lunes, 3 de agosto de 2015

AZULES COQUETOS [65]

AZULES COQUETOS [65]

No confíes en quien mucho te alaba, sino en aquel que siempre está, y en silencio toma tu carga para que puedas andar, en quien siempre te ha levantado y sin pronunciar palabra, ese temblor en la boca, delata tu propia angustia, y te anima a continuar...

No me pesa nada hoy, ni tampoco nada pasa, es que amanecí con ese pedazo de roca en mi garganta que pareciera ahogarme.

¡No llores tanto vieja tonta!, ¡ni por más que llores seguirás llenando mi bandeja con tus lágrimas!, ¡qué feo sonó esto!, tanto, que las flechas que lanzamos a otros con arrogancia, terminan hiriéndonos a nosotros mismos.

El día está despejado, cantan los canarios prisioneros más que ayer, y un pentagrama se dibuja en el cielo, ¿quién será el compositor que mueve mis manos?, a Él todo lo mío, dueño de mis fantasías y pensamientos, a Él la canción con bonita voz que no tengo, pero que intento, a Él éste calor que me asiste, y éste frío que cala mis huesos, debe ser que me espera un despertar en medio de palmeras, y azules de mar coquetos.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 3/15

No hay comentarios:

Publicar un comentario