lunes, 3 de agosto de 2015

EN MÍ TU VOLUNTAD [66]



EN MÍ TU VOLUNTAD [66]

Diles: pronto sabrán de mí quienes confían y entregan sus cargas al Rey, ¿quién será ese caballero que mueve mi corazón, si le veo ardiente y lleno de pasión asomar coqueto por entre las olas, y como regalo, tiñe de oro sus aguas y el cielo pinta de colores?

Mi sueño feliz, es ver cada día un cultivo con muchas esperanzas, en medio de la  sequedad de un bosque, ¿qué tan árido o propicio está nuestro terreno, para sembrar un poquito de amor en él?, pálidos y grises, así somos, pero siempre, cuando vemos aparecer una estrella en el infinito pensamos: ¡se fue quien tanto amor me dio!, pero es mentira, jamás se ha ido, está aquí, palpitando conmigo como un tambor en mi propio corazón... y esa luz, es el resplandor de tus ojos cuando pienso en ti.

El viejito Dandi  también confía en el gran poder de Dios para sanar toda herida y dolor, y no queda ni siquiera una sombra, nada más su aroma que pasa y pasa, ¡mmmm!, ¡huele a lavandas mi amor!, y me pego de su cuello, le abrazo, le beso, y Él responde con su fresca brisa que toca mis pálidos y desteñidos cabellos, y los hace danzar de júbilo...

Dame Señor esa fuerza que necesito, persigue amor mío, ésta pequeña barca tímida y cansada a ratos, pero renovada en un segundo, por voluntad superior a nuestros pensamientos.

Cuando pensamos, ya Él lo sabía, ¿entonces, sigues preocupado?, tenía un afán ayer, hoy tengo dos, y mañana serán muchos, pero siempre quedan en sus manos, descargo todo, pues Él con su poderosa magia, convierte mis días en sonrisas, y mis lágrimas en rosarios en las manos de mi madre.

A veces somos condenados por amar, pero como Dios es amor y es el dueño y fundador de éste sentimiento, esbozo una gran sonrisa, pues soy parte de su obra, y me atengo a ser una semilla que permite su voz dentro de mí.

Oveja gris se ha bañado en aceite y agua bendita, y ahora dicen que se pueden obrar milagros si con devoción se piden, tú puedes sanar, todos podemos hacerlo en nombre de mi amor  El Rey.


Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, agosto 3/15

No hay comentarios:

Publicar un comentario