domingo, 19 de julio de 2015

BRISA 4 [31]

BRISA 4 [31]

Impulso al desvalido,
son de la montaña,
arpa del carpintero
bailando en el mar sus faldas
y en mi pulmón suspiro,
que aquieta mis semblanzas.

Manantial invisible;
amor, amor de paso,
vida que todo lo mueve
mientras extiendo los brazos.

Entre llamas hálito
que vuelve cenizas lo yerto,
para renovar a tu paso
las flores  de mi huerto.

Dime mariposa:
¿Eres tú el Dios del universo?,
pero me antojo en que eres
inmaculada princesa
cuando la brisa cesa,
con igual beso, siendo viento.

Pero llegas hasta mi boca,
como un hombre,
pareces potrillo que se desboca
en agitados temblores
al paso de  la gaviota,
sin miedo a la tormenta
que tu amor provoca.
  
Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, septiembre 13/14

No hay comentarios:

Publicar un comentario