la única danza que apetezco.

Ahí están... ellos son mi única motivación
trinar siempre sobre las ramas, entregar lo que soy
mientras recojo perlas en el camino...
rosados picos abiertos me esperan,
abandonado vivo, con un cántico interminable,
perpetuado entre suaves sedas
mientras me duermo sobre un cálido encino
sin comprender aún... cuál fué mi misión.

SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 13/11

COMO GOTA DE ROCÍO

COMO GOTA DE ROCÍO


Como gota de rocío renovada cada mañana,
no dejaré de hablar  de amor ni de cambiar el agua de mi florero,
ni permitiré que mis ojos no se posen en donde brillan los luceros
ni donde las mariposas aniden ni las aves se entreguen.

Cada mañana un canto nuevo...
luz resplandeciente en mis mañanas con el vuelo  del jilguero
y las nubes blancas que se mecen por voluntad divina...

Cada gota de rocío que alienta a la vida
y que posada sobre hojas muertas... hace retoñar la vida...

No me cansaré de los oasis rebosantes y cristalinos
que como manantiales  suaves...
bajan y se funden con el mar.

Ni negaré un abrazo ni una sonrisa ...
más no volveré a escuchar críticas amañadas
sólo esbozaré un aliento perfumado a mi alrededor
aunque las mareas se tornen amenazadoras...

Lágrimas de mis ojos, perlas tempranas
más el cielo está hoy despejado,
y el perdón anida como lámpara de fuego...

retozarán cachorros nuevos con miradas claras
y escucharé trinar una vez más, al sinsonte cantor,
a los papayeros felices que sin partituras,
entonan cánticos de amor...
antes del amanecer.

SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 13/11.



Este poemita se lo dedico con mucho cariño en el día de su cumpleaños, a mi cuñada CARMEN LORA PELUFFO.

PERDIDA EN TU MIRADA

PERDIDA EN TU MIRADA


Cristales de tus ojos en mi corazón
aquí estoy pensando de nuevo en ti...
levanto mis manos como alas y te recuerdo,
el cielo azul siempre me mira y me envuelve
y en imaginadas  promesas nos besamos...

Creo  en la calidez de  tu vida en mi vientre
mientras la guitarra suena para mí,
y tus poemas renacen cada día, cada mañana
el frío ya no se siente si estás conmigo
si miramos los dos hacia el mismo estero...

Ven a posar tu iris en el mío...
quiero retratarme en tu mirada y ser el fuego que te avive,
quiero perderme de nuevo entre tus brazos cálidos
y ser una crisálida posada dentro de  tus ramas...

Ven... bésame mientras mis ojos se cierran
y mi cuerpo entregado te acaricia...
y cada segundo nace un poema nuevo
más una sonrisa que se dibuja y no se marcha
y unas manos que se alijeran para mí,
con el clímax del retorno de la felicidad...

Poséeme con tu mirada... tan solo eso..
fijamente y que mi calor penetre en tu vientre
y el tuyo se quede siempre aquí de mañana,
y muera con una lengua húmeda
extasiada en un mordizco suave,
y en un gemido que nunca termine.

SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 13/11

LA VIDA ES BELLA

LA VIDA ES BELLA


Desde el primer instante que mis  ojos vieron los tuyos...
esa primer flor que me entregó manantiales blancos de vida,
esas suaves manos abandonadas  en caricias y besos,
brisas perfumadas  que llegaban con cantares bellos a nuestros oídos...

Esa sonrisa hermosa, ojos primaverales de diferentes colores
felices labios cantores,  que sonreían con cada travesura...
tus piernas doradas como el trigo, tu voz fuerte que me daba seguridad.

Vida hermosa con todas las espinas que llegaron...
más con 15 rosas en tus manos aún te recuerdo...
mi princesita trinando, mi perrito Kayzer tan bello y tan amado,
corretear conmigo desde las grandes peñas solitarios
en busca de una orquídea escondida y al aviso de sus ladridos
un nidal de huevos de codorníz...

Mi primer pequeño amor... divisando las estrellas del atardecer
pedir deseos al vuelo fugaz, eternos besos sin malicia
manos tibias en las mías que se perdieron en la inmensidad...

Posada estoy aquí, con tu recuerdo...
la primer flor entregada aún en mis manos...
los primeros sueños de amor y los de siempre sin olvidar...

Vida grandiosa junto a todos los que me vieron crecer ...
mariposas de colores danzantes... labios rojos humedecidos
manos suaves que acarician, hoy aquí mañana allí...
entrega silenciosa nunca olvidada...
pétalos amargos que aún hacen latir mi corazón.

Más aún con tu olvido y tu marcha sin retorno...
aún con tantos recuerdos de promesas incumplidas,
siempre estarás aquí ... mi eterno, mi gran  y único sueño,
posado en la estancia que me mantiene viva
y que hace enviar cada día un suspiro nuevo,
que me llena de vida para dar gracias a Dios.



SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 13/11.



TENGO...

"TENGO"


TENGO 

Tengo se tomó su acostumbrado café con leche...
ojeó el periódico del vecino y se asomó como siempre,
Allí estaba la curiosa de todos los días,
con una sonrisa maléfica levantó sus manos,
y mostró la migaja de chito que escondía bajo su vieja chaqueta.

Se dirigió a la oficina y sonrió a la viejita secretaria,
el arrume de libros era grande y olía a humedad y añejo,
ella no sonrió... siguió llenando los libros de números
y de vez en cuando tosía y se rascaba la nariz...

Tengo recordó que tenía una invitación de las tantas,
pero hoy el hambre lo acosaba, servirían rico champagne,
frutas frescas y finalmente su caviar.
Siempre lo abordaban muchos personajes,
de todas sus tonterías se reían, y él se ufanaba siempre,
lo decía con voz recia y fuerte para que los pobres
que se posaban a su alrededor aparentando ser ricos,
lo escucharan.

¡Tengoooo!: -decía con voz de viejo mañoso-
y se ajustaba la boina de piel de cocodrilo
que algún lambón le regaló;
¡mis haciendas, llenas de ganado,
que aún no he podido contar...
hermosos paisajes que otros disfrutan,
con enorme placer!
Tengo coches, muebles, casas, edificios,
empresas con pocos empleados y muchas ganancias...

Mis acciones son incontables,
los bancos se regalan para mí,
no tengo deudas pero sí muchos acreedores,
los empleados a quienes no liquido bien
y les robo sus prestaciones sociales...

Entre tantas propiedades
también tengo a mi mujer,
es menudita como una abeja posada sobre la miel...,
más no tengo tiempo para consentirla ni para amarla bien.

¡¡Tengo que salir corriendoooo!!
¡Me hizo daño el caviar!
¡Se me alborotaron las almorranas,
me friega el azúcar y los callos en los pies!

¡Tengo que tener cuidado
se corre el marcapasos...,
tengo hinchadas las patas,
y me huele mucho el sobaco!

¡Tengo tanta pecueca que la vieja me dejó!
los dientes de mentiras reventados
las uñas de los pies muy largas...
las de las manos igual...

Las amarras de mis gafas no van más...
tengo un pocillo en mis manos
más la leche se regó...

Tengo las barbas largas...
calzoncillos con raya marrón,
tengo ganas de un helado
¡más no lo puedo comer!

¡¡¡Ayyyyy Diooosss!!! , no sé qué tengo
que el mundo hoy está al revés
mi niña salió corriendo,
¡no aguantó más la hediondez!

SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 12/11.



EN EL OJO DEL HURACÁN

EN EL OJO DEL HURACÁN...


Mientras las huracanadas brisas soplan sobre nuestros hogares, nos preguntamos ¿qué pasará?, son inciertos los momentos, los segundos se acaban y la congoja nos oprime, el corazón palpita hoy un poco más aprisa...

Gimen los árboles y sólo miramos alrededor cómo se mecen y suspiran fuertemente, se agita nuestro pecho y la angustia pareciera retornar, más llegan las oraciones y las veladoras se encienden, no tengo la mía aquí... aún me pregunto: ¿qué pasará?

Los techos de cartón se empapan, envían una melodía suave y como hojas al viento giran, y las miradas sin horizonte van aprisa, no hay un encino que levante nuestras pieles, y las montañas han desaparecido... los niños no alcanzaron a tomar agua de panela caliente, muchos sin nada en el vientre gimen y asustados se levantan con el poco aliento que les queda...

Los ancianos creen que se agotó sus tiempo, y aún así recogen los harapos viejos, las ollitas negras y la foto amada de su hijo militar que ya no está, y pide a María que llegue hasta su estancia y que aplaque el furor del mar...

Ya no hay tiempo, debemos correr por salvar el tesoro más valioso... debemos olvidar papeles inventados, cosas colgadas, muebles estorbadores y oficios sin fin de las amas de casa que no reciben un salario, ni tan solo la paga de un beso al amanecer...No hay segundos para contar y el reloj sigue su paso angustiado, pareciera un corazón atrapado que sólo girara cuando alguna mano suave decidiera mover los hilos de su vida y permitirle vivir segundos más...

Llegó el huracán devastador y acabó con mis cosas, aterrada suspiro y levanto mis ojos al cielo, más aún en este instante ni en él tengo tiempo de pensar, abriré la jaula a mi prisionera lorita y si alcanzo invitaré a mis perros a que me sigan, si los arroyos no se los llevan y los consienten dentro de su corazón...

Mis muchachos corren aprisa, sus ojos están muy asustados y como águilas fuertes y veloces levantan el vuelo y se ponen a salvo, junto a su padre que también aún tiene los alientos que yo no tengo, y el miedo desdibujó sonrisas maliciosas y olvidó su preciado tesoro... quedó bajo el colchón a resguardo del agua y de la brisa...

Aquí estoy mi Dios... aún de todos los huracanes que he vivido me has salvado... aquí estoy sobre la roca fuerte donde estamos todos, ni uno solo falleció, sólo aquéllos a quienes el destino obligó, mientras me alimento de la brisa calma y del olor a pino y mis ojos se extasían hoy de nuevo con las grises nubes que viajaron y la brisa violenta y perturbadora  que dió un giro extraño e imprevisto, más a mí ... ni  me tocó.

SHEILA
BQUILLA, AGOSTO 12/11.