martes, 11 de agosto de 2015

VERTE [46]


VERTE [46]

Con solo ver tu imagen, adivinar ese brillo en tus ojos, una rara energía,
temblor provoca, y hace asilo en mi boca.

Ahora que te pienso, ¿serías el árbol que cobijara mis mañanas?, ¿existirá un mañana?, pero luego recuerdo que tienes un portal, alguien más te ha de esperar con gajos llenos de flores, a tu corazón llevar.

Entonces voy a tus manos, ¿me habrás de acariciar?, ¿cuándo será ese cuándo?, y el viento responde, no lo sé, pregúntaselo a Él, pero su respuesta es un gran silencio, y la tuya también.

Si vieras que al despertar, suelo en ti pensar, pero luego, al dormir, me antojo seas mi cobija, y como un mago me visitas, una sonrisa me aleja contigo entre brisas de octubre y sueños de noviembre...

Mi amor, me gusta escribir para ti, ¿puedo?, sabes que soy una tonta triste, medito y medito sobre la vida, la gente es extraña y te abusa, te sientes utilizada, y luego de vil patada, te condenan por ser franca y te sentencian por amar.

Hacía rato no te molestaba, pero me gusta que seas mi musa, eres mi dulce amor, y sabes que esto que siento, sólo está entre tú y yo.

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 11/15

No hay comentarios:

Publicar un comentario