martes, 11 de agosto de 2015

EL LIMONAR [49]



EL LIMONAR [49]

Seco estaba el limonar
pero sus gajos adornaban  el cielo.

En él un pájaro buscó anidar
un mirlo, un ausente azahar,
y yo, tiritando de miedo.

Entre sus espinas, cierto día,
una hoja vi temblar,
¿quién acaso no llorará
si le asiste tal tormento?

Recordé de un Nazareno
llevando la cruz a cuestas,
y en la misma llaga en su costado
hiel para calmar sus penas.

Hoy pasé por el patio,
ella continúa en su espada
sin renegar por nada,
¿pues quién puede pelear
por  las bromas del viento
que la llevó hasta su filo?

La hoja y el limonar
parecen dos seres muertos,
pero resucitan la verdad
de quien vistió de luz mi huerto.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 11/15




No hay comentarios:

Publicar un comentario