sábado, 18 de julio de 2015

BRUNO /Alirio Rueda [37]

Bruno, perrito de mi hermano Alirio

BRUNO/Alirio Rueda [37]

Mi vigilante,
ese amor que nos llega y se queda por siempre,
se ha perdido en medio de un barzal de sombras
a las que él perseguía con saña.

¿En dónde estás?
Una y otra vez mi corazón le llama,
imaginando el suyo como sonar de campana
con gentes del nada que ver
que en su camino ha topado.

Se fue quien alegraba mis mañanas,
el dueño de las más entrañables miradas de amor
y trocitos pequeños de cielo a mi alrededor.

Bruno llegó cierto día para quedarse;
nos atrapó su dulzura, su fuerza de titán,
aunque cabía en mi pecho su poquito de carne,
que se juntaba haciendo eco su gran corazón.

¿Hacia dónde vas?
Creí que tu destino era mi casa,
verte regresar cualquier día mi anhelo,
y saber que esas sombras oscuras se disuelven
cuando tus ladridos necios espanten
a quien mi casa visita a escondidas.

Te espero, es seguro…
En el mismo rincón de siempre,
juntas mis piernas para sonreír contigo,
y tú, mirarme tan solo;
contento por todo y  nada,
mi amigo fiel y querido.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, julio 18/15

No hay comentarios:

Publicar un comentario