sábado, 18 de abril de 2015

HUMO Y AMOR [54]

HUMO Y AMOR [54]

Esa parte del humo es triste, pero es así la vida, efímera. Me gustaría verte después de que pase todo el ruido en éste universo de locos, y sí, que también mis hijos bailen como pides a los tuyos, ahí estaremos danzando ese mismo son de lluvia y aromas, en el viento, con Él, contigo, con todos...

Quise adivinar aunque sea una verdad, pero hay mucho gris en éste bosque, el frío cobija y el ardor nos corroe las entrañas, hasta las flores son marchitas a la fuerza, y a su vez, así maduran.

¿Has visto cómo florecen amapolas en mis valles?, nada saben del dolor que les causarán, ni el que ellas sin proponer causan, pero es un vicio que gusta y consume, sin importar que todo es pasajero, hojas que se lleva el río, rosas rojas que se encausan por sus corrientes y se alejan, como el cariño verdadero.

No fumo, pero veo cómo otros lo hacen, y sus bocas son hediondas como sus corazones, no tienen amor, es un raro cuento que los dos sabemos, ¿pero te puedo preguntar?, ¿me amas, como te amo?, y no responderás, porque el viento escuchará tu voz, pero en un poema me contarás que sí, me amas tanto como yo a ti.

Y una huella entre la nieve borrará éste cariño que alguna vez te di, pero no rías ahora, espera un poco mi amor, para en un beso, por los dos reír.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, abril 18/15
Publicado por Raquel Rueda Bohórquez en 19:40


No hay comentarios:

Publicar un comentario