domingo, 2 de agosto de 2015

VENGO DE MI MADRE [81]



VENGO DE MI MADRE [81]

Vengo de un paisaje tan mágico, que cuando brotaba la primera flor del limonar, todos corríamos no a ver sus flores, sino a disfrutar su aroma.

Mi madre marcaba los huevos de gallina con una una fecha, era religiosa la echada en un mismo día, pero unos nacían antes y otros después, cada pollito tenía un significado en nuestra vida, más era de enorme felicidad  ver uno de cuello destapado, diferente a todos, decía mi madre: éste será el padrón y lo ofrecía a un santo, si tiene dos lagrimitas blancas es para San Jorge, pero si son rojas, entonces un gran sancocho con rosario ofreceremos a la madre de Dios.

Así es la vida en el campo, o en el pueblo cuando tenemos solares que parecen campos para sembrar esperanzas, y recoger sueños llenitos de versos, los de mi madre en cualquier día, en que adivinaba en la luna un mensaje y sabía qué tenía qué hacer.

El mejor poema lo viví en el campo, la niñez jamás se olvida desgranando y escogiendo semillas de café, en medio del canto de los pájaros y la caída de una cascada, desde una cuesta bordada en rocas lisas y hermosas.

Vengo de una tierra muy roja, el verde parece una mentira en medio de éstos paisajes tan majestuosos y montañas tan inmensas, que al llegar a la  cima, podíamos tocarnos con el sol, y escoger fácilmente a nuestra estrella, sin miedo ni temor a que desapareciera para siempre.

Vengo de donde se come de lo que la tierra da, y se agradece por las manos que riegan, por las que enseñan a otros la tarea de amar y bendecir cada gajo en el camino, y cada espino, pues en medio de todo, muchas flores resucitan cada mañana, y otras, esperan a la noche, y con el paso de la nieve, despiertan al bosque que dormía durante el día.

¡Sí señores!, vengo de la tierra donde habita gente buena y laboriosa, y sembramos rincones con boñiga fresca de vaca, para cultivar orquídeas para María.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 2/15


No hay comentarios:

Publicar un comentario