sábado, 18 de abril de 2015

UN AMANTE EN MI JARDÍN [46]

UN AMANTE EN MI JARDÍN [46]

Y se abrió de par en par,
a unos pasos de mi alcoba;
se llenó de mieles que le hacían invencible
y él, sin mirar la vio, y sin pretender la adivinó,
prendida de un gajo,
esperando un amor.

Luego, no hubo rito,
nacieron el uno para el otro
no hubo cadenas ni alaridos, ni blanquear de ojos.

Fue un instante,
siendo abanico entre luces mágicas
que iluminaban con el radiante sol.

Vi cuando la penetró, y ella, sumisa se dejó,
y catleya, esperó de nuevo varias lunas y soles
a ese amante que su vida multiplicó sin pretenderlo
con tan solo un coqueteo:
su aroma a flor.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, abril 11/15
Publicado por Raquel Rueda Bohórquez en 19:56



No hay comentarios:

Publicar un comentario