viernes, 14 de agosto de 2015

MI YO GAVIOTA [43]


MI YO GAVIOTA [43]

Aunque tenga mis alas mojadas, y el mar sacuda con fuerza sus olas; mi río corre veloz por espinosas laderas, pero hacia ese fondo azul, dirigirás mi vuelo.

Si tengo miedo cerraré los ojos, para no estrellar la carne contra las rocas, y providencia, como tú, brisa sonora, empujarás mi pequeña barca hasta tus brazos.

Ahora, un poco de sol les ha secado; he pensado en ti, ¿pero en verdad me quieres?, todo viene y va como las olas sobre la playa, y me quedo acompañada de mi vieja soledad.

Se mueve un espejo en tu profundidad; mis ojos avistan ese tesoro para mí, ¡oh!, amor de mis amores!, anoche tuve mucho miedo, pero un despertar de cielo entre rosas y espinas, me dice que eres tú el dueño de mis suspiros, que eres Rey en noble cuna porque secas mis alas en invierno, y las mojas en verano.

Cambió en un parpadeo el paisaje; mi corazón ya no tiembla, ese calor que ha quemado por dentro, ha encontrado un oasis para calmar su sed, y ahora, regocijo y cantares, arriba con todos los pájaros blancos, que entre azules, le hacen honores a éste nuevo día.

¿Viste mi amor cómo  el águila te puede ver?, ¡no eres tan pequeña!, ¿creías ser invisible para Dios?, cada queja tuya la toma en sus brazos y cada curva del camino la endereza para tu bien.

¡Estrellas y más!, mi Dios se vistió de azul hoy, pero en la noche, negro será su vestido, para que veamos pepitas centellear,  diamantes puros de su corazón siendo estela arriba de todo, y paisaje para contemplar.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 14/15




No hay comentarios:

Publicar un comentario