sábado, 18 de julio de 2015

AL DOLOR [38]

AL DOLOR [38]

Dolor me causa tu partida
saber que no hay regreso,
para en honda herida
sembrar rosas blancas
y lirios rojos, de consuelo.

Sombra de un árbol en mi esquina
raíces que asoman sin esperanza,
caminos resecos sin ríos ni quebradas,
lontananza de poeta en sus remedos.

Dolor no ser visto un poeta;
¿quieres comprar mis versos a peso?,
pero me quedo con un alambre en el pescuezo
aguardando que el humo de la vida me disuelva.

¿Para qué honores mañana?
Pena y dolor es una junta de ahora,
corrupta se ha vuelto hasta la decencia
donde se pisotea al sembrador
y se arranca el fruto de sus manos.

¡Ay!, ¿escuchas éste grito ahora?
Es mi tumba que llama a otra aurora
pero que sea mañana mi muerte,
¡jamás, ahora!

Quiero sembrar orquídeas en mi ventana,
atrapar colibríes tornasolados
cuando asome el sol,
y calme  eterno dolor de querer vivir,
si de a poco muero;
con ésta angustia de morir
que ahonda en mis heridas,
como hiel y veneno.

Raquel Rueda Bohórquez

Barranquilla, junio 23/15

No hay comentarios:

Publicar un comentario