viernes, 24 de abril de 2015

CUANDO TE VI [23]



CUANDO TE VI [23]

Recuerdo ese aparecer tuyo,
un grito, un maullido,
un iluminar mi balcón sombrío
en medio de quejas y quejas,
de mi acostumbrado yo.

Cuando te vi, estaba riendo,
todo me parecía feliz,
había poesía y música.

En medio del calor de un día
adiviné tus ojos negros.

Paso a paso,
como gata en celo
arañé de mi existencia un te quiero,
y llegaste a mí
como manso arroyuelo
que sólo besa las rocas y sus heridas,
regalando mágico consuelo.

Cuando te vi amor mío,
mi soledad encontró compañía.
No estábamos solos,
había otro motivo para escribir
y desde ese instante
naciste tú, mi poesía.

Mi luciérnaga más preciada
en ésta antigua soledad
que tanto amo, y que como tus ojos,
iluminan mis días.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, abril 24/15

Publicado por Raquel Rueda Bohórquez en 10:18

No hay comentarios:

Publicar un comentario