miércoles, 14 de junio de 2017

NORA (66)



NORA (66)
9 de junio a las 14:51 ·

Imagino un blanco lugar, es el sitio de los gritos hacia adentro, donde llamamos a Dios y tememos que no escuche nuestros lamentos, pero deseo con el alma que venga por ella, por Nora, la niña de 90 años, y por ahí pasa la cuenta; quiero que reciba sus lágrimas y las transforme en jardines, que torne su juventud cual mariposa que ha salido de su cárcel y baile todas las cumbias sobre las montañas que no visitó,  se moje entre los ríos y lagos que lagrimean los musgos gota a gota, joya a joya entre las hojas.

El dolor nos sacude, ahí comprendemos que todo este ruido y mascarada, es sólo nieve pasando por entre las cumbres dulces de los sueños.

Las películas se llueven y debemos escribirlas para que la historia no muera.

Ayer pasó por ahí la niña vestida de blanco, mi bella de ojos azules, pero llega con la pesadumbre del ver tanto dolor y poco alivio dar.

Encogida como un bebé en el vientre, espera nacer en otro palacio más justo para sus cansados huesos, en una alcoba menos fría donde la voz de un querubín no sea tan ligera; parece el beso de un colibrí a la flor más oculta del monte.

Tiene huecos adosados en la carne, por donde las moscas inventan viajes macabros, y dentro, muy dentro, el corazón se empeña como un demente a seguir latiendo.

¡Cuánto diera porque el día de hoy no existiera para Nora!, que el frío la acunara para siempre y desapareciera la silla de montar que colocaron para reemplazar la de hueso débil.

¡Oh Norita!, no sé la razón, ni conozco los motivos; pero la vida trae un empaque raro para cada ser, unos se van sin florecer, y otros, aunque la flor esté marchita, el aroma se empeña en su padecer, y las espinas de la rosa penetran la carne, como si dentro de ella estuviera completo el rosal.

Hoy vendrá el ángel por ti, lo ruego y lo contemplo, así como al sol pintando entre los gajos morenos del mamoncillo sus mejores líneas, y te irás con una gran sonrisa, alguien me contará que Él te escuchó, y que la nave del olvido atravesó la puerta y alguien en sus brazos te cargó.

Raquel Rueda Bohórquez
14 06 17



No hay comentarios:

Publicar un comentario