jueves, 30 de julio de 2015

ASÍ [3]


ASÍ [3]

Así, como despertar y no volver a escuchar esa voz, que sonaba como una rosa con sus aromas, ¡bendito mío!, ¡qué feliz estoy con éste nuevo día!, ¡regálame Señor otro, para poder contemplar a mis hijos como palomas mensajeras llegando a casa!

Así, saber que hay muchos que dicen amarnos, pero a la primera curva del camino nos patean y escupen el rostro, y luego, se vuelven amantes de la mentira, para reír de nosotros.

¡Nube gris!, ¡qué falsa y mentirosa!, pero una vez te alejaste de mi alero, la sombra de mi árbol me bendijo, y entre sus gajos morenos los pájaros cantaban, y bajaba veloz por mi camino, un manso y suave arroyuelo…

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, julio 30/15

No hay comentarios:

Publicar un comentario