martes, 11 de agosto de 2015

TUS ROSAS [47]



TUS ROSAS [47]

Vestida de hermosura
mi perfumada princesa,
no parecía cargar las rosas
sino llevar sus espinas
con la sonrisa más bella.

Era mágico abrazarle,
como por arte de magia
querías  quedarte en ella
en ese abrigado pecho
temblando como paloma
si era fría la tarde,
o la noche sin estrellas.

Era una gracia su vida,
pasó el invierno  cantando,
aunque por dentro una espada
volvía blanca su sangre,
y con aspirinas pequeñas
su gran dolor aliviaba.

Era mi madre un regalo
de flores que bendecían,
un amanecer de lluvia
en una tarde de sequía.

Y en sus ojos de verdes prados
calmé muchas veces mis ansias,
ahora en otro estado
nos versamos como antes,
con días menos soleados
y muchas más arrogancias.

Pero no están tus rosas,
se ha quedado el aroma
que pasa y pasa al pensarte,
perfumando con tu gracia
la oscuridad de mi casa.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 11/15

No hay comentarios:

Publicar un comentario