martes, 1 de agosto de 2017

COSAS DE UN DÍA (20)

COSAS DE UN DÍA (20)

Anoche estaba con la depresión al tope, agotada de tanto trabajo y poca ayuda, recordando los años y los meses donde el amor parecía estar ausente y más me cansaba en bregar a sostener en el viento mi cometa, ¿es posible que no me pueda sentir así a veces?, no puedo colocar una sonrisa donde hay pena, pero al despertar rogué porque ella regresara y corrí al vasito de noche, la tomé y sonreí de nuevo no para todos, sino para mi espejo que me acepta tal como soy, y no me juzga ni me lanza ofensas con severidad.
El día está húmedo y lluvioso, creo que anoche hubo tragedias porque los vientos huracanados corrieron hacia Casa Vieja; me han contado que ese sector fue tocado con fuerza y esto es para que vivamos el día a día, el segundo a segundo con pasión de la buena.
El joven se inquieta por trabajo que cada vez parece más lejano, volvimos a la época de la esclavitud consentida y disimulada, a creer que los seres humanos son máquinas y entonces terminamos reemplazándolos por ellas, hay demasiada inquietud porque se estudia mucho pero las oportunidades escasean, en esto me inquieto, y viene otra queja y otra y otra y ya no puedo soportar más, algo me invita al rincón del llanto, pero no puedo llorar, no puedo gritar, y entonces es como si un candado cerrara mi boca, escucho los gritos, los insultos y una rara sensación me golpea el rostro, pienso a veces que la muerte ha de ser muy dulce, pero me sacudo un tanto, no puedo pensar en lo que todavía no me toca y regresa la lluvia, vuelven los rayos a inquietar y el miedo hace temblar la carne, busco la biblia como siempre y encuentro sin buscar una oración maravillosa, las brisas cesan y la lluvia se aleja, un sentimiento de paz vuelve a tocarme y desaparezco del mundo, hasta que el sol besa la ventana ausente y el chirrío que reemplazó el canto del mirlo, toma el gajo prestado y canta con fervor, enseñándome a vivir el momento. 

Raquel Rueda Bohórquez 
01 08 17 

No hay comentarios:

Publicar un comentario